Crisis en Venezuela: qué busca Bolivia con su ingreso al Grupo de Lima, la alianza regional contra el gobierno de Nicolás Maduro

Jeanine Áñez Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Jeanine Áñez asumió la presidencia de Bolivia tras la salida del país de Evo Morales.

El gobierno interino de Bolivia dio este domingo otro paso para alejarse del legado de más de 10 años de la política exterior de Evo Morales.

En un comunicado, la cancillería de la nación suramericana anunció que el país se unía formalmente al Grupo de Lima, la alianza conformada por una decena de países latinoamericanos y Canadá para buscar una salida a la crisis en Venezuela.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia comunica el ingreso de Bolivia al Grupo de Lima", indica la breve nota oficial.

"Así Bolivia contribuirá a lograr una solución pacífica, democrática y constitucional a la crisis en Venezuela, que debe ser guiada por el pueblo venezolano", agrega.

El Grupo de Lima fue duramente criticado por el anterior gobierno de Evo Morales que lo consideraba como un mecanismo de injerencia hacia el gobierno de su aliado Nicolás Maduro.

Según medios bolivianos, la decisión del gobierno de Jeanine Áñez no solo marca una ruptura decisiva con el gobierno anterior, sino también con la política de "hermandad" que caracterizó las relaciones entre Caracas y La Paz por los últimos 13 años.

La decisión de Áñez es solo el último de los pasos que ha tomado la nueva directiva del país para intentar borrar el legado de Morales, que se refugió primero en México y luego en Argentina tras una oleada de protestas que llevaron a las Fuerzas Armadas a "sugerirle" que renunciara en noviembre pasado.

¿Cuáles fueron las reacciones?

El gobierno de Perú, "en su calidad de coordinador del Grupo de Lima y en nombre de los Estados que lo integran", expresó satisfacción por la incorporación de Bolivia a los trabajos del Grupo, "que tiene el objetivo de contribuir a lograr una solución pacífica, democrática y constitucional a la crisis en Venezuela".

Mientras, el opositor venezolano Julio Borges, representante diplomático del también líder opositor Juan Guaidó, consideró que la decisión de Bolivia "va a fortalecer la agenda de presión que sostiene la región contra Nicolás Maduro".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Evo Morales renunció a la presidencia de Bolivia el pasado 10 de noviembre.

Según Borges, los líderes de la oposición venezolana - que tradicionalmente desconoció el gobierno de Morales- esperan visitar pronto La Paz para "fortalecer las relaciones entre los dos gobiernos y a acordar mecanismos de presión contra el régimen de Maduro".

El gobierno de Venezuela, por su parte, criticó el ingreso de Bolivia y consideró que la admisión de la nación suramericana hacía que se le vieran "todas las costuras al Grupo (cartel) de Lima"

"Incorporan en sus filas a una dictadura fascista, racista, producto de un golpe de Estado sangriento", escribió en su Twitter.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado