Brumadinho: los sospechosos correos de la empresa alemana que certificó la seguridad de la represa brasileña cuyo colapso mató a más de 300

Represa. Derechos de autor de la imagen Getty Images

Seis meses después del mortal colapso de la represa brasileña de Brumadinho, la BBC tuvo acceso a comunicaciones que apuntan a que la empresa alemana que la certificó como segura, Tüv Süd, sabía del peligro que suponía.

En los correos electrónicos queda en evidencia que el propio análisis de Tüv Süd en torno a la presa inicialmente no cumplió con los requisitos oficiales y eran conscientes de que no cumplía los requisitos para ser considerada segura.

Cerca de 300 personas murieron cuando la rotura del dique provocó un alud de tierra y aguas residuales cerca de la ciudad sudoriental de Brumadinho.

Un fiscal y un legislador dicen que la firma alemana Tüv Süd no está cooperando y se quejan de que la falta de respuesta de la compañía está afectando sus pesquisas.

¿Cómo ocurrió la tragedia?

La represa de Brumadinho colapsó en cuestión de segundos el pasado 25 de enero. Un torrente de lodo tóxico se precipitó por el valle, envolviéndolo todo.

No hubo ninguna advertencia. Las alarmas diseñadas para un escenario semejante no se activaron.

Aguas abajo, los trabajadores que se habían sentado a almorzar en la cantina de la mina habrían tenido pocas oportunidades de escapar.

En su casa de las colinas, sobre la mina, Aramaio describe cómo su hermana, una mesera, estaba sirviendo comida en la cantina cuando el lugar fue destruido por el deslizamiento de tierra.

Sus restos nunca fueron encontrados. Su cuñada también murió.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El colapso de la represa causó la muerte de unas 300 personas.

"Estamos devastados", dice. "Nos sentimos destruidos".

Las labores de limpieza todavía están en marcha en el lugar e incluso después de cinco meses del incidente se siguen hallando cuerpos.

A medida que varias investigaciones intentan establecer exactamente lo que sucedió en Brumadinho, están surgiendo nuevas pruebas que sugieren que el colapso y la subsiguiente pérdida de vidas podrían y deberían haberse evitado.

Los fiscales tienen muchas preguntas para Vale, la minera más grande de Brasil y propietaria de la mina Córrego do Feijão en Brumadinho, pero también se han centrado en el papel de la compañía alemana que inspeccionó la represa en los meses previos al colapso.

La compañía alemana

Tüv Süd es un nombre familiar en Alemania, donde es un sinónimo de seguridad.

La empresa de inspección, que fue fundada hace más de un siglo, ofrece controles de seguridad para máquinas de vapor.

Su trabajo es revisar y certificar todo tipo de bienes y servicios, incluidas las pruebas anuales obligatorias para los automotores.

Tüv Süd ha exportado su reputación internacionalmente y realiza inspecciones en todo el mundo.

Image caption Tüv Süd ha expandido su reputación en el mercado de la seguridad más allá de su sede en Alemania.

En 2013, adquirió una empresa de consultoría de ingeniería, con sede en São Paulo, llamada Bureau de Projetos. Esta fue su oportunidad para entrar en la lucrativa industria minera brasileña y llevó a la firma de varios contratos con Vale.

El sitio web de Tüv Süd describe a la empresa como "una comunidad de expertos unidos en la creencia de que la tecnología debería mejorar la vida de las personas".

¿Cuál es la evidencia?

La estructura que colapsó era una represa de "desechos". Por décadas, los residuos de la mina se habían acumulado allí.

Para ponerlo simple: a diferencia de las represas convencionales, en este tipo de estructuras no existe una barrera adicional o un segundo muro de contención. Los residuos sólidos se mantienen en el lugar.

El problema es que los residuos sólidos son vulnerables al proceso de licuefacción, cuando - por variadas razones- el material sólido comienza a moverse como si fuera líquido, lo que lo hace más propenso a colapsar.

Los documentos hallados por los investigadores muestran que los empleados de Tüv Süd sabían un año atrás de la licuefacción que estaba ocurriendo en la represa.

La compañía tenía contratos cercanos a los US$4,5 millones con Vale alrededor de la zona, incluido uno, firmado en diciembre de 2017, para solucionar los problemas de licuefacción en la presa.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La tragedia es considerada una de las más graves en la historia de Brasil.

Una de las soluciones aplicadas, según se sabe, falló en junio de 2018.

En los siguientes meses, un intercambio de correos muestra que los análisis de Tüv Süd sobre la represa no alcanzan los niveles oficiales requeridos para certificarla como segura.

Los investigadores ahora han establecido que los responsables "solucionaron" el problema al cambiar la manera en la que la represa debía ser certificada.

Ellos anexaron condiciones de uso para la certificación: por ejemplo, hicieron depender la certificación de que no hubiera explosiones alrededor del sitio -lo cual es poco probable- y esto les permitió recibir el certificado a pesar de su debilidad.

Correos internos

  • 13 mayo de 2018: "Estamos finalizando los estudios de licuefacción en la represa B1, pero todo apunta a que no va a pasar".
  • 15 mayo de 2018: "Los resultados y las cifras nos dejan en una posición vulnerable".
  • 9 noviembre de 2018: "La represa tiene un problema de licuefacción".

Dos días después de que la mina colapsara, los empleados se dieron cuenta de que también habían certificado la estabilidad de las otras tres represas.

Uno de los correos intenta tranquilizar a los jefes: "No te preocupes. Las otras tres represas también resultaron afectadas por el colapso de B1", dando a entender que el trabajo que se había hecho allí no podía ser revisado.

  • 12 de marzo de 2019: Tüv Süd le escribe al dueño de la mina de Vale "Nuestros expertos no pueden confirmar la estabilidad de ninguna de las represas mencionadas en esos procedimientos. (Lista de la 9 de represas). Para hacer esos cálculos se eligieron los parámetros más optimistas".

Las preguntas sin responder

Lo que no sabemos es por qué pasó.

¿Estaba Tüv Süd bajo presión de Vale?

Hay evidencia de que los inspectores estaban preocupados por lo que pasaría con los contratos de Tüv Süd si ellos no certificaban la represa. Otras dos compañías se habían negado a certificar y habían prescindido de sus servicios.

Tampoco es claro cuáles fueron las decisiones que la cadena de mando de Tüv Süd tomó.

Algún intercambio de correos reveló que los empleados locales intentaron comunicar lo que estaban pasando a al menos uno de los directivos que estaban en Alemania.

"Falta de cooperación"

El fiscal responsable del caso, William Garcia Pinto Coelho, le dijo a la BBC que Tüv Süd "como corporación ha elegido quedarse en silencio".

"No tengo la menor duda de que si colaboraran más, eso podría traer nuevas luces al caso y aclarar lo que pasó", indicó.

La BBC también señaló que Tüv Süd había fallado en cooperar con la investigación que está realizando el parlamento brasileño, una de las dos que están en marcha.

Una investigación del Senado recomendó recientemente que se presentaran cargos contra 14 personas de Vale y Tüv Süd, pero no se revelaron los nombres de las mismas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Familiares de las víctimas. Se estima que unas 300 personas murieron en el deslizamiento de tierra.

La congresista Aurea Carolina dijo que el único empleado de Tüv Süd que dio su declaración nunca había visitado Brumadinho y no pudo contestar la mayoría de las preguntas relevantes.

"En un proceso criminal es natural que el acusado no quiera dar ninguna explicación", le dijo Carolina a la BBC.

"Pero esto fue un desastre de una gran magnitud y con muchas víctimas, que no tiene precedentes en Brasil. Esto debe enmarcarse en las relaciones con Alemania, porque Tüv Süd tiene sus oficinas principales allí".

Qué dice la compañía

Tüv Süd rechazó la solicitud de la BBC para una entrevista, pero dijo que estaba trabajando intensamente para poder establecer lo que había ocurrido.

Vale dice que se llevaron a cabo auditorías internas y externas periódicas en el sitio y que no se detectaron anomalías que implicaran un riesgo inminente de rotura.

El gobierno alemán le dijo a la BBC que, si bien esperaba que todas las compañías alemanas en casos como éste cooperaran tanto fuera posible, en última instancia no tenía responsabilidad en este caso.

Por un breve lapso, el desastre de Brumadinho atrajo los ojos del mundo hacia la región minera de Brasil.

Los que sobrevivieron temen que ahora nadie vuelva a mirar hacia allí y sus preguntas queden sin respuesta y sus muertos, olvidados.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado