Iván Márquez, uno de los excomandantes de las FARC, acusa al gobierno de Colombia de incumplir el acuerdo de paz

Iván Márquez Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Iván Márquez está en paradero desconocido desde el pasado mes de julio.

Quien en su momento fue el número dos de las FARC, Iván Márquez, reapareció este sábado en un video en el que cuestiona al gobierno de Colombia sobre el seguimiento del proceso de paz firmado con la exguerrilla en 2016.

"En dos años de vigencia, los resultados en materia de cumplimiento por parte del Estado son desalentadores. Han sido asesinados más de 400 líderes sociales del país y más de 85 guerrilleros, lo cual afirma una prospectiva de muerte aterradora", dice en la grabación.

"El acuerdo perseguía alejar a las armas de la política, pero estas siguen siendo utilizadas para el exterminio físico de los opositores", agrega el exlíder guerrillero, que se mantiene en paradero desconocido desde el pasado mes de julio.

Según Márquez,"la paz fue traicionada por el Estado colombiano que optó por la perfidia y el incumplimiento de lo pactado de buena fe".

"Reconocemos que incurrimos en varios errores, como pactar la dejación de armas antes de asegurar la reincorporación política, económica y social de los guerrilleros", asegura.

Luciano Marín Arango, el verdadero nombre de Márquez,fue uno de los representantes de la exguerrilla en las negociaciones para la paz celebradas en Cuba.

Márquez cuestiona también la detención de Jesús Santrich, uno de los principales líderes de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), el partido político en el que se transformó el exgrupo armado.

"Jesús Santrich ya completa nueve meses de prisión injusta", dice en el video.

Santrich fue detenido el pasado mes de abril en Bogotá después de ser acusado de narcotráfico y de que Estados Unidos pidiera su extradición.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Jesús Santrich también iba a ocupar una curul en el Congreso de Colombia, pero lo detuvieron.

Análisis de Boris Miranda, corresponsal de BBC Mundo en Colombia

La reaparición de Iván Márquez, tras meses de declararse crítico del proceso de paz, no causó mayor sorpresa en Colombia.

El excomandante de la exguerrilla de las FARC abandonó la zona de reintegración donde se encontraba a mediados del pasado año y se negó a asumir su puesto en la Cámara de Representantes del Congreso tras la detención de su camarada Jesús Santrich.

Desde entonces, sus pocos mensajes hicieron conocer sus cuestionamientos a la forma en la que el gobierno colombiano llevaba adelante los acuerdos de La Habana firmados en 2016.

Márquez recordó en esta oportunidad los numerosos asesinatos de líderes sociales y de exguerrilleros como prueba de que el proceso de paz no logró separar las balas de la política.

Reiteró su disgusto por la detención de Santrich, acusado de tráfico de drogas después de la firma del acuerdo de hace dos años.

Finalmente abogó por mayor solidaridad con Venezuela, de la que considera que es víctima de un "ataque de la derecha".

Pese a sus duros cuestionamientos, por ahora ninguno de sus camaradas de la cúpula del ahora partido político FARC ha realizado un anuncio que haga suponer que el proceso de paz se encuentra en entredicho.

Derechos de autor de la imagen Agencia Bolivariana de Prensa
Image caption Iván Márquez, que reapareció este sábado en un video, fue en su momento el número dos de las FARC.

Márquez iba a ser uno de los exguerrilleros que accedería a una plaza en el Congreso de Colombia en julio como integrante del partido FARC, pero renunció al cargo como protesta por el arresto de Santrich.

"Cómo hago yo para ir el 20 de julio a ejercer como senador y que me vayan a decir que soy un narcotraficante. Yo no estoy para esas cosas. Necesitamos respeto. Prefiero dejar esa joda allá", dijo entonces a medios colombianos.

A partir de aquel episodio, Márquez está en paradero desconocido.

En el video de este sábado que circuló en redes sociales, Márquez califica como un gran problema "la inseguridad jurídica de combatientes de la insurgencia, que ha expandido la desconfianza en las bases guerrilleras".

Sostiene también que "aún permanecen encarcelados 400 guerrilleros que debieron quedar en libertad con la simple manifestación de su voluntad de acogimiento al régimen de la JEP (Jurisdicción Especial para la Paz), tal como lo consigna el acuerdo".

Según señalan medios colombianos, la grabación de Márquez fue un mensaje para los asistentes a la XXIV Conferencia Rosa Luxemburg, en Berlín.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado