Crisis en Venezuela: los problemas de pagar con tarjeta por las sanciones de Estados Unidos (y cuáles son las posibles alternativas)

Gasolinera Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Realizar pagos con tarjeta a menudo presenta muchos problemas en Venezuela.

El Ejército venezolano contra Mastercard.

Así se resume el último episodio del pulso que se libra en torno a la Venezuela sancionada por el gobierno de Estados Unidos.

El pasado septiembre la compañía de tarjetas de débito y crédito, con sede en Estados Unidos, dejó de prestar sus servicios al Banco de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Banfanb) y bloqueó las tarjetas de sus clientes a causa de las sanciones impuestas por Washington contra el Estado venezolano, según informó la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario de Venezuela.

Banfanb lo calificó de "bloqueo" y culpó al gobierno "imperialista" de Estados Unidos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El ejército venezolano ha tenido que buscar alternativas para encontrar tarjetas después de que Mastercard dejara de prestarle servicios.

La medida, que también afectó al Banco Agrícola de Venezuela, puso el foco en los problemas y potenciales riesgos para los clientes venezolanos de usar tarjetas bancarias integradas en las redes internacionales de pago, en una semana en la que otras compañías bancarias y tecnológicas anunciaron súbitamente el cese de sus actividades en el país.

¿Por qué se teme que las tarjetas dejen de funcionar en Venezuela?

Todo el que haya visitado Venezuela alguna vez conoce los problemas que a menudo se plantean al pagar con las tarjetas, que, sin embargo, son imprescindibles dada la escasez de efectivo que hace años sufre el país.

Los fallos en las comunicaciones y los cortes de electricidad hacen que muchas veces no puedan completarse las transacciones. Además, con una de crédito apenas alcanza para financiar un desayuno al mes.

La preocupación creció después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, firmara el 5 de agosto una orden ejecutiva que endurece las sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, al que acusa de gobernar ilegítimamente y de violaciones de los derechos humanos.

La orden prohíbe prestar apoyo financiero o tecnológico a personas o corporaciones vinculadas al "régimen de Maduro" y ha sido el motivo alegado por varias compañías internacionales que en los últimos días anunciaron que dejarán de prestar sus servicios en Venezuela.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La compañía Adobe anunció que dejaría de prestar servicio a sus clientes en Venezuela, pero tras haber recibido garantías de que no sufrirían sanciones, rectificó.

Las tecnológicas Adobe y Oracle, y TransferWise, popular plataforma británica de transferencias internacionales de dinero, dijeron adiós.

Aunque Adobe rectificó tras haber recibido garantías de que no sufrirían represalias de funcionarios del gobierno y sus usuarios en Venezuela podrán seguir utilizando sus servicios, el anuncio agravó la inquietud de sus clientes en el país.

En el caso de TransferWise, supondrá una dificultad añadida para los venezolanos que poseen fondos en el exterior y que afrontan crecientes dificultades en su manejo, como muestran las denuncias de que a muchos les han cerrado las cuentas que tenían en bancos de Estados Unidos solo por residir en Venezuela.

El economista Guillermo Arcay, de la firma de análisis Ecoanalítica, cree que se ha dado un "sobrecumplimiento" por parte de las compañías que han anunciado el cese de su actividad, ya que las sanciones solo apuntan a las personas o entidades relacionadas con el gobierno".

"Los costes de hacer un estudio legal para verificar uno a uno que a los clientes no les afectan las sanciones, así como el riesgo de seguir operando en Venezuela, son mayores que los posibles beneficios", explica.

Para Óscar Forero, investigador del Centro Internacional Miranda, que se define como "chavista", lo ocurrido es parte del "acoso contra la economía de Venezuela".

"Como las cosas no han ido como ellos esperaban, el gran capital internacional está apretando la tenaza".

Sin embargo, Luis Vicente León, presidente de la consultora venezolana Datanálisis, asegura que las marcas de tarjetas, "no han dado muestras de querer marcharse del país".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption TransferWise es un conocido servicio de envío de remesas que ya no podrá utilizarse desde Venezuela.

Hasta ahora Visa, Mastercard y American Express han podido incluso seguir operando transacciones con el Banco Central de Venezuela gracias a una exención en las sanciones emitida por el Departamento del Tesoro que vence en marzo del año que viene.

Como le sucede a la petrolera Chevron, que mantiene sus tratos con la petrolera estatal venezolana, su actividad en el país está supeditada a que se prolongue la vigencia de la exención de la que se benefician.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las sanciones de Estados Unidos afectan también a PDVSA, la compañía estatal petrolera de Venezuela.

¿Cómo sería Venezuela sin las grandes marcas de tarjetas?

En un país que sufre una escasez crónica de dinero en efectivo y en el que las tarjetas son uno de los medios de pago más utilizados, la salida de los colosos globales del dinero de plástico agravaría los problemas de la economía.

Forero afirma que "se produciría un gran colapso si la banca venezolana no toma medidas antes".

"Supondría tapar una arteria más de los medios de pago, veríamos proliferar nuevas plataformas digitales de pago y habría más incentivos al uso del dólar, cada vez más presente en las ciudades del país", prevé.

Según Luis Vicente León, esto sería "un gran dolor de cabeza" para los bancos, que se verían obligados a sustituir los plásticos, lo que acarrea costes.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La banca venezolana trabaja en un sistema alternativo para los pagos con tarjeta por si Mastercard o Visa dejan de operar en el país.

Para prepararse ante los efectos del posible cese de los servicios de las grandes plataformas internacionales de pago, el Banco Central Venezuela informó el pasado mayo del desarrollo de "un mecanismo alterno" para procesar operaciones con tarjeta independiente de las plataformas internacionales.

Según el portal Prodavinci, en el sector financiero se ve factible establecer ese sistema alternativo ya en 2020.

De hecho, Banfanb ya ha adelantado cuál podría ser la respuesta. El banco militar anunció un mes después de que Mastercard bloqueara sus tarjetas que emitiría las suyas propias gracias a su colaboración con Credicard, un consorcio local dedicado a la gestión de pagos.

Pero el desarrollo de esa infraestructura propia también plantea problemas, principalmente el precario estado de las comunicaciones en un país en el que gran parte del territorio no cuenta con cobertura para la telefonía celular y en el que hay cortes de luz a diario.

Forero vaticina que, en cualquier caso, los actores económicos en Venezuela "terminarán adaptándose a la nueva situación".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Rusia ha ofrecido a Venezuela y otros países sancionados por Estados Unidos un sistema de pagos propio alternativo al que utilizan los países occidentales.

León recuerda que en Cuba, Irán y otros países a los que Washington ha impuesto sanciones "ha acabado desarrollándose una tecnología local, aunque una mucho más primitiva".

Otra posible solución podría venir de Rusia.

Este país, que tiene buenas relaciones con la Venezuela de Maduro, lleva tiempo desarrollando un sistema global de pagos con el que quiere competir con SWIFT (Sociedad para las Comunicaciones Interbancarias y Financieras Mundiales, por sus siglas en inglés), el canal más utilizado por la banca occidental.

Arcay indica que "Rusia ha ofrecido su sistema a otros países sancionados por Estados Unidos y Venezuela podría acabar adoptándolo".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado