FARC: Iván Márquez, exjefe del equipo negociador de las FARC, anuncia que retoma la lucha armada en Colombia

Iván Márquez las FARC
Image caption En el video, Iván Márquez dice que hablan desde algún punto en la zona del río Inírida, en la región amazónica del sureste de Colombia, cerca de las fronteras con Venezuela y Brasil.

"Anunciamos al mundo que ha comenzado la segunda Marquetalia (lugar de nacimiento de las FARC) bajo el amparo del derecho universal que asiste a todos los pueblos del mundo de levantarse en armas contra la opresión".

Con esas palabras, Iván Márquez, ex número dos de las FARC, anunció este jueves que iniciará una nueva etapa de lucha armada contra lo que llamó una "oligarquía excluyente y corrupta".

La declaración de quien fuera el jefe del equipo negociador de las FARC en los diálogos de paz de La Habana fue divulgada en internet a través de un video de 32 minutos.

En el video, se ve al propio Márquez -cuyo paradero se desconoce desde hace más de un año- junto a un grupo de personas armadas con fusiles, entre ellos Seuxis Paucias Hernández, alias "Jesús Santrich", y Hernán Darío Velásquez, alias "El Paisa", que hace meses dejaron de cumplir sus compromisos con la Justicia Especial para la paz (JEP).

De acuerdo con el manifiesto leído por Márquez -quien en la grabación aparece vestido con un traje verde militar y con una pistola en la cintura-, la decisión de retomar las armas es la "continuación de la lucha guerrillera en respuesta a la traición del Estado a los acuerdos de paz de La Habana" firmados en 2016.

Según el guerrillero, el Estado "no ha cumplido ni con la más importante de sus obligaciones, que es garantizar la vida de sus ciudadanos y, particularmente, la de evitar asesinatos por razones políticas".

Al respecto, el ex número dos de las FARC afirma que, tras el pacto alcanzado en Cuba y lo que él califica como un "desarme ingenuo de la guerrilla a cambio de nada", no "cesa la matazón".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Iván Márquez fue el jefe del equipo negociador de las FARC en los diálogos de paz de La Habana. En la foto, se da la mano con el entonces jefe de la delegación colombiana en las conversaciones de paz, Humberto de la Calle, el 28 de octubre de 2016.

Las FARC -Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- se enfrentaron con el Estado colombiano por más de 50 años hasta que, tras firmar un acuerdo de paz en La Habana en 2016, la guerrilla acordó la entrega de sus armas a la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la desmovilización de insurgentes.

El cese definitivo del fuego, además, garantizó que este grupo tendría una representación en el congreso colombiano y las FARC pasó a ser un partido político.

El conflicto armado en Colombia dejó más de 220.000 muertos y millones de víctimas.

"Regresar al monte"

"En dos años, más de 500 líderes y lideresas del movimiento social han sido asesinados, y ya suman 150 los guerrilleros muertos en medio de la indiferencia y la indolencia del Estado", expresa Márquez en la grabación.

Luego agrega: "La trampa, la traición y la perfidia, la modificación unilateral del texto del acuerdo (de La Habana), el incumplimiento de los compromisos por parte del Estado, los montajes judiciales y la inseguridad jurídica nos obligaron a regresar al monte".

"Nunca fuimos vencidos ni derrotados ideológicamente. Por eso, la lucha continúa. La historia registrará en sus páginas que fuimos obligados a retomar las armas".

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Juan Manuel Santos sigue defendiendo el proceso de paz que él ayudó a fraguar.

Análisis: más golpes contra un debilitado proceso de paz

Juan Carlos Pérez Salazar, editor de noticias en BBC Mundo

El anuncio de Iván Márquez de que retorna a la lucha armada se veía venir, pero no por ello deja de ser otro fuerte golpe al proceso de paz colombiano.

Al igual que en la sociedad civil colombiana, dentro de las FARC siempre hubo sectores que se opusieron al acuerdo de paz. Ahora se confirma que, a pesar de la paradoja de que fue el principal negociador del grupo armado, Iván Márquez era uno de ellos.

En su libro "La batalla por la paz", el expresidente de Colombia y premio Nobel Juan Manuel Santos revela que Márquez (cuyo verdadero nombre es Luciano Marín), era el más granítico y ortodoxo.

Ahora se une a todos aquellos que desde el partido de gobierno (y desde el gobierno mismo) no quieren que el acuerdo prospere. Este anuncio sólo les dará más munición para tratar de torpedear un proceso de paz que, aunque admirado a nivel internacional por sus alcances, no termina de cuajar a nivel interno.

En una entrevista que le hice hace poco, Santos me decía que el proceso de paz en Colombia es irreversible.

Hoy, todos los que apoyan ese proceso dentro y fuera del país seguramente desean que sus palabras sean proféticas.

"La batalla por la paz no se detiene"

Horas más tarde de la divulgación del video de Iván Márquez, el expresidente de Colombia Juan Manuel Santos reaccionó afirmando que se debe "reprimir" a los desertores.

El ex mandatario fue reconocido con el Premio Nobel de la Paz en 2016 tras liderar el acuerdo con las FARC.

"El 90% de las FARC sigue en el proceso de paz. Hay que seguirles cumpliendo. A los desertores hay que reprimirlos con toda contundencia. La batalla por la paz no se detiene", indicó Santos a través de su cuenta de Twitter.

Por su parte, el ex presidente y actual senador Álvaro Uribe, crítico del proceso, aseguró: "Aquí no hubo paz, sino el indulto para algunos responsables de delitos atroces a un alto costo institucional".

Luego, y también a través de Twitter, añadió: "Ya indultaron a Timochenko (último comandante en jefe de las FARC) y a otros responsables de delitos atroces, que los dejen indultados pero que el Acuerdo se baje de la Constitución y se reforme. Farc sigue. Para que se salieran unos se hizo grave daño institucional. Para apoyar a los de base no se necesitan acuerdos".

El video emitido por Iván Márquez también generó reacciones entre los ex dirigentes de las FARC.

Desde el mismo partido político de la ex guerrilla (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común) emitieron una declaración pública donde afirmaron que "proclamar la lucha armada en la Colombia de hoy constituye una equivocación delirante".

El comunicado -presentado por Rodrigo Londoño (conocido como Timochenko), entonces máximo dirigente de las FARC y hoy senador- señala también que "los ex guerrilleros y ex guerrilleras que dimos el paso de dejar las armas, lo hicimos con el profundo convencimiento de que la guerra había dejado de ser el camino".

Finalmente, Londoño expresó que "no es hora de vacilaciones. La guerra no puede ser el destino de este país. Seguiremos aquí, dispuestos a darlo todo por la paz y la justicia social".

Desde el partido FARC insistieron en que "más del 90% de exguerrilleros seguimos comprometidos con el proceso de paz".

En tanto, también se pronunció la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), creada por el Acuerdo de Paz entre el gobierno colombiano y las FARC para administrar la justicia y conocer los delitos del conflicto armado cometidos antes del 1 de diciembre de 2016.

En una declaración pública leída por su presidenta, la magistrada Patricia Linares, se afirma que el rearme de algunos ex miembros de las FARC "es un hecho de gravedad para el proceso de paz".

"La decisión equivocada de un grupo de personas, que traicionaron sus compromisos con la paz, con Colombia y con el mundo, no puede ser suficiente para truncar un anhelo en el que confluyen las voluntades de todos los colombianos", señaló Linares.

Este jueves por la noche, la JEP revocólos beneficios de suspensión de las órdenes de captura y la libertad condicional otorgados a Márquez y a otros cuatro exjefes guerrilleros que decidieron retomar las armas.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Márquez y Santrich fueron líderes negociadores de las FARC en los diálogos de La Habana.

Los otros afectados por la decisión son: Henry Castellanos Garzón, alias "Romaña"; de José Vicente Lesmes, alias "Walter Mendoza"; y de José Manuel Sierra Sabogal, alias "Zarco Aldinever".

En cuanto a Seuxis Paucias Hernández Solarte, alias "Jesús Santrich", el tribunal le revocó la libertad y se adhirió a una orden de captura que había emitido hace unos días en su contra la Corte Suprema de Justicia.

Previamente, esa misma instancia judicial había ordenado la captura de Hernán Darío Velásquez Saldarriaga, alias "el Paisa".

"Un error"

En ocasiones anteriores, y desde la clandestinidad, Iván Márquez ya había criticado el abandono de las armas por parte de las FARC, lo que calificó como un "error".

Y aunque en 2018 Márquez fue designado senador en virtud del acuerdo de paz que garantiza a las FARC diez asientos en el Congreso, el líder disidente decidió no asumir este cargo y se trasladó a Miravalle, en el departamento de Caquetá (en el sur de Colombia), un lugar de reunión de excombatientes.

Iván Márquez, ahora, afirma que buscarán alianzas con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y con "aquellos compañeros y compañeras que no han plegado sus banderas que tremolan patria para todos".

Además, asegura que el Estado conocerá una "nueva modalidad" que sólo responderá a la "ofensiva", y promete que buscarán el diálogo con empresarios, ganaderos y comerciantes, entre otros, para que contribuyan al "progreso de las comunidades rurales y urbanas".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Iván Duque (derecha), actual presidente de Colombia, y el senador Álvaro Uribe.

"El objetivo no es el soldado ni el policía respetuosos de los intereses populares. Será la oligarquía, esa oligarquía excluyente y corrupta, mafiosa y violenta que cree que puede seguir atrancando la puerta del futuro de un país", dice el manifiesto leído por el guerrillero, que insistió en que su objetivo es la justicia social, la democracia y la soberanía.

"La rebelión no es una bandera derrotada ni vencida. Por eso continuamos con el legado de Manuel (Marulanda) y de Bolívar, trabajando desde abajo y con los de abajo por el cambio político y social", añade.

Antes de finalizar el video, uno de los guerrilleros que acompaña a Iván Márquez, conocido como Jesús Santrich, interviene lanzando la arenga "Vivan las FARC-EP", a lo que el resto responde: "¡Viva!".

Derechos de autor de la imagen Getty Images

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado