Caso Fátima: cómo la respuesta de AMLO ante los feminicidios se convirtió en una crisis para su gobierno

Protesta feminicidios Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption "Negarse a escuchar aumentó el infierno"

Es uno de los temas más polémicos para el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En una de sus conferencias de prensa matutina esta semana el mandatario fue cuestionado sobre el asesinato de la niña Fátima, de 7 años de edad, y el problema de feminicidios en México.

Su respuesta enojó a muchos. "Es lamentable que esto suceda" dijo, pero luego aseguró que el crimen es parte de una crisis de valores provocada por el neoliberalismo.

"Yo sostengo que se cayó en una decadencia, fue un proceso de degradación progresivo que tuvo que ver con el modelo neoliberal", respondió.

En pocas horas la frase desató una tormenta. En redes sociales muchos acusaron falta de sensibilidad del presidente, en un país donde 10 mujeres son asesinadas al día.

La controversia se sumó a otra iniciada días antes, debido a la posición de AMLO (como se conoce en México al mandatario) ante el feminicidio de la joven Ingrid Escamilla.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El asesinato de la niña Fátima, de 7 años, aumentó las protestas.

Organizaciones feministas convocaron a protestas, inclusive una frente a Palacio Nacional donde vive López Obrador.

El presidente pidió a quienes protestaron por los feminicidios que "no nos estén pintando puertas", pues algunas personas rociaron pintura a las puertas y paredes del Palacio.

"No es política de avestruz"

Sin embargo, en unos días la polémica se convirtió en una crisis para el presidente, coinciden los analistas.

Encuestas como la realizada por Consulta Mitofsky revelaron que, en estos días, el mandatario registró el nivel más bajo en su popularidad desde que asumió el poder el 1 de diciembre de 2018.

Según la consultora el respaldo del presidente es de 55%, 10 puntos menos que en abril de 2019.

La razón central es su respuesta al tema de los feminicidios. "Sí está perdiendo, tiene que cambiar la agenda" explica Roy Campos, director de Mitofsky.

"Decir que es culpa del neoliberalismo, que a la mujer debes respetarla y pedir que no pinten puertas es como una falta de sensibilidad al enojo que muestran las mujeres".

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption López Obrador enfrenta una crisis por su respuesta a los feminicidios en México.

Una posición que tiene consecuencias, señala Francisco Abundis director de la consultora Parametría.

"Es una crisis grave de comunicación por la indolencia que ha mostrado, por la ignorancia del tema" dice a BBC Mundo.

Ante la controversia López Obrador insiste en que los feminicidios son prioridad para su gobierno.

"Todos los días atiendo el problema, y no sólo estoy preocupado, estoy ocupado. No es sólo administrar el conflicto, el sufrimiento de la gente en este caso de las mujeres" afirma.

"No estoy metiendo la cabeza en la arena, no estoy evadiendo mi responsabilidad, no es la política del avestruz".

El trasfondo de la crisis

En la historia de la actual crisis por los feminicidios los comentarios del presidente no son el único elemento.

Al inicio de febrero se divulgó un proyecto de la Fiscalía General de la República (FGR), para cambiar la figura de feminicidio que existe en el Código Penal.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La sucesión de casos en las últimas semanas ha provocado una movilización popular que exige respuestas al gobierno.

La intención, según la Fiscalía, era que todos los asesinatos de mujeres se consideren automáticamente como feminicidios sin necesidad de cumplir con las condiciones legales que ahora existen.

Quienes legalmente son considerados feminicidas enfrentan sanciones penales mayores que otros sentenciados por asesinato.

Sin embargo, para que un crimen contra mujeres se considere como feminicidio debe cumplir varios requisitos.

Algunos de ellos son que las víctimas presenten signos de violencia sexual, hayan sido mutiladas, tuvieran una relación sentimental o de confianza con su agresor y que sus cuerpos sean expuestos o exhibidos en lugares públicos.

Legisladoras y organizaciones feministas denunciaron que la FGR pretendía eliminar el delito de las leyes.

No es verdad, respondió el fiscal Alejandro Gertz Manero. Al final, el presidente López Obrador dijo que no estaba de acuerdo con las modificaciones propuestas.

Derechos de autor de la imagen Facebook
Image caption El feminicidio de Ingrid Escamilla es parte de la crisis que enfrenta AMLO.

Pero la controversia ya existía. Y se intensificó tras el asesinato de Ingrid Escamilla, y la divulgación en algunos medios y redes sociales de la imagen de su cuerpo violentado.

Silencio en décadas

Los feminicidios no son un tema nuevo en México. De acuerdo con la FGR en los últimos 8 años los asesinatos de mujeres aumentaron 137,5%

Pero, de acuerdo con organizaciones civiles, el número puede ser mayor, porque estos crímenes no siempre se denuncian o son tipificados como feminicidios.

De los casi 4.000 asesinatos de mujeres reportados el año pasado, solo 976 se consideraron feminicidios, según datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Inclusive existen organizaciones que desde hace décadas apoyan a familiares de las víctimas, y que promueven reformas legales o políticas públicas sobre el tema.

En ese tiempo el problema permaneció ajeno a la mayoría de los medios dicen algunos como Frida Guerrera, como se hace llamar la activista Verónica Villalvazo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Miles de mujeres protestaron en México contra los feminicidios.

Pero en las últimas semanas la "epidemia de feminicidios" tuvo mayor relevancia. ¿Por qué?

Una razón es un creciente movimiento feminista, integrado sobre todo por estudiantes de bachillerato y universidad, que desde el año pasado organizaron varias protestas en la capital mexicana y otras ciudades contra la violencia de género.

También existe cansancio ante el problema. "Hay muchas otras mujeres gritando desde hace más de 20 años", dice Frida Guerrera a BBC Mundo.

Otro de los elementos es la respuesta de López Obrador ante las protestas por los feminicidios, añade la activista.

"Es un tema que tiene años de impunidad, de mensajes donde se puede asesinar a mujeres y difícilmente se investiga o existía la justicia".

"El negarse a escuchar hizo crecer este infierno".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado