Crisis en Venezuela: así viven algunos exiliados venezolanos en Miami la crisis política que atraviesa su país

Mike Pence Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El vicepresidente de EE.UU. culpó al gobierno de Maduro de "estar destrozando Venezuela".

"Había perdido la esperanza, pero la he recuperado. Siento una emoción que no sentía desde hace mucho tiempo".

Esa emoción de la que habla Yoselyn Ramalho se podía palpar en el ambiente que había este viernes en la iglesia Jesús Worship Center de la ciudad de Doral, en el sur de Florida.

Ramalho, quien cuenta que abandonó Venezuela hace dos años "por ser víctima de persecución política", acudió a este templo junto a cientos de sus compatriotas para oír hablar al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

No es casualidad que Pence eligiera Doral para reafirmar el apoyo incondicional del gobierno del presidente Donald Trump a Juan Guaidó, quien el pasado 23 de enero se autoproclamó "presidente encargado" de Venezuela.

Esta localidad del condado de Miami-Dade es considerada desde hace años como la capital del exilio venezolano en EE.UU., país en el que se calcula viven cerca de medio millón de ciudadanos provenientes de la nación latinoamericana.

Eran muchos los asistentes al evento de este viernes que, en vista del creciente respaldo de la comunidad internacional a Guaidó, se mostraban convencidos de que la salida del poder de Nicolás Maduro es cuestión "de días o semanas".

Todo pese a que el presidente de Venezuela ha denunciado que lo que está sucediendo en su país es fruto de un intento de golpe de Estado patrocinado por Washington y que ha dejado claro que no tiene intención de abandonar su cargo.

"Hay esperanza"

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La expectativa se podía palpar en el ambiente que había este viernes en la iglesia Jesús Worship Center de la ciudad de Doral, Florida.

"Durante demasiado tiempo el pueblo venezolano ha sufrido bajo la pesada mano de la opresión. Ahora hay esperanza. Como el presidente Trump dijo la semana pasada, la lucha por la libertad ha comenzado", aseguró este viernes Mike Pence entre gritos de "¡Libertad!, ¡libertad!, ¡libertad!" provenientes de un auditorio entregado.

El vicepresidente de EE.UU., quien estuvo acompañado en Doral por los senadores republicanos Marco Rubio y Rick Scott, y el representante diplomático nombrado por Guaidó en Washington, Carlos Vecchio, culpó al gobierno de Maduro de "estar destrozando Venezuela".

Ya "no es tiempo de diálogo" sino "tiempo de acción", dijo Pence, asegurando que la Casa Blanca "continuará su presión" para respaldar una "transición pacífica hacia la democracia".

"Todas las opciones están sobre la mesa", advirtió el vicepresidente estadounidense, quien antes de ofrecer su discurso se reunió con miembros de la comunidad venezolana de Florida y algunos opositores que estuvieron presos en Venezuela.

Agradecido

Derechos de autor de la imagen BBC Mundo
Image caption Raúl Díaz celebra "que el gobierno de Estados Unidos se esté involucrando tanto en lo que está pasando en Venezuela".

Entre estos se encuentra Raúl Díaz, quien llegó a Miami hace casi una década tras pasar más de seis años en la cárcel.

"Fue por el caso de las explosiones en la embajada de España y de Colombia de 2003 que el gobierno decidió atribuir a la oposición. Por eso nos sentenciaron a 10 años", le cuenta a BBC Mundo.

Díaz celebra "que el gobierno de Estados Unidos se esté involucrando tanto en lo que está pasando en Venezuela porque es algo que hemos pedido durante mucho tiempo".

"Lamentablemente, internamente no hay manera de solucionar el problema que vive el país actualmente y mucho menos que se acabe el régimen de Maduro", dice.

"Esperemos que el fin sea el que todos deseamos. Una mejor Venezuela y salir de este régimen que está acabando con el país".

Díaz reconoce que su experiencia como "exiliado" no ha sido sencilla, sobre todo por los años que ha tenido que pasar alejado de su familia.

"Llegas a un país donde nadie te conoce y empiezas desde cero, por eso no ha sido fácil.(…) Dejamos todo atrás, nuestras familias, nuestras raíces... Yo le estoy muy agradecido a esta Administración y a la anterior por cómo han recibido a los venezolanos".

"Va a haber un cambio"

Derechos de autor de la imagen BBC Mundo
Image caption Yoselyn Ramalho cree que el momento por el que está atravesando su país es diferente a otras crisis políticas recientes.

Yoselyn Ramalho llegó a Miami hace dos años con su marido y sus tres hijos.

Según le cuenta a BBC Mundo, salió de Venezuela en 2017 "durante la temporada de las marchas porque comenzaron a perseguirnos a mí y mi esposo porque estábamos ayudando a la resistencia".

"Había perdido la esperanza, pero la he recuperado. Siento una emoción que no sentía desde hace mucho tiempo", señala en alusión a los acontecimientos ocurridos en su país en las últimas dos semanas.

Ramalho cree que el momento por el que está atravesando Venezuela es diferente a otras crisis políticas recientes.

"Hay mucho apoyo internacional. La gente está más decidida, más entusiasmada. Yo sí siento que va a haber un cambio", asegura casi sin poder contener las lágrimas.

Lo sucedido después de que Juan Guaidó se autoproclamara presidente de Venezuela también ha llenado de esperanza a Cecilia Navas y Daniel Rodríguez, dos jóvenes estudiantes venezolanos que llegaron hace cuatro años a Estados Unidos.

"Guaidó nos llena de orgullo"

"Es increíble todo lo que está pasando y estamos tratando de apoyar este proceso histórico que está encabezando la Asamblea Nacional. Creemos en el trabajo del presidente interino y en que la libertad de Venezuela está cerca", asegura Cecilia.

Derechos de autor de la imagen BBC Mundo
Image caption Cecilia Navas y Daniel Rodríguez son dos jóvenes estudiantes venezolanos que llegaron hace cuatro años a Estados Unidos.

La joven se muestra "muy agradecida con el gobierno de Estados Unidos porque ha sido clave para precipitar los acontecimientos".

"Y no hay que olvidar a los países del Grupo de Lima, ya que fueron los primeros en llevar este asunto a la escena internacional", recalca.

Daniel, por su parte, asegura que "por primera vez en 20 años vemos que hay una esperanza y el gobierno de Maduro está en jaque".

"Por fin el mundo se ha dado cuenta de lo que está ocurriendo en Venezuela. El gobierno de Guaidó nos llena de orgullo esperanza y tenemos la convicción de que esto es el principio del fin".

Ambos aseguran que su experiencia fuera de Venezuela no ha sido fácil, sobre todo por tener que estar lejos de los suyos.

"Es difícil vivir aquí y no pensar en Venezuela. De hecho tengo el 70% de mi mente allá y el resto acá. Estoy cansada de ver a la familia a través de una pantalla. Vivir en el exilio es una de las cosas que no le perdono a Maduro", dice Cecilia.

"Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde y a veces hay que salir del país para darnos cuenta de lo que tenemos. Por eso todos los días luchamos para sacar adelante a Venezuela. Porque el que estemos distantes no significa que estemos ausentes", asegura por su parte Daniel.

"Me expatriaron"

Derechos de autor de la imagen BBC Mundo
Image caption "Me expatriaron. Me obligaron a irme sin quererme ir", dice el abogado Ronald Marcano.

El abogado Ronald Marcano, lleva poco más de un año en Estados Unidos, país al que llegó, según cuenta, "producto de la persecución" política.

"El hecho de defender a estudiantes en el marco de las protestas del 2017 llevó a que me persiguieran, a que me torturaran, a que me electrocutaran… por ser disidente político", asegura.

Marcano sostiene que ha sido "el respaldo de la Administración Trump el que ha llevado a que Guaidó sea reconocido como presidente interino de Venezuela ante la comunidad internacional".

"Y es un reconocimiento constitucional porque Juan Guaidó es presidente de acuerdo a un artículo de nuestra Carta Magna... juramentado ante el pueblo venezolano y la Constitución. Es decir de pleno derecho".

El joven abogado se lamenta de tener que estar lejos de su familia y de haberse visto obligado a renunciar a su profesión de letrado y profesor universitario.

"Me expatriaron. Me obligaron a irme sin quererme ir".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado