Japón: el sexismo y las descalificaciones que sorteó Yuriko Koike, la primera mujer elegida como gobernadora de Tokio

Yuriko Koike Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Yuriko Koike ganó la elección para la gobernación de Tokio, uno de los cargos más importantes del país al que nunca había accedido una mujer.

Tokio eligió a la primera gobernadora de su historia.

Se trata de la exministra de Defensa y de Medio Ambiente, Yuriko Koike, quien tras lanzarse como independiente conquistó uno de los puestos de mayor jerarquía en la política de Japón.

"Lideraré la política de Tokio de una manera que no tiene precedentes; será un Tokio que nunca han visto", afirmó Koike, de 64 años, mientras era aclamada por sus seguidores.

La política ganó con 2,9 millones de votos, con una amplia ventaja frente a sus contrincantes.

Pero como informa la corresponsal de la BBC en Japón, Mariko Oi, la campaña electoral estuvo cargadade insultos y acusaciones de sexismo.

"Mucho maquillaje", "vestida como una mujer pero es un hombre de línea dura".

Estos fueron algunos de los comentarios que fueron lanzados en la que fue una de las contiendas más negativas de los últimos años en Japón.

En total 21 candidatos compitieron por el cargo más alto de Tokio en las elecciones del domingo. Pero extrañamente la agrupación de Koike, el Partido Liberal Demócrata (PLD), optó por no respaldarla a ella sino a Hiroya Masuda, el exgobernador de la prefectura de Iwate, quien no milita en sus filas.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Hiroya Masuda fue electo por el influyente Partido Liberal Demócrata al que pertenecía la nueva gobernadora, pero perdió.

El liderazgo del influyente PLD, que estaba furioso con la decisión de Koike de lanzar su candidatura, incluso había advertido a sus miembros que serían expulsados si no apoyaban a Masuda.

La popularidad de Koike en las encuestas tenía tan molestos a los líderes del PLD que el exgobernador de Tokio, Shintaro Ishihara, hizo un polémico comentario a los votantes: "No le podemos dejar Tokio a una mujer con demasiado maquillaje".

Sus partidarios estaban disgustados por lo que llamaron un comentario sexista, pero después de décadas de desenvolverse en un terreno dominado por los hombres, Koike dijo: "Estoy acostumbrada".

Los comentarios también provinieron de otras mujeres del mundo de la política, pero uno en especial llamó la atención.

La exlíder del Partido Social Demócrata, Mizuho Fukushima, dijo que no apoyaría a Koike. "No tiene sentido que ella se vista como una mujer, pues por dentro es un hombre de línea dura", dijo.

Esta declaración fue blanco de fuertes críticas. Fue calificada de insensible, pues a Koike le tuvieron que remover los ovarios en 1998 debido a que le detectaron fibromas.

En el caso del periodista Shuntaro Torigoe —candidato conjunto por varios partidos de la oposición— no era su género, sino su edad y su salud lo que estaba bajo escrutinio.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Shuntaro Torigoe fue criticado por su edad y su estado de salud.

Tiene 76 años y es sobreviviente de cáncer. Aunque también estaba entre los principales candidatos, sus críticos señalaban su letra garabateada y sus discursos titubeantes como la prueba de que era demasiado viejo para gobernar.

Algunos, entre ellos médicos, incluso se preguntaban si podría tener demencia.

Torigoe había dicho que estaba apto para gobernar y que simplemente estaba siendo discriminado debido a su exitosa batalla contra la enfermedad.

Los analistas dicen que en el caso de Koike los comentarios sexistas en realidad pueden haberla ayudado a ganar la elección.

Una de las principales preocupaciones de los residentes de Tokio fue el ambicioso presupuesto para los Juegos Olímpicos de 2020. Ha habido acusaciones de corrupción y plagio de diseños de logotipos.

Otra cuestión importante que se ha comprometido a mejorar Koike es la falta de guarderías, lo que les permitiría a las madres volver al trabajo.

Pero sobre todo el tema de la transparencia fue crucial en la mente de muchos de los votantes, luego de que dos exgobernadores, Naoki Inose y Yoichi Masuzoe, renunciaran por escándalos relacionados con financiamiento.

Koike tendrá un mandato de cuatro años. Esto significa que la lucha por la reelección la encontrará cuando se aproximen los Juegos Olímpicos de Tokio.

La nueva gobernadora estudió sociología en la Universidad de El Cairo, fue presentadora de televisión y habla árabe con fluidez.

Temas relacionados

Contenido relacionado