Crisis en Puerto Rico: 3 claves para entender las protestas "sin precedentes" que precipitaron la caída de Rosselló

Protestas en Puerto Rico. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los mensajes filtrados fueron la "gota que colmó el vaso" en Puerto Rico, según los expertos.

Es imposible encontrar precedentespara las protestas multitudinarias en Puerto Rico que precipitaron el fin del gobierno de Ricardo Rosselló.

El mandatario anunció este miércoles que dejará el cargo el 2 de agosto.

Puertorriqueños de toda condición se habían unido al grito de "¡Ricky, renuncia!" tras la filtración de unas conversaciones de Telegram llenas de comentarios homófobos o sexistas en los que el gobernador y su círculo íntimo de colaboradores insultan a críticos con su gobierno.

La existencia del chat fue revelada por un trabajo del Centro de Periodismo Investigativo (CPI), una ONG dedicada a fomentar el acceso a la información en Puerto Rico que publicó 889 páginas del chat privado.

Antes de renunciar, Rosselló había pedido disculpas públicamente e intentado pasar página diciendo que había cometido algo impropio pero no un delito.

Dos altos funcionarios que también participaban en el chat dimitieron antes que él.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las manifestaciones reunieron a miles de personas en el Viejo San Juan.

Aquí explicamos algunas claves para entender la dimensión de las protestas, que no se centraron solo en los mensajes de Telegram, sino en varios aspectos del gobierno de Rosselló.

1. Escándalos de corrupción

Las protestas vividas esta semana se ven como la "gota que colmó el vaso" de los puertorriqueños y los casos de corrupción que se han ido destapando en el territorio forman parte de ese malestar ciudadano.

El último de ellos ocurrió tan solo semanas antes de la publicación de los polémicos mensajes.

Un juez federal acusó a varios exfuncionarios y contratistas del gobierno de Rosselló de conspiración para cometer fraude, robo, fraude electrónico, lavado de dinero y conspiración para lavado de dinero.

Entre ellos, la secretaria de Educación desde enero de 2017 hasta abril de este año, Julia Keleher, y la exdirectora de la Administración de Seguros de Salud (ASES) Ángela Ávila, quienes fueron arrestadas por el FBI hace una semana.

Rosselló decidió poner fin a sus vacaciones y retornar a la isla y reiteró que su gobierno "no tolerará la corrupción".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los reclamos para que Rosselló dimita van en aumento.

"Todo aquel que falle a la confianza deberá pagar con todo el peso de ley. Asimismo, reitero el llamado de colaboración con las agencias de ley y orden que trabajan en estos casos", señaló.

Tras la publicación de los polémicos mensajes de Telegram, el CPI fue más allá y publicó una investigación sobre la supuesta "red multimillonaria de corrupción" en el gobierno que se esconde detrás del chat.

"Esas conversaciones tenían lugar entre el gobernador y sus secretarios de gabinete; y en ellas participaban también personas allegadas a Rosselló que no tienen ningún puesto público, empresarios que tienen intereses económicos y que buscaban contratos con el gobierno", explica a BBC Mundo Carla Minet, directora ejecutiva del CPI.

"Su contenido lo que revela es que había una dinámica en la que personas allegadas al gobernador solamente por un vínculo afectivo, de confianza o incluso familiar tenían acceso a información confidencial o, por lo menos, privilegiada que les permitía beneficiar a sus clientes en la industria privada", agrega.

BBC Mundo solicitó una entrevista con el gobernador, pero no obtuvo respuesta inmediata.

2. El huracán María

Casi dos años después del paso del devastador huracán María, la isla se sigue recuperando y el gobierno de Rosselló recibió duras críticas por cómo gestionó esa crisis.

María dejó 3.000 muertos, según las cifras oficiales, aunque una estimación de la Universidad de Harvard eleva el número de muertos a más de 4.600.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Puerto Rico fue uno de los territorios peor azotados por María, tras el paso del huracán Irma.

Las autoridades dijeron durante mucho tiempo que el número de muertos por el huracán fue de 64, pero elevaron la cifra a casi 3.000 casi un año después, en medio de otros informes que apuntaban a que el número de fallecimientos era muy superior.

De hecho, la cifra estimada por Harvard es a la que muchos manifestantes esta semana hacían referencia, como parte de sus críticas al gobierno: 4645.

Ese número, por ejemplo, aparece en la canción que el rapero Residente, junto a iLe y el artista de trap latino Bad Bunny crearon para pedir la renuncia de Rosselló.

"Esto va pa' que despiertes / Esto va por las 4645 muertes (...) Tus disculpas se ahogan con el agua de la lluvia/ En las casas que todavía no tienen techo", dice Residente en la canción, que en YouTube ya acumula millones de visualizaciones.

Residente, nombre artístico de René Pérez, y otros famosos cantantes puertorriqueños -como Ricky Martin- se sumaron a las protestas, motivando a diferentes colectivos a salir a las calles.

Ricky Martin, de hecho, fue una de las personas a las que insultaban en el chat de Telegram.

3. Crisis económica y "la junta"

A la situación se sumó la grave crisis económica por la que atraviesa Puerto Rico desde hace ya más de una década y que llevó a que, en 2017, Rosselló declarara a la isla en quiebra con el fin de reestructurar una deuda de más de US$70.000 millones.

El gobernador tomó ese paso alrededor de un año después de la creación de la llamada Junta de Supervisión Fiscal (JSF) para Puerto Rico, una entidad de control federal resultante de la Ley Promesa y aprobada por el Congreso en Washington.

La junta fue también objetivo de algunas protestas, tras impopulares recortes en la isla -desde despidos hasta cierres de escuelas-.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Artistas internacionales como Ricky Martin se unieron a la protesta. Martin fue objetivo de comentarios homófobos en el grupo de chat del gobernador y sus colaboradores.

El gobierno de Rosselló trató en alguna ocasión de enfrentarse también a la junta y atribuyó parte de los problemas de la isla a su "estatus colonial", pues Puerto Rico no es un país ni un estado de pleno derecho de EE.UU.

"La realidad es que Puerto Rico no tiene poder político (...) Somos ciudadanos americanos de segunda clase por nuestra condición colonial", dijo Rosselló en una entrevista con BBC Mundo el pasado mes de marzo.

En esa entrevista, Rosselló respondía a las últimas acusaciones del presidente Donald Trump, quien consideró que el gobierno puertorriqueño "no sabe cómo gestionar el dinero".

Esta semana, Rosselló fue perdiendo cada vez más apoyos, incluso en su partido, y el propio Trump se sumó a las críticas: "Conozco a la gente de Puerto Rico bien y son geniales. Pero la mayoría de sus líderes son corruptos y están robando a Estados Unidos".

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado