Carro bomba en Colombia: al menos 21 muertos y 68 heridos tras la explosión en la Escuela de Cadetes General Santander

Policía Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Efectivos de seguridad acordonaron la zona cercana a la explosión.

Pasan las horas y los números de la tragedia se multiplican.

Al menos 21 personas murieron (incluido el perpetrador) y otras 68 resultaron heridas como consecuencia de la explosión de un carro bomba en las instalaciones de la una escuela policial de Bogotá, según el último reporte de la Policía Nacional colombiana.

De acuerdo con el informe, que duplica el saldo inicial de víctimas mortales, del total de heridos 10 permanecen hospitalizados, aunque no se informó sobre su estado.

La explosión, que se produjo a las 9:30 hora local (14:30 GMT) de este jueves, provocó, además, daños a las instalaciones de la escuela, así como a algunas edificaciones cercanas, agregaron las autoridades.

"Las pesquisas iniciales indican que el presunto autor material fue identificado como José Aldemar Rojas Rodríguez", reiteró la policía que dejó traslucir que podría haber otras personas implicadas.

"La Policía Nacional de todos los colombianos se compromete a capturar a los responsables de esta acción terrorista lo antes posible", señala el comunicado.

El gobierno acusó este viernes al Ejército de Liberación Nacional (ELN), que, sin embargo, no se atribuyó la autoría.

Antes, en un mensaje a la nación, el presidente Iván Duque anunció que había ordenado reforzar el control de las fronteras y "dar prioridad a todas las investigaciones para identificar a los autores intelectuales del ataque".

En una conferencia de prensa en horas de la tarde, el mandatario y el fiscal general, Néstor Humberto Martínez, habían señalado a Rojas Rodríguez, quien falleció dentro del carro bomba, como el presunto autor material de la explosión.

Este viernes las autoridades anunciaron la detención de Ricardo Carvajal como presunto cómplice.

Media playback is unsupported on your device
Explosión de carro bomba sacude Bogotá

Las autoridades indicaron, además, que en su vehículo se encontraban alrededor de 80 kilos de un explosivo conocido como pentolita.

Duque aseguró que el incidente "no quedará impune" y calificó lo sucedido como "demencial ataque terrorista".

Por la noche, en su mensaje final del día, el mandatario declaró tres días de duelo en todo el país.

Detalles

Los relatos recabados por medios colombianos señalan que el auto estalló al chocar contra el edificio de la escuela.

"Fue un carro bomba que desafortunadamente superó los puestos de control de seguridad", dijo la vicepresidenta del gobierno, Marta Lucía Ramírez.

La Escuela de Policía Francisco de Paula de Santander, ubicada en el sur de Bogotá, es una institución dedicada a la formación de oficiales.

Pocos minutos antes de la explosión, se había celebrado un acto de graduación de brigadieres generales en el lugar.

Derechos de autor de la imagen JUAN BARRETO
Image caption Las autoridades policiales rastrearon la zona en busca de pistas de lo sucedido.
Derechos de autor de la imagen JUAN BARRETO
Image caption Los afectados recibieron el cuidado del personal médico desplazado a la escuela policial.

Bogotá sorprendida

Las calles que rodean la zona de la escuela de la policía fueron cerradas inmediatamente después de la explosión.

A través de canales de televisión colombianos, los vecinos de la zona relataron el fuerte ruido ocasionado por el carro bomba y cómo se rompieron vidrios de sus casas.

Inmediatamente después de conocido el hecho, los familiares de los cadetes acudieron a la zona en busca de información sobre las posibles víctimas.

Minutos después las máximas autoridades de la policía del país se trasladaron al lugar para comenzar a buscar una versión definitiva del incidente.

Imágenes en redes sociales mostraron los restos de un vehículo en llamas en el aparcamiento de la escuela policial y los servicios de emergencia que acudieron al lugar.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Iván Duque repudió el atentado ocurrido la mañana de este jueves en la Escuela de Policía Francisco de Paula de Santander.

La conmoción retorna a Bogotá

Análisis de Boris Miranda, corresponsal de BBC Mundo en Colombia

Una explosión de un carro bomba de esta dimensión es algo que no sucedía en mucho tiempo en Bogotá y por ello tomó por sorpresa a la capital colombiana.

Mucho más porque el incidente sucede en una escuela de la policía, una institución que sufrió numerosos atentados durante la época de violencia del narcotráfico y durante el conflicto armado.

Las autoridades y referentes de opinión de Colombia condenaron el "ataque terrorista".

Cabe señalar que Colombia redujo de manera significativa los atentados en los últimos años, pero que sigue siendo un temor permanente presente entre los ciudadanos.

Reacciones

El presidente Iván Duque se trasladó a la institución policial en cuanto conoció lo sucedido.

"He dado órdenes a la fuerza pública para determinar los autores de este ataque y llevarlos a la justicia", dijo más temprano.

"Es un acto terrorista miserable contra nuestra policía", añadió.

En el momento de la explosión se encontraba en otro departamento del país.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Los familiares de los cadetes esperan con angustia información sobre los muertos y heridos.

Antecedentes de violencia

Los carros bombas fueron frecuentes en Colombia durante las décadas de enfrentamiento entre el Estado y varios grupos rebeldes como las FARC, guerrilla con la que el gobierno colombiano alcanzó un acuerdo de paz en 2016.

Algunos atentados han estado vinculados a la violencia del narcotráfico.

En Twitter, el partido político que se constituyó tras dejar las armas las FARC condenó lo sucedido.

"Rechazamos contundentemente los graves hechos que se produjeron en la Escuela General Santander. Toda nuestra solidaridad con las víctimas", expresó en un mensaje el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC).

El último atentado contra la policía en Colombia se produjo en enero de 2018, cuando el mayor grupo rebelde activo en el país, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), puso una bomba en Barranquilla, en el norte del país, y mató a cinco policías y dejó heridas a decenas de personas.

El ELN está en conversaciones con el gobierno desde febrero de 2017 para llegar a un acuerdo de paz. El gobierno le exige que suspenda las hostilidades y libere a todos los rehenes que tiene en cautiverio.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La escuela de policía fue el objetivo de la explosión.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado