Muerte de Alan García: la carta de suicidio que dejó el expresidente peruano

Féretro de Alan García en el velorio Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Alan García consideraba las acusaciones en su contra eran una persecución política.

El expresidente peruano Alan García se suicidó con un disparo en la cabeza el miércoles cuando iba a ser detenido. Antes, dejó una carta de despedida.

Una de sus hijas, Lucía García, leyó este viernes en el velorio el mensaje en que el exmandatario insiste en su inocencia en el escándalo de corrupción por el que iba a ser arrestado cuando se quitó la vida.

En el texto, García afirma que deja su cadáver como muestra de su "desprecio" hacia sus "adversarios".

¿Qué más decía este último mensaje?

"Otros se venden, yo no"

La Fiscalía peruana investigaba a García por presunto lavado de activos provenientes de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht y el Poder Judicial había ordenado su arresto preliminar (10 días).

García, que gobernó de 1985 a 1990 y luego de 2006 a 2011, era uno de los cuatro expresidentes peruanos salpicados por el escándalo de Odebrecht, junto a Alejandro Toledo (2001-2006), Ollanta Humala (2011-2016) y Pedro Pablo Kuczynski, conocido como PPK (2016-2018).

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Alan García fue presidente de Perú dos veces, de 1985 a 1990, y de 2006 a 2011.

Toledo se encuentra en EE.UU. mientras este país procesa su extradición, y Humala y PPK enfrentan las investigaciones en Perú, donde han cumplido prisión preventiva y preliminar, respectivamente.

Pero García se negaba a correr la misma suerte.

"He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos", señala.

En la carta además asegura que en su caso "no hubo ni habrá cuentas, ni sobornos, ni riqueza (...)".

"Por eso repetí: otros se venden, yo no", agrega.

"Jamás encontraron nada y los derroté nuevamente, porque nunca encontrarán más que sus especulaciones y frustraciones", afirma.

"Por eso le dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones; a mis compañeros, una señal de orgullo. Y mi cadáver como una muestra de mi desprecio hacia mis adversarios porque ya cumplí la misión que me impuse", sostiene.

Al despedirse, García pide al "Dios" al que va "con dignidad", que "proteja a los de buen corazón y a los más humildes".

Amigos, aliados y líderes de todo el espectro político asistieron a partir de la noche del miércoles al velorio de García en la sede limeña del APRA (Alianza Popular Revolucionaria Americana), uno de los partidos políticos más antiguos de América Latina.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Numerosas personas acompañaron el cortejo fúnebre de García, este viernes.

Medios peruanos reportaron que la familia y los simpatizantes de García habían impedido al expresidente Ollanta Humala el ingreso al local del partido el jueves.

Cuando en noviembre de 2018 García pidió asilo en la embajada de Uruguay en Lima por supuestamente sufrir persecución política, Humala publicó una carta diciendo que en Perú no existía tal situación.

Según la familia del exgobernante fallecido, este viernes tenían planeado cremar su cuerpo.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado