Muere el cardenal Jaime Ortega, figura clave en el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos

Jaime Ortega. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Jaime Ortega estaba considerado como una de las voces más influyentes en la isla fuera del Partido Comunista.

El cardenal Jaime Ortega, exarzobispo de La Habana y una de las figuras más importantes en la Iglesia católica en América Latina, falleció este viernes en la capital de Cuba a los 82 años.

Ortega fue una figura crucial en la reconstrucción de la relación entre la Iglesia y el gobierno cubano, y ayudó a mediar en el acercamiento entre la isla y Estados Unidos en 2014.

Según Will Grant, corresponsal de la BBC en Cuba, era quizá una de las voces más influyentes en la isla fuera del Partido Comunista.

En medio de las negociaciones entre Washington y La Habana para restablecer las relaciones diplomáticas, desempeñó un papel importante en la mediación entre las dos partes, transmitiendo mensajes entre el papa Francisco, el presidente Barack Obama y Raúl Castro.

El cardenal Ortega también fue el encargado de organizar tres visitas papales a Cuba durante su época como arzobispo de La Habana, como parte de sus esfuerzos por mejorar las relaciones entre el gobierno comunista de la isla y la Iglesia: la de Juan Pablo II en 1998, la de Benedicto XVI en 2012 y la de Francisco en 2015.

Derechos de autor de la imagen Getty Images

Críticas

A veces criticado por su cercanía con el gobierno cubano, se negó a respaldar abiertamente a Las Damas de Blanco.

Sin embargo, Ortega también experimentó personalmente la represión. En la década de 1960, pasó unos meses en un campo de trabajo forzado en Cuba en medio de una campaña en contra de representantes de la Iglesia católica.

Ordenado cardenal en 1994, Ortega fue el impulsor de una versión del catecismo cubano más sencilla, creó nuevas diócesis y parroquias al frente de las cuales puso a sacerdotes jóvenes, y reconstruyó iglesias, casas parroquiales y centros de asistencia.

Tras casi 35 años como arzobispo de La Habana, el cardenal abandonó ese puesto en 2016 cuando ya padecía un cáncer de páncreas en fase terminal.

El pasado junio, autoridades eclesiásticas alertaron del grave estado de salud del cardenal, que había dejado de responder al tratamiento.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado