Evo Morales asegura que ganó las elecciones en Bolivia pese a la falta de resultados oficiales definitivos

Evo Morales Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption De confirmarse la victoria, sería el cuarto mandato consecutivo de Evo Morales.

Evo Morales aseguró este jueves que ganó las disputadas elecciones presidenciales en Bolivia, a pesar de que a esa hora de la mañana no había terminado el conteo oficial de votos.

"Les traigo una buena noticia", dijo el presidente en conferencia de prensa en La Paz, con un visible buen humor. "Falta 1,5%, puede variar y no es oficial todavía, pero ya ganamos".

"Al concluir el conteo del 98% de los votos, hemos ganado en la primera vuelta electoral", continuó.

El principal rival de Morales, Carlos Mesa, denunció "fraude electoral" y reclama la realización de una segunda vuelta.

Al respecto, Morales dijo que desde la oposición "no presentan pruebas".

Pese al anuncio del presidente, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Bolivia no había ofrecido los resultados definitivos de los comicios.

Al jueves de mañana, de acuerdo a los datos de la web del TSE, el presidente boliviano tenía 46,83% de los votos frente al 36,7% de su rival.

Morales necesita más del 40% de los votos y una ventaja superior a 10 puntos sobre Mesa para evitar una segunda vuelta.

Ante la pregunta de un periodista de si "temía" ir a una segunda vuelta, el presidente respondió: "Faltan como 120.000 votos. Vamos a respetar si el resultado final dice que hay segunda vuelta y vamos a ir. Y si el resultado dice que no la hay, lo vamos a defender".

También dijo: "Ya ganamos la primera vuelta. Falta todavía por contar, pero tengo información que lo que falta es voto del área rural".

El disputado conteo

El TSE ha sido duramente cuestionado por la oposición y por organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA)después de que el domingo pasado, día en el que se celebró la elección, suspendiera el conteo veloz de las actas de votación cuando el recuento era del 83%.

En ese momento, Morales obtenía el 45% de los votos mientras Mesa alcanzaba el 38%, lo que obligaba a la celebración de una segunda vuelta.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Desde las elecciones del domingo, ha habido manifestaciones pacíficas y violentas a favor y en contra del gobierno.

Tras 23 horas, la entidad electoral anunció al día siguiente nuevos resultados con más del 95% de votos contabilizados, otorgando entonces a Morales la ventaja de más de 10 puntos necesaria para triunfar en primera vuelta.

Esto provocó que miles de partidarios del candidato opositor salieran a las calles a protestar, así como también se manifestaron aquellos en favor del presidente.

Este miércoles Morales denunció "un golpe de Estado" en su contra y animó a sus partidarios a salir a las calles.

Al día siguiente en conferencia de prensa dijo: "Vamos a defender la democracia porque nosotros recuperamos la democracia".

Carlos Mesa lo acusó de ser el responsable de un quiebre institucional en el país: "Quien toma el control de todos los poderes y los concentra en uno solo de manera ilegítima, vulnerando la independencia de poderes, es protagonista de un golpe de Estado".

Mesa añadió que lo sucedido después de las elecciones del 20 de octubre "se está convirtiendo en un quiebre irreversible de la democracia" y llamó a mantener de forma permanente las protestas hasta que se confirme una segunda vuelta.

Segunda vuelta

Por su parte, la Misión de Observación Electoral de la OEA emitió este miércoles un contundente informe preliminar sobre el transcurso de las elecciones.

El organismo internacional, que denunció en repetidas ocasiones la suspensión del recuento de votos del domingo, sostuvo que la segunda vuelta entre Morales y Mesa debería realizarse en todos los casos, incluso si Evo lograra más de 10 puntos porcentuales por encima del líder opositor.

"En el caso de que, concluido el cómputo, el margen de diferencia sea superior al 10%, estadísticamente es razonable concluir que será por un porcentaje ínfimo. Debido al contexto y las problemáticas evidenciadas en este proceso electoral, continuaría siendo una mejor opción convocar a una segunda vuelta", sostuvo la OEA.

Según el organismo internacional, "la desconfianza en el árbitro del proceso electoral y la falta de transparencia de su accionar, así como la inequidad en la contienda y lo ajustado del desenlace de los comicios, han generado una alta tensión política y social".

La misión de observadores añadió que la renuncia este martes del vocal del TSE Antonio Costas es "particularmente alarmante".

"La renuncia debilita aún más la institucionalidad electoral (y) aumenta los niveles de desconfianza", concluyó la OEA.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado