Evo Morales: la Fiscalía de Bolivia dicta orden de detención contra el expresidente por "sedición y terrorismo"

Evo Morales Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Evo Morales ofreció una rueda de prensa en Buenos Aires el martes 17 de diciembre en la que habló del "golpe de Estado" del que dijo haber sido víctima.

La Fiscalía de Bolivia emitió este miércoles una orden de aprehensión contra el expresidente Evo Morales, a quien acusa de supuestos delitos de "sedición y terrorismo".

El ministro interino de Gobierno boliviano, Arturo Murillo, compartió en Twitter una fotografía del documento en el que se dispone la aprehensión del exmandatario refugiado en Argentina y se solicita su traslado ante la Fiscalía Especializada Anticorrupción para "prestar su declaración informativa".

Morales está en territorio argentino desde el pasado 12 de diciembre tras permanecer casi un mes como asilado político en México.

Desde allí reaccionó para calificar la orden de aprehensión como "injusta, ilegal e inconstitucional". Así lo denunció en Twitter.

Crisis en Bolivia

El líder cocalero renunció a la presidencia de Bolivia el 10 de noviembre por la profunda crisis política desatada tras las controvertidas elecciones del 20 de octubre, en medio de denuncias de fraude de parte de la oposición y enfrentamientos en las calles.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Evo Morales llegó a Argentina el jueves 12 de diciembre.

Morales dijo que dejaba el cargo para evitar que continuara la violencia en el país y denunció lo ocurrido como "un golpe cívico, político, militar y policial".

La renuncia de Morales fue acelerada por la sugerencia de las Fuerzas Armadas de que se hiciera a un lado y tras la publicación esa misma jornada de un informe previo de la Organización de Estados Americanos (OEA) que advertía de "graves irregularidades" en los comicios de octubre, en los que fue declarado vencedor para un cuarto mandato consecutivo.

El informe final de la OEA estableció una "manipulación dolosa" en las elecciones, ahora anuladas por una ley de urgencia que prevé nuevos comicios a comienzos de 2020, aún sin fecha.

Dos días después de su dimisión, la entonces senadora de oposición Jeanine Áñez asumió la presidencia del país de manera interina.

¿De qué se le acusa?

El gobierno interino presentó en noviembre una denuncia contra Morales por delitos como terrorismo, al acusarle de incitar a la violencia contra el ejecutivo en funciones desde su asilo en México.

La acusación se sustenta en pruebas como un video en el que se escucha una voz atribuida a Morales, cuya autenticidad no ha sido demostrada por fuentes independientes.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El gobierno interino de Jeanine Áñez acusa a Morales de "sedición y terrorismo".

La voz, por teléfono supuestamente desde México, incita a un dirigente cocalero en Bolivia, contra quien también hay una orden de aprehensión, a mantener bloqueadas las ciudades para impedir el ingreso de alimentos.

La Fiscalía de Bolivia anunció que al exmandatario no le corresponde un "juicio de privilegio" sino un proceso judicial ordinario dado que la grabación atribuida a él se produjo después de su renuncia a la primera magistratura del país.

"Las acciones en investigación han sido posteriores al 10 de noviembre, cuando ha dejado la función presidencial", afirmó el fiscal general de Bolivia, Juan Lanchipa.

La autoridad judicial añadió que se notificará a la Interpol de la orden de aprehensión y se coordinará con la Cancillería boliviana para solicitar una orden de captura internacional.

Qué supone para el expresidente

La disposición de la Fiscalía pone en suspenso un posible retorno a Bolivia de Morales, quien insistió en diversas ocasiones que era una de las opciones que manejaba.

El expresidente fue nombrado como "jefe de campaña" de su partido político para las elecciones que se deberán realizar en 2020.

De hecho, este miércoles, al reaccionar sobre la orden de detención, Morales escribió: "Temen lo inevitable: que volvamos".

Este miércoles, Morales visitó la Asociación Madres de Plaza de Mayo y su comitiva en Argentina desde su llegada no ha dejado de crecer.

En caso de que se lanzara una orden de captura internacional, sus movimientos no solo a Bolivia sino hacia otros países podrían verse limitados.

Asilo en el exterior

Argentina es el tercer país en el que Morales hace una parada desde su renuncia después de su estancia en México y una breve visita médica a Cuba.

Todo apunta a que la estadía en Buenos Aires será más larga que la de Ciudad de México, o al menos eso dio a entender el canciller argentino, Felipe Solá, cuando afirmó que el exmandatario llegó "para quedarse y se quedará como refugiado".

Solá aseguró que el expresidente se comprometió a no hacer declaraciones políticas y agregó: "Si no nos ocupábamos de él rápidamente podía correr peligro su vida y, si corría peligro su vida, además de vida humana, iba a correr sangre en Bolivia, en nuestra opinión también".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado