Incendios en el Amazonas: los mapas que muestran la dimensión de los fuegos

Incendio Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) de Brasil detectó más de 72.800 focos de incendios en la región en lo que va de año.

Los incendios forestales que azotan Brasil están registrando números récord este año.

Las imágenes de satélite analizadas por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE) captaron más de 72.800 focos de incendios en la región entre enero y agosto. Esto es un 83% más que en el mismo periodo de 2018.

La mitad de los incendios de Brasil están en el Amazonas.

Otro gigantesco incendio está sin control en la frontera entre Paraguay y Bolivia, país que calcula en más de 600.000 hectáreas las afectadas.

Los efectos de los incendios van mucho más allá de la zona quemada. El humo, los aerosoles y las partículas en la atmósfera se extienden por otras partes de la región, afectando a varios países.

En este mapa del Servicio europeo de Monitoreo de la Atmósfera Copernicus (CAMS) podemos ver cuáles son las emisiones de monóxido de carbono y cómo afectaron el pasado 21 de agosto a otros países.

1. Monóxido de carbono

El monóxido de carbono es un gas es altamente tóxico que puede agravar enfermedades respiratorias e incluso causar la muerte cuando se respira en niveles elevados.

"Es el resultado de una combustión incompleta. Es el producto restante de los incendios", explicó a BBC Brasil Mark Parrington, del CAMS.

Este gas tiene una vida de aproximadamente un mes.

"Llevado por los vientos, puede viajar miles de millas", añade el científico.

De hecho, su presencia afectó a Bolivia, Paraguay y Perú.

Si nos fijamos en el mapa, el miércoles el punto de mayor concentración de monóxido de carbono (en rojo) se situó en la frontera que Bolivia comparte con Brasil y Paraguay.

Es ahí donde la agencia europea detectó los niveles más extremos del gas.

La nube cruzó transversalmente América Latina de lado a lado dejando rastros también en Ecuador, Colombia, Panamá y Venezuela.

Como podemos ver, el monóxido abarca desde la costa del océano Pacífico a la del océano Atlántico.

Derechos de autor de la imagen NASA
Image caption Esta imagen en color natural muestra la columna de humo provocada por los incendios en varios estados de Brasil, incluyendo Amazonas, Mato Grosso y Rondonia.

Ampliando la imagen sobre la zona cercana a Porto Velho, en Rondonia, la diferencia en la cantidad de humo detectada es más que notable si se compara la situación del 4 de agosto con la de 10 días después.

2. Aerosoles

El siguiente mapa muestra la predicción de aerosoles liberados por la quema de biomasa.

Los aerosoles son partículas líquidas o sólidas suspendidas en la atmósfera, como polvo, cenizas volcánicas y humo, que afectan la calidad del aire y el clima.

En la práctica, es el humo.

Las grandes humaredas tienen especial incidencia en personas con enfermedades respiratorias e incluso el tránsito aéreo.

Los incendios forestales son frecuentes en Brasil en la estación seca, pero también pueden ser provocados por quienes, ilegalmente, buscan deforestar las tierras para la cría de ganado.

La Amazonía, la selva tropical más grande del mundo, es una reserva vital de carbono que ralentiza el ritmo del calentamiento global.

En una parte de Paraguay y Bolivia y sobre todo en la región de Rondonia, en el noroeste de Brasil, los aerosoles alcanzaron niveles extremadamente altos.

Aunque, como vemos en el mapa, Perú, y en menor medida Ecuador, también registraron presencia de estas partículas en niveles amarillos (entre 0,49 y 0,55).

En Sao Paulo, debido a una conjunción de condiciones meteorológicas adversas y humo, la ciudad vio anochecer el lunes dos horas antes de la puesta de sol.

Y eso que la megaurbe se sitúa a unos 2.500 kilómetros de distancia del foco de los principales incendios.

3. Partículas en suspensión

En este último mapa podemos ver las partículas en suspensión.

Según Parrington, estas son "partículas ultrafinas que contribuyen a problemas de calidad del aire".

"La exposición prolongada o repetitiva a las PM10 puede provocar efectos nocivos en el sistema respiratorio de la persona", dice el Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes de España.

El servicio, que depende del Ministerio para la Transición Ecológica, aclara que estas partículas son menos perjudiciales que las PM2,5.

Al tener un mayor tamaño, no logran atravesar los alveolos pulmonares, quedando retenidas en la mucosa que recubre las vías respiratorias superiores.

La mayoría de estas partículas se precipitan en la tierra, provocando una capa de polvo en la superficie que puede afectar seriamente a la salud tanto de los organismos terrestres como acuáticos.

El mapa muestra cómo la Amazonía brasileña y el norte de Bolivia han recibido la mayor parte de las partículas en suspensión.

De nuevo, el miércoles el punto de mayor concentración de PM10 (en azul oscuro) se situó en la frontera que Bolivia comparte con Brasil y Paraguay.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado