Renuncia de Evo Morales: el líder boliviano llega a México tras recibir asilo político en ese país

Evo Morales llega a Mexico Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Morales aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México pasados unos minutos de las 11:00, hora local.

Evo Morales ya está en México.

El avión en el que viajaba llegó este martes al aeropuerto de Ciudad de México, después de haber renunciado a la presidencia de Bolivia y de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador le concediera asilo político.

El canciller de México, Marcelo Ebrard, fue el primero en recibir a Morales al bajar de la escalinata del avión de la Fuerza Aérea mexicana, que aterrizó pocos minutos después de las 11:00 (hora local).

Horas antes, Ebrard había calificado de "periplo" el viaje de Morales desde Bolivia a territorio mexicano, que se prolongó durante toda la noche tras hacer escala en Paraguay.

AMLO "me salvó la vida"

En sus primeras palabras, el líder boliviano lamentó el "golpe de Estado" tras su "nuevo triunfo" en la primera vuelta de las elecciones de octubre y agradeció al Ejecutivo de Andrés Manuel López Obrador su decisión de otorgarle asilo político.

Media playback is unsupported on your device
Evo Morales llegó a México después que el gobierno le concediera asilo político.

"El presidente de México me salvó la vida", aseguró, justo antes de denunciar cómo un día antes de su renuncia el pasado domingo "un miembro del equipo de seguridad del Ejército" le mostró mensajes que probarían cómo se estaban recibiendo ofertas para que los militares lo entregaran "a cambio de US$50.000", según Morales.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Morales agradeció al gobierno de México haberle "salvado la vida".

"Mientras tenga la vida, seguimos en política. Mientras tenga la vida, sigue la lucha, y estamos seguros que los pueblos del mundo tienen todo el derecho de liberarse", advirtió ante periodistas.

"No hay peor delito o pecado que es que ideológicamente somos antiimperialistas, y que sepa el mundo entero, no por este golpe voy a cambiar ideológicamente, no por este golpe voy a cambiar el haber trabajado con los sectores mas humildes", agregó.

Morales llegó a México junto al que fuera su vicepresidente, Álvaro García Linera; y su ministra de Salud, Gabriela Montaño horas antes de que la senadora Jeanine Áñez se proclamara presidenta del país.

Siguen las protestas

El pasado domingo, Morales anunció la repetición de las elecciones presidenciales del 20 de octubre después de que la Organización de Estados Americanos (OEA) diera a conocer "irregularidades" en los comicios, tras semanas de convulsas protestas callejeras.

La repetición de elecciones, sin embargo, pareció no haber sido suficiente para las Fuerzas Armadas del país, que sugirieron al mandatario que renunciara para permitir "la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad" en Bolivia.

Tras casi 14 años en el poder y tras haber estabilizado la economía y reducido la pobreza dramáticamente, Morales hizo efectiva su dimisión el domingo y, un día después, el gobierno de México anunció que le concedía asilo político en su país "por razones humanitarias".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, fue el primero en recibir a Morales al pisar territorio mexicano.

Tras su renuncia, las celebraciones de sus detractores y protestas de sus seguidores dieron paso a nuevos actos vandálicos, asaltos a viviendas, incendios de autobuses y enfrentamientos con las fuerzas de seguridad que se siguieron registrando este martes en La Paz y otras regiones.

Este martes la cifra de fallecidos durante la crisis en Bolivia ascendió a cuatro, tras la muerte del comandante de la Unidad Técnica Operativa Policial de La Paz, Herbert Antelo, quien sufrió un accidente en una autopista cuando trataba de controlar unas protestas.

Además, la Defensoría del Pueblo informó de más de 400 heridos desde que empezaron las protestas el 20 de octubre.

Los mensajes del asilo a Evo Morales

Por Alberto Nájar, BBC News Mundo, México

El asilo político del expresidente Evo Morales en México representa un momento clave para el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Desde el inicio de su mandato AMLO, como se le conoce en el país, empezó una serie de cambios en el estilo de gobierno que caracterizó al país durante casi 40 años.

Uno de los cambios es la relación con América Latina, a la que se restó prioridad en años pasados.

No es solo una modificación en las formas. En los últimos meses la diplomacia mexicana ejerce una firmeza en algunos temas que no se había visto en décadas.

Un ejemplo fue la postura en el Grupo de Lima ante sus críticas al gobierno del presidente Nicolás Maduro de Venezuela.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El gobierno de México justificó la concesión del asilo político "por razones humanitarias".

Otro es la determinación de incluir a los países del Triángulo Norte de Centroamérica —Honduras, Guatemala y El Salvador— en las negociaciones y acuerdos de México con Estados Unidos.

Pero el caso más evidente de la diplomacia en la era de López Obrador es el asilo a Evo Morales, una decisión que desató controversia en el país y que el presidente defiende.

Y va más allá: a diferencia de otros episodios críticos en Latinoamérica, cuando los distintos gobiernos expresaron posiciones mesuradas, esta vez México expresó claramente su rechazo al "golpe de Estado" en Bolivia.

En el fondo se trata de un mensaje a los opositores del actual gobierno y al resto del continente.

Lo dijo el canciller Marcelo Ebrard este martes. Sin duda alguna, expresó, "en toda América Latina, el Caribe y el resto del mundo esto va a tener una repercusión importante para las posiciones y la presencia de México".

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado