Crisis en Bolivia: el gobierno interino de Jeanine Áñez rompe relaciones con Venezuela

Karen Longaric Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La canciller interina de Bolivia, Karen Longaric, hizo el anuncio este viernes.

El gobierno interino de Bolivia anunció que rompe relaciones con Venezuela.

La canciller en funciones, Karen Longaric, aseguró que pedirán a los diplomáticos "que representan al gobierno de Nicolás Maduro" que abandonen el país.

Longaric también anunció que el nuevo gobierno, establecido tras la renuncia de Evo Morales el 10 de noviembre, abandona la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y analiza su desvinculación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), dos organizaciones forjadas por el eje progresista con el gobierno venezolano.

Los anuncios se produjeron en el marco de una rueda de prensa donde las autoridades bolivianas presentaron a nueve venezolanos arrestados, acusados de instigar las protestas en contra del gobierno actual.

Según la policía, fueron encontrados con armas de grueso calibre.

"Bolivia no tolerará ninguna injerencia del gobierno de Venezuela", dijo el ministro de gobierno interino, Arturo Murillo.

"Durante 14 años han hecho lo que han querido", indicó, en referencia a la alianza del país con Venezuela y Cuba durante la última década.

Image caption Durante la rueda de prensa, se presentó ante los medios a nueve venezolanos arrestados por las autoridades.

Los gobiernos de Cuba y Venezuela fueron los más cercanos al gobierno de Morales, lo cual se manifestó en acuerdos políticos, comerciales y militares.

Las relaciones entre Caracas y La Paz siempre fueron criticadas por la oposición a Morales con el argumento de que Venezuela estaba injiriendo en la política local.

Días de tensión, con el foco en Venezuela y Cuba

El anuncio del gobierno interino se produjo además un día después de que las autoridades bolivianas arrestaran a cuatro miembros de la Brigada Médica Cubana, acusados de financiar protestas violentas contra el gobierno en funciones.

Medios locales reportaron que el arresto se dio tras la denuncia de vecinos del centro de La Paz, según los cuales los cubanos estaban pagando a gente para que saquearan negocios.

Image caption El gobierno interino presentó a los venezolanos arrestados, un día después de la detención de cuatro miembros de la Brigada Médica Cubana.

El ejecutivo cubano, que rechazó dichas acusaciones, decidió retirar a más de 720 funcionarios para "evitar fricciones".

La cancillería cubana aseguró que el dinero en efectivo que se incautó era parte del pago habitual a los miembros de la misión.

Una profunda crisis

Las elecciones presidenciales del 20 de octubre, en las que Morales buscaba un cuarto mandato entre señalamientos de abuso de poder, dejaron una profunda crisis política en Bolivia.

La Organización de Estados Americanos (OEA) realizó una auditoría de los resultados después de las numerosas denuncias de fraude electoral y en su informe preliminar habló de "irregularidades" en los comicios.

Tras el informe de la OEA, Morales anunció el domingo la repetición de las cuestionadas elecciones presidenciales.

Sin embargo, las Fuerzas Armadas "sugirieron" que renunciara, lo que el mandatario acabó haciendo horas después. Morales salió del poder tras 14 años y viajó a México en calidad de asilado político.

El asilo a Morales en México -celebrado y mediado por el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández- fue interpretado como un giro importante del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en su política hacia la región y el resto del mundo.

Análisis de Boris Miranda, enviado especial de BBC Mundo a Bolivia

La presidenta interina de Bolivia ha señalado en numerosas oportunidades que su gobierno es de transición.

Sin embargo, a solo días de haber asumido el mandato del país sudamericano, Áñez ha comenzado a tomar acciones en áreas clave del país, como la política exterior.

La más fuerte de ellas, además de haber cesado a todos los "embajadores políticos" de Evo Morales, fue la tomada respecto a Venezuela.

Decisiones tan trascendentales como romper con uno de los principales aliados políticos del país durante casi 14 años provocan en más de uno la duda respecto a la legitimidad de estas acciones hechas por un gobierno cuya principal misión es llamar a nuevas elecciones en el menor tiempo posible.

En entrevista con la BBC, Áñez insistió cada vez que pudo que su gobierno goza de toda la legalidad y autoridad para cambiar el rumbo que Bolivia llevaba durante la administración Morales.

No obstante, también es posible que esta serie de acciones que el ejecutivo de transición anuncia a toda velocidad queden en la nada en el corto o mediano plazo, cuando un nuevo presidente llegue al poder en el país.

Cambio de línea hacia Caracas

Durante el último año, decenas de países de América Latina y el mundo reconocieron al líder opositor Juan Guaidó como presidente de Venezuela y rompieron relaciones con el gobierno de Nicolás Maduro, considerando que su victoria en las elecciones de 2018 fue fraudulenta.

Bajo el mandato de Morales, Bolivia era uno de los pocos países que no solo mantenía las relaciones bilaterales con Maduro, sino que lo apoyaba en las diferentes instancias multilaterales en las que el político venezolano es acusado de violar el orden democrático.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Morales y Maduro fueron siempre aliados incondicionales.

En calidad de lo que la oposición venezolana considera como su presidente, Juan Guaidó reconoció a Áñez como presidenta de Bolivia.

El líder opositor llamó a sus seguidores a las calles este sábado. Guaidó espera que los sucesos en Bolivia sirvan de "aliciente" para sus seguidores tras meses de ausencia de protestas en Venezuela.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado