La conmoción por el origen privilegiado de los sospechosos del ataque en Bangladesh

Pobladores de Bangladesh asisten a un homenaje a las víctimas. Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Entre las víctimas había italianos, japoneses, ciudadanos de Bangladesh, un indio y un estadounidense.

"Estoy estupefacto, pasmado", dice Imtiaz Khan, líder del partido político Liga Awami, secretario general del Comité Olímpico de Bangladesh y padre de uno de los sospechosos del ataque a un café de Dacca, la capital, que dejó 20 muertos.

En una entrevista con la BBC, Imtiaz Khan, compartió su conmoción al saber que su hijo, Rohan Imtiaz, pudo haber estado involucrado en el atentado. "Quedé pasmado al enterarme", dijo.

Y Rohan Imtiaz, hijo de un político y funcionario del gobierno, no es el único sospechoso de origen privilegiado. El resto de ellos eran estudiantes de escuelas y universidades de élite.

El ministro de Información de Bangladeshi, Hasanul Haq Inu, dijo a una cadena de televisión india que "la mayoría de los jóvenes que atacaron el café habían ido a instituciones educativas muy buenas".

"Algunos fueron a escuelas sofisticadas. Sus familias son gente relativamente acomodada", comentó.

A medida que progresa la investigación policial del ataque, crece la conmoción por la clase social a la que pertenecían los sospechosos, a excepción de Khairul Islam, que parecía ser pobre.

Los analistas comentan que antes se creía que los yihadistas eran hombres de baja educación, radicalizados.

En cambio, la procedencia de los posibles atacantes los hubiera ayudado a entrar fácilmente en el lujoso mundo diplomático.

"Solía rezar cinco veces al día"

Imtiaz Khan y su familia reconocieron a Rohan por las fotografías de los supuestos autores del atentado, publicadas por medios locales.

Image caption Imtiaz Khan, padre de uno de los sospechosos del ataque, es funcionario del gobierno de Bangladesh.

"Mi hijo solía rezar cinco veces al día desde pequeño. Hay una mezquita a unos metros de nuestra casa. Empezó a asistir de los rezos con su abuelo. Nunca nos imaginamos esto. No había nada en la casa que nos llevara a pensar que estaba yendo por ese camino", contó.

'La conmoción y lo repentino del hecho me han dejado sin palabras. Estoy muy avergonzado y triste", lamentó.

Su hijo Rohan estudió en el prestigioso y exclusivo colegio Scholastica, en Dacca. Pero se fue de su casa en diciembre.

"Cuando lo estaba buscando, me enteré de que muchos otros chicos también habían desaparecido, muchachos bien educados, de buenas familias, hijos de profesionales, funcionarios del gobierno. Solía compartir mi pena con ellos", agregó Khan.

Escuelas exclusivas

Otro sospechoso muerto, Nibras Islam, era alumno de la prestigiosa universidad australiana Monash, en el campus de Kuala Lumpur, en Malasia, donde el costo anual de estudiar un pregrado es US$9.000.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Estado Islámico se ha atribuido el ataque que dejó 20 muertos, entre ellos, un joven indio de 19 años.

Un estudiante de esa universidad dijo a Reuters que Nibras Islam parecía un estudiante normal, al que le gustaba tomarse selfies.

Pero se fue de la universidad el año pasado y su actividad en redes sociales fue disminuyendo. Aunque seguía a una cuenta de propaganda de Estado Islámico en Twitter, según Reuters.

Otro sospechoso, Andaleeb Ahmed, también ha sido relacionado con la universidad Monash. Estuvo en Malasia de 2012 a 2015 y luego en Estambul.

Otras fuentes identifican también como sospechosos a Meer Saameh Mubasheer y Raiyan Minhaj.

Meer Saameh Mubasheer también era alumno del exclusivo colegio Scholastica, en Dacca.

El padre de Meer Saameh Mubasheer, Hayat Kabir, dijo a los medios locales que temía que a su hijo le hubieran lavado el cerebro.

"Tenía el presentimiento de que estaba como bajo el 'hechizo' de alguien. Lo alejaron de nosotros, pese a que éramos buenos padres", dijo.

Temas relacionados

Contenido relacionado