Coronavirus: la incierta situación de miles de latinoamericanos varados en otros países tras el cierre de fronteras por el covid-19

Los colombianos David Cuéllar y Jennifer Sánchez Derechos de autor de la imagen Cortesía David Cuéllar
Image caption Los colombianos David Cuéllar y Jennifer Sánchez pasaban su luna de miel en Perú cuando se vieron sorprendidos por el cierre de fronteras. Ahora no saben cuándo regresarán a sus casas.

Para muchos se trataba de un viaje de placer para el que llevaban tiempo ahorrando.

Pero "en cuestión de horas", sus vacaciones se iban a convertir en casi una pesadilla.

Miles de personas se encuentran varadas en prácticamente todo el mundo después de que un gran número de países decidieran en los últimos días cerrar sus fronteras para evitar la expansión del coronavirus.

No existen datos oficiales de cuántos fueron sorprendidos por las medidas de urgencia tomadas en su propio país o en el que se encontraban de viaje, y que les impiden regresar a sus casas en la fecha prevista.

Sin embargo, el poco espacio discurrido entre el anuncio de estas iniciativas hasta que los gobiernos las ponen en marcha en fronteras y aeropuertos, permite tener una idea de la magnitud del problema y de cuántos se habrán visto afectados al no tener tiempo para hacer cambios en sus planes.

En América Latina, El Salvador -que sigue sin reportar ningún caso oficial de covid-19- fue el primero en prohibir el ingreso de extranjeros y de imponer una cuarentena obligatoria en albergues para salvadoreños el pasado 11 de marzo.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Las Fuerzas Armadas tomaron el control del aeropuerto internacional de Lima en Perú tras el cierre de fronteras el pasado domingo.

Poco después, muchos otros países de la región pusieron en marcha medidas similares, dejando a miles de sus ciudadanos en una situación de incertidumbre: no saben cuándo podrán regresar a sus casas ni, en algunos casos, cómo se van a mantener económicamente hasta entonces.

Jacobo, mexicano en Perú: vuelos humanitarios

Uno de los casos más recientes fue el de cientos de turistas en Perú que se vieron sorprendidos cuando el presidente Martín Vizcarra anunció en la noche del domingo el estado de emergencia nacional y el cierre de fronteras.

El mexicano Jacobo Frontana es uno de ellos. Llegó la semana pasada de vacaciones al país andino junto a unos amigos y el anuncio del gobierno le sorprendió en la ciudad de Cusco.

"El lunes temprano fuimos al aeropuerto y nos dijeron que la gente que tenía boleto para ese día podría volar, pero después se cerraban fronteras hasta el 2 de abril. Nosotros volábamos el jueves 19 de regreso y no había manera de cambiarlo", le cuenta a BBC Mundo.

Derechos de autor de la imagen Cortesía Jacobo Frontana
Image caption El lunes, pocas horas después del anuncio del cierre de fronteras por parte del gobierno de Perú, el aeropuerto de Cusco estaba lleno de gente que pedía información sobre sus vuelos.

Desde ese momento, este joven que trabaja en una financiera en Ciudad de México empezó a denunciar su situación en redes sociales pidiendo ayuda al gobierno de su país.

El propio canciller mexicano, Marcelo Ebrard, le respondió en Twitter diciendo que trabajaban junto al gobierno peruano para buscar alternativas para ellos.

Según Frontana, su embajada en Perú les respondió el lunes para pedirles sus datos y les informó que había unos 400 mexicanos varados en el país como él.

Finalmente, en la noche del martes, Aeromexico anunció "un vuelo humanitario" para este jueves de Lima a Ciudad de México.

La compañía Interjet dijo que operará el miércoles un vuelo entre la capital mexicana y la peruana, y otro entre Cancún y Lima (ambos de ida y vuelta) para ayudar "a más de 600 pasajeros a llegar a su país", tanto de México como de Perú, lo que fue celebrado por el canciller Ebrard.

Poco después, la Secretaría de Relaciones Exteriores confirmó que el jueves también llegarán dos aviones chárter a Cusco.

A última hora del martes, ninguna autoridad le había notificado aún sobre estos vuelos a Frontana, quien se enteró por redes sociales de las noticias. Todavía preocupado al no tener confirmación oficial de que podrá viajar, reconoce que parece que su embajada "está respondiendo".

Derechos de autor de la imagen Cortesía Jacobo Frontana
Image caption Frontana utilizó las redes sociales para dar a conocer su situación, como la de cientos de mexicanos varados en Perú.

En cambio, cuenta cómo la situación de otros turistas es peor, ya que no tienen más días de alojamiento reservado o porque llegaron el mismo lunes a Perú y sus hoteles les cancelaron directamente la reserva.

David, colombiano en Perú: luna de miel "inolvidable"

El bogotano David Cuéllar es mucho más pesimista en cuanto a su situación.

También varado en Cusco, este ingeniero de 30 años pasaba en Perú su luna de miel que, desde luego, "va a ser inolvidable", asegura.

El consulado de su país en Lima puso a su disposición un correo electrónico para recabar información de los afectados, pero asegura que todos sus mails son respondidos con una especie de "copy-paste" en el que le cuentan más o menos lo mismo.

"Nos dicen que el gobierno no ha destinado recursos para cubrir las necesidades de los colombianos aquí en Perú. Nos sentimos verdaderamente solos", lamenta, a la vez que revela que dichos mails se dirigen a al menos 60 ciudadanos copiados en la comunicación.

Este ingeniero electrónico de 30 años tenía previsto regresar a casa junto a su esposa el próximo viernes 20 de marzo, pero lo antes que consiguió reprogramar su viaje es para volar el día 31, algo que no tiene certeza que vaya a ocurrir.

Derechos de autor de la imagen Cortesía David Cuéllar
Image caption "Estos son nuestros víveres para 15 días", dice Cuéllar.

"Muchos vinimos con el presupuesto ajustado para los días que vinimos. No sabemos qué vamos a hacer, ni si en el hotel nos van a dejar más tiempo porque no tenemos cómo pagarles. Tenemos dólares y no encontramos ni dónde cambiar", le dice a BBC Mundo.

Encerrado en el hotel junto a su esposa para cumplir con las indicaciones del gobierno, la posibilidad de quedarse sin comida es una de las cosas que más le preocupa. Dice que en la mañana del martes desayunaron "un jugo de mango y tres galletas de soda".

Y la situación fuera de su alojamiento no parece mejor. "No hay dónde comprar una leche, unas galletas… no hay donde nos vendan nada", asegura, pese a que las medidas del gobierno peruano no contemplan el cierre de las tiendas de alimentación.

Derechos de autor de la imagen Cortesía David Cuéllar
Image caption Cuéllar asegura que es muy difícil encontrar tiendas en Cusco donde comprar comida.

Lorena, hondureña en México: sin alternativas

Ambos turistas se vieron afectados por la medida tomada por Perú, ya que sus países originarios -México y Colombia- no cancelaron los vuelos internacionales y siguen permitiendo el ingreso de viajeros (en el caso de Bogotá, solo de nacionales o residentes)

La situación de la hondureña Lorena Mayén, sin embargo, es justo a la inversa.

Ella puede salir de México, a donde llegó el 8 de marzo de vacaciones para asistir a varios conciertos junto a sus dos hijos, pero no puede volver a su país porque el gobierno catracho suspendió los vuelos internacionales durante toda esta semana.

Derechos de autor de la imagen Cortesía Lorena Mayén
Image caption Lorena Mayén visitó junto a sus hijos las pirámides de Teotihuacán durante sus días de vacaciones en México.

"No tenemos otra alternativa, porque aunque los hondureños sí podemos ingresar, ¿cómo entras si las aerolíneas no están llegando? Y podría llegar a otros países que limitan con Honduras, pero igual tienen cerradas sus fronteras", cuenta resignada.

Aunque tenían que haber viajado este pasado lunes, cuenta que la dueña del apartamento que rentaron en Ciudad de México les dejó extender su estadía hasta el domingo "con una tarifa especial por este problema".

"Las aerolíneas nos dijeron que, a más tardar, el día 23 o 24 habilitaban los vuelos. Pero eso es incierto. No se sabe, es bien complejo", le dice a BBC Mundo.

De hecho, esta politóloga reconoce que están "ansiosos" ante la posibilidad de que la situación se alargue y que no tienen otro plan pensado.

En su caso, admite no haber contactado con su embajada en México por no tener ninguna esperanza en que vayan a ayudarles. "Podemos mantenernos unos seis o siete días más, después sí me va a tocar salirme de este apartamento".

¿Por qué no cancelaron antes sus planes?

Una de las preguntas -y reproches- que más veces les hacen a estos y otros turistas en su misma situación es la de por qué no cancelaron sus viajes al ver cómo los casos de coronavirus se multiplicaban de manera vertiginosa en casi todo el mundo.

El mexicano Jacobo Frontana asegura que no existía ninguna alerta oficial ni en su país ni en Perú al respecto antes de comenzar sus vacaciones.

"Pensamos que haríamos el viaje y no pasaría nada. También tuvimos en cuenta que las actividades que íbamos a hacer eran al aire libre, nada de museos ni algo parecido… así que no pensamos que iba a ser problemático" de cara a posibles contagios.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Turistas peruanos también esperaban una solución a su situación tras quedar varados en Cancún, México.

El colombiano David Cuéllar se arrepiente de haber viajado, pero nunca pensó que la situación fuera a agravarse tan rápido. "No imaginamos que los decretos del presidente (de Perú) fueran tomados de la noche a la mañana", dice.

"Él tendría que haber pensado en todas estas situaciones, y él debe saber que entre menos gente esté aquí en Perú es mejor para él, y para nosotros es mejor estar en nuestras casas".

La hondureña Lorena Mayén asegura que antes de viajar corroboraron que todo estaba bien con las aerolíneas y las empresas a las que compraron los boletos de los conciertos a los que acudían.

También el número de casos de coronavirus en México, que en aquel momento era de solo seis. "Además, mis hijos están jóvenes, yo estoy sana. Estaría más preocupada si tuviera gente en riesgo conmigo", dice.

Ahora, solo les queda esperar resignados a tener noticias de cuándo podrán regresar a sus países. Mayén tiene claro cuál será su plan para los próximos días en Ciudad de México.

"Pensamos quedarnos encerrados. Hemos comprado gel y mascarillas, y solo saldremos lo necesario. Somos conscientes de que la vacación se acabó".

Visita nuestra cobertura especial

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado