Encapuchados armados irrumpen en la sede del partido de Juan Guaidó el día antes de la jornada de protestas convocada por la oposición en Venezuela

Juan Guaidó Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El líder de la oposición venezolana llegó a la sede de su partido, Voluntad Popular, para llamar a sus seguidores a participar en las marchas de protesta contra el gobierno de Niolás Maduro.

Un grupo de unos 20 encapuchados portando armas largas y vestidos con ropa de combate irrumpieron en la noche de este viernes en una de las sedes de Voluntad Popular, el partido del líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, en Caracas.

Según testigos presenciales, en el interior de la oficina se encontraban en ese momento una treintena de miembros del partido, que fueron retenidos.

Los encapuchados no portaban distintivo alguno de ningún cuerpo policial o militar y eludieron identificarse. Se desconoce si pertenecen a alguno de los organismos de seguridad venezolanos.

Manuel Goncalves, responsable de organización de Voluntad Popular, era uno de los que se encontraban en la oficina y le contó a BBC Mundo su versión de lo ocurrido: "Entraron violentamente. Nos encañonaron y nos dijeron que nos tiráramos al piso. Luego nos quitaron todos los celulares y el dinero que llevábamos".

Goncalves dijo también que los encapuchados causaron daños en la oficina.

"Rompieron todas las cámaras, los equipos de comunicación y arrojaron contra el suelo los computadores".

Llegada de Juan Guaidó

Poco después de que el grupo armado abandonara el lugar, se presentó allí Guaidó, quien reiteró el llamamiento a sus seguidores a secundar las marchas de protesta contra el gobierno de Nicolás Maduro a las que ha convocado este sábado en todo el país.

Guaidó culpó a "grupos paramilitares afectos al régimen" del incidente y lo atribuyó a "una maniobra desesperada por parte de la dictadura que sabe que mañana habrá una gran manifestación de repudio".

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Se vivieron momentos de nerviosismo en la sede del partido opositor Voluntad Popular en Caracas.

Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, entre ellos Estados Unidos y la mayoría de los de América Latina, lleva desde que comenzó el año llamando a la "presión popular" para sacar del poder a Nicolás Maduro, al que acusa de irregularidades en las elecciones que le permitieron revalidar la presidencia hasta 2025.

La asistencia a las protestas ha sido mucho menor en las últimas convocatorias y algunas encuestas empiezan a mostrar una caída en la popularidad de Guaidó.

La oposición venezolana confía en que lo sucedido en Bolivia con la reciente renuncia y salida del país del presidente Evo Morales anime a la gente a volver a salir a protestar contra Maduro.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado