Crisis en Bolivia: la presidenta interina Jeanine Áñez promulga la ley para convocar nuevas elecciones sin Evo Morales como candidato

Jeanine Áñez, presidenta interina de Bolivia Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Desde la presidencia interina de Bolivia, Jeanine Áñez ha prometido una pronta convocatoria de elecciones.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, promulgó este domingo una ley para convocar lo antes posible nuevos comicios en el país, con el compromiso de que serán unas elecciones "limpias, justas y transparentes".

Áñez subrayó el compromiso de su Gobierno provisional con unas elecciones limpias frente al "fraude" del que acusa a Evo Morales en los comicios del pasado 20 de octubre, cuyos resultados con esta ley, que el Congreso de Bolivia aprobó por unanimidad en sus dos cámaras, quedan anulados.

A las elecciones podrán concurrir todos los partidos políticos, incluido el Movimiento al Socialismo, la formación de Evo Morales, pero el expresidente no podrá presentarse a la reelección.

"Las y los ciudadanos que hubieran sido reelectos de forma continua a un cargo electivo durante los dos períodos constitucionales anteriores no podrán postularse como candidatosal mismo cargo electivo", señala el texto.

La promulgación de la ley coincide con el levantamiento de los bloqueos de carreteras por parte de manifestantes que mantienen conversaciones con Áñez para poner fin a semanas de disturbios que han dejado más de 30 muertos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

Evo Morales renunció a la presidencia el 10 de noviembre a sugerencia de las Fuerzas Armadas y bajo la presión de las protestas de quienes lo acusaron de fraude en los comicios del pasado 20 de octubre.

Morales dijo que fue derrocado en un golpe de Estado y viajó a México, que le otorgó asilo.

Acuerdo del MAS

Los legisladores del MAS llegaron a un acuerdo con otras agrupaciones políticas para aprobar una ley necesaria para designar un nuevo tribunal electoral que pueda convocar a nuevas elecciones en 2020.

En la ciudad de El Alto, cerca de la sede de gobierno en La Paz, la ruta de acceso a una planta de gas que fue un punto focal de los manifestantes se reabrió el sábado.

Medios locales reportaron que los bloqueos de carreteras en otras regiones también se levantaron como parte de una pausa en las manifestaciones.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Los bolivianos intentan recuperar la normalidad del día a día.

Los vecinos de El Alto esperaban en una larga fila bajo la lluvia para abastecerse de gas fuera de la planta Senkata, donde ocho personas murieron el martes en enfrentamientos entre fuerzas de seguridad y manifestantes.

Los hijos de Evo

Mientras tanto, este sábado también se supo que los hijos de Evo Morales, Evaliz y Álvaro, dejaron Bolivia rumbo a Argentina, adonde llegaron como ciudadanos comunes, sin pedido de asilo por el momento.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, publicó en Twitter una foto de las tarjetas de embarque de un vuelo comercial hacia Buenos Aires, con escala en Lima.

No a la amnistía

Por otra parte, el gobierno interino rechazó la opción de estudiar una ley de amnistía para el líder boliviano asilado en México.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Desde algunos sectores, la principal crítica que le hacen a Evo Morales es que se presentara a las elecciones del 20 de octubre.

En distintas entrevistas concedidas desde ese país, incluida la conversación que mantuvo con BBC Mundo, Morales ha insistido en su disposición a regresar a Bolivia, "en cualquier momento".

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado