Protestas en Colombia: un joven resulta gravemente herido mientras continúan las manifestaciones contra el gobierno

Manifestante en Bogotá, Colombia Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La capital colombiana volvió a sentir el sonido de los cacerolazos este sábado.

Las calles de Bogotá fueron este sábado escenario de nuevas protestas.

Levantado el toque de queda que decretaron las autoridades colombianas para la noche del viernes al sábado, cientos de personas volvieron a hacer sonar sus cacerolas, especialmente en las inmediaciones de la plaza Bolívar y el Parque Nacional.

Las marchas pacíficas derivaron en disturbios ante la llegada de agentes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) que lanzó gases lacrimógenos sobre los manifestantes.

Un joven de 18 años resultó gravemente herido cuando un agente del ESMAD disparó una bomba aturdidora que le golpeó en la cabeza.

El hecho generó críticas de varios sectores, que lo consideraron exceso de fuerza de parte de la Policía, criticada por esta y otras acciones contra personas que se manifiestan pacíficamente.

"Manifestamos nuestra preocupación por el uso desmedido de la fuerza por parte del ESMAD en manifestación en Bogotá. Su accionar ha dejado un joven de 18 años gravemente herido. Solicitamos a la fuerza pública valorar sus acciones de cara al respeto de los derechos humanos", afirmó la Defensoría del Pueblo en su cuenta de Twitter.

El presidente Iván Duque también lamentó el incidente y ordenó una investigación.

En este contexto, la capital colombiana intentaba recuperarse de una noche de pánico y confusión por distintas informaciones que se propagaron por redes sociales y cadenas de WhatsApp sobre posibles saqueos de complejos residenciales, lo que hizo que vecinos de numerosos edificios se organizaran en grupos de defensa para proteger las propiedades.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El gobierno colombiano militarizó partes del país, acuarteló el ejército, cerró las fronteras y otorgó facultades extraordinarias a gobiernos locales para "mantener el orden".

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, llamó a la tranquilidad y denunció que todo era una "campaña orquestada" para generar pánico.

"Campaña orquestada"

Colombia vive días de protestas tras el paro nacional del jueves, día en que el país vivió una jornada de manifestaciones mayoritariamente pacíficas calificada como "histórica".

Sin embargo, la situación se agravó con la denuncia de "saqueos" y "actos vandálicos" que llevaron al gobierno a decretar un toque de queda para la noche del viernes en Bogotá y sacar el ejército a la calle.

Las redes sociales sirvieron como conducto para aumentar la tensión con la difusión de mensajes en los que se alertaba de acciones coordinadas en las que grupos de vándalos parecían intentar ingresar en conjuntos cerrados en distintas zonas de la ciudad.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption De acuerdo con las autoridades de Bogotá, el viernes se reportaron algunos actos vandálicos en algunos sectores de la capital, como resultados de los cuales se vieron afectadas 76 estaciones y 79 autobuses del servicio de transporte conocido como Transmilenio, así como varios supermercados.

"Tenemos bates de béisbol, palos, pitos, linternas y de todo porque nos dijeron los vecinos que un grupo había intentado ingresar al conjunto", le dijo al periódico colombiano El Tiempo un ejecutivo que vive en Colina Campestre.

"No fue una supuesta amenaza, fue real", "en Modelia no dormimos", escribieron otros residentes.

El alcalde Peñalosa llamó a la tranquilidad y calificó estos hechos como una "campaña orquestada" para generar pánico.

"Frente a la ola casi de pánico que se ha presentado esta noche en Bogotá, muy similar a la que se presentó en Cali con relación a algunos vándalos ingresando a conjuntos cerrados, quiero informarles que aquí hemos revisado cientos de llamadas, prácticamente en la totalidad de los casos nunca ha sido algo real", enfatizó Peñalosa en un video difundido en su cuenta de Twitter el viernes por la noche.

"Aquí hay una campaña orquestada, quiero decirles que aquí atendemos de inmediato todas las solicitudes de los ciudadanos, yo los invito a la calma y a que no caigamos en esta trampa que han tendido los que quieren generar terror entre nuestros ciudadanos", añadió.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En internet circularon versiones contrapuestas sobre los supuestos ataques coordinados: hay quienes aseguran que se trata de verdaderos delincuentes que se intentan aprovechar de la situación y hay otros que denuncian que los presuntos vándalos son en realidad personas pagadas por las fuerzas de seguridad para extender el terror.

Tanto dirigentes del oficialismo como de la oposición se acusaron mutuamente de idear esta "campaña".

Para el oficialismo, los organizadores de dicha campaña tendrían como objetivo generar zozobra en busca de una situación de tensión similar a la que se vive en otros países de la región.

Para la oposición, el fin sería deslegitimar la protesta del jueves.

El senador opositor Roy Barreras pidió "investigar denuncias sobre vandalismo inducido para generar pánico y deslegitimar protesta pacífica".

La respuesta de Duque

El presidente de Colombia quiso desmentir este sábado en conferencia de prensa las versiones de los hechos que insinúan que las Fuerzas Públicas están detrás de los supuestos actos vandálicos para generar pánico.

En relación con la tensión que vive el país, Duque anunció el viernes que la próxima semana iniciaría con todos los sectores políticos y sociales un diálogo nacional para mejorar su gobierno, pero decidió adelantar su agenda.

"Mañana (domingo) con alcaldes y gobernadores electos de todo el país iniciaremos conversación nacional. Este lunes lideraremos mesa de trabajo con Comisión Nacional de Concertación Laboral. En el transcurso de la semana continuaremos diálogos con diferentes sectores sociales", manifestó el presidente en Twitter.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En un país sin tradición de protesta como Colombia, el paro nacional del 21 de noviembre de 2019 fue histórico.

Esa "conversación" se realizará en las regiones con todos los sectores políticos y sociales, para lo cual se utilizarán medios electrónicos y "mecanismos participativos para todos los colombianos", y se "buscará tener un cronograma claro para que todos podamos edificar un camino significativo de reformas", explicó Duque en una alocución televisada el viernes.

El mandatario enfrenta sus horas más bajas desde que llegó al poder, hace 15 meses.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption A la convocatoria del paro nacional se sumaron estudiantes, docentes, indígenas, campesinos, mujeres, grupos opositores, así como defensores de los acuerdos de paz suscritos con la exguerrilla de la FARC.

Las protestas tienen lugar poco después de que una encuesta de la empresa Gallup del pasado mes de octubre ubicó el nivel de desaprobación de Duque en 69%, mientras que su aprobación era de apenas 26%.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado