La sesión "más brutal de la historia": así fue la agitada jornada de regreso del Parlamento británico

boris Johnson Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El primer ministro, Boris Johnson, debió volver de emergencia de Nueva York —donde participaba de la Asamblea General de las Naciones Unidas— para acudir a la Cámara de los Comunes.

"Este Parlamento, es un Parlamento muerto", "hablar de rectitud y de moralidad es una desgracia", "¿va a disculparse con la Reina, primer ministro?".

Estas son algunas de las acaloradas declaraciones realizadas este miércoles por varios miembros del Parlamento británico, en una jornada calificada como una de las más "brutales" de la historia legislativa de ese país.

El debate tuvo lugar luego de que la Corte Suprema de Reino Unido considerara ilegítima, nula y sin efectos la decisión del primer ministro Boris Johnson de solicitarle a la reina Isabel II suspender las actividades del Parlamento entre el 10 de septiembre y el 15 de octubre.

Johnson se vio obligado a interrumpir su visita a la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, para regresar a la Cámara de los Comunes.

Y, como es de esperar, el aterrizaje fue forzoso: en la cámara baja del Parlamento lo esperaban líderes políticos enfurecidos, exigiéndole una explicación y solicitándole su renuncia.

Johnson, sin embargo, no cedió ante las presiones y, al contrario, escaló la retórica en respuesta a quienes le exigieron "atenuar" su lenguaje.

Un lenguaje "peligroso"

"Bienvenidos de nuevo a nuestro lugar de trabajo", dijo el vocero de la Cámara de los Comunes, John Bercow, al iniciar la sesión.

Luego, el primer ministro insistió en que consideraba un "error" la decisión de la Corte Suprema, pues no debía pronunciarse sobre una "cuestión política en momentos de gran controversia nacional".

Con tono desafiante, Johnson también retó a la oposición a impulsar un voto de no confianza (que serviría para destituirlo del poder) o apoyar una elección general.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Manifestantes a favor y en contra del Brexit se instalaron este miércoles afuera del Parlamento británico.

Ante esto, el debate comenzó a subir de tono, terminando en acusaciones, peticiones de renuncias al primer ministro e, incluso, advertencias de amenazas de muerte y abusos.

El primer ministro fue repetidamente increpado por utilizar un lenguaje "peligroso" y "exacerbado", y por haber ocupado la palabra "rendirse" para describir la legislación aprobada a principios de este mes que tiene como objetivo bloquear un Brexit sin acuerdo.

La discusión llegó a su punto más álgido cuando la parlamentaria laborista Paula Sherriff hizo referencia a la diputada Jo Cox —asesinada por un extremista de derecha días antes del referéndum, en 2016—, diciendo que los diputados han enfrentado amenazas de muerte de personas que usan un lenguaje similar.

"No debemos recurrir al uso de lenguaje ofensivo, peligroso o exacerbado para la legislación que no nos gusta, y estamos aquí, bajo el escudo de nuestra amiga difunta, con muchos de nosotros en este lugar que hemos estado sujetos a amenazas de muerte y abuso todos los días", afirmó Sherriff.

En respuesta, el primer ministro dijo: "Tengo que decir, señor presidente, que nunca había escuchado tanta tontería en toda mi vida".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "El primer ministro piensa que está por sobre la ley, pero la verdad es que no es apto para el cargo que ostenta", dijo el líder del partido laborista, Jeremy Corbyn.

Pero Sherriff no se quedó sola ante estas acusaciones. John Bercow también dijo algo al respecto: "Las mujeres y miembros de nuestras comunidades de minorías étnicas han sido desproporcionadamente sometidas a ese abuso y esas amenazas, y esa es la realidad".

Más tarde, Johnson aseguró que la mejor manera de "honrar" la memoria de Jo Cox era realizando el Brexit y uniendo al país.

Sus palabras, no obstante, fueron calificadas como "desubicadas" por el esposo de la diputada asesinada, Brendan Cox.

¿Qué sucede con el Parlamento británico?

La exaltación con que varios parlamentarios irrumpieron ayer en la Cámara de los Comunes fue ampliamente comentada en las esferas políticas británicas, donde se ha acostumbrado, históricamente, a llevar adelante debates civilizados y en buenos términos.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption "Tengo que decir, señor presidente, que nunca había escuchado tanta tontería en toda mi vida", dijo Johnson en respuesta a las acusaciones en su contra por utilizar lenguaje "peligroso" e "inflamatorio". Además, desafió a la oposición a destituirlo del poder.

De acuerdo con la editora política de la BBC, Laura Kuenssberg, la sesión del miércoles fue una de las más brutales que ha presenciado.

"Si esperaban que, eventualmente, nuestros políticos avanzaran hacia una forma de trabajar juntos, el Parlamento esta noche era un lugar de miedo y odio, no un lugar de debate y discusión que podría proporcionarnos una solución para todos", sentenció Kuenssberg.

Bercow, por su parte, indicó que ayer la atmósfera en los Comunes había sido "tóxica", agregando que es la "peor que ha conocido".

Derechos de autor de la imagen Getty Images

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados