"Siempre bella": la polémica campaña publicitaria para atraer turistas a Siria

Una moto de agua en el balneario de Tartus. Derechos de autor de la imagen YouTube/Ministerio de Turismo de Siria
Image caption El video muestra imágenes del balneario de Tartus.

Si se lo toma con la debida seriedad, el trabajo de los responsables de impulsar el turismo en Siria debe ser uno de los más difíciles del mundo.

Tras cinco años de un duro conflicto armado, la imagen que tiene el mundo de este país de Medio Oriente dista mucho de ser la de un paraíso de sol y playa.

Esa, no obstante, ha sido la visión escogida por el Ministerio de Turismo de Siria para una nueva campaña de promoción que ha lanzado en su página de Facebook a través de un video titulado: "Siria, siempre bella".

Durante 1 minuto y 43 segundos, el comercial muestra atractivas imágenes aéreas del balneario de Tartus. Allí están los turistas, acostados en unas camas de playa bajo unos toldos rojos, bañándose en las aguas azules o, incluso, paseando en unas motos de agua.

Parece, realmente, un lugar perfecto para pasar unos días de vacaciones.

En tres días desde su publicación, el video y había logrado más de 142.000 reproducciones en la página de Facebook del Ministerio del Turismo, donde acumuló unos 1.500 comentarios antes de que las autoridades decidieran retirarlo.

Indignación

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La guerra ha dejado en ruinas a muchas ciudades de Siria.

Pero, ¿por qué lo quitaron?

Los comentarios publicados a propósito del video en la página de Facebook reflejaban reacciones que iban desde la incredulidad hasta la indignación, incluyendo a alguno que expresaba su deseo de ir a vacacionar allí… algún día.

Pero el comercial, que se limita a mostrar imágenes con una música de fondo, causó gran polémica precisamente por lo que no menciona.

El video ignora los más de 250.000 muertos -según el último cálculo de la ONU que dejó de contar hace más de un año- y más de cuatro millones de refugiados causados por una guerra que tras cinco años de duración aún se libra en muchos frentes.

Así, un usuario que se identifica en Facebook como Seán Wilson se preguntaba si el video era un chiste. Otro, Murhaph Kanaan, inquiría si los responsables del comercial padecen algún tipo de enfermedad mental que no les permite separar la realidad de los hechos.

"Qué insulto para los millones (sic) de personas que ahora están muertas, para los millones de sirios que han abandonado su país en botes de goma que salieron de esas misma orillas. Si el mar pudiera hablar estaría mudo y, en lugar de ello, lloraría los lamentos de las madres que gritan al despedirse de sus seres queridos", comentó Alaa AI S.

Derechos de autor de la imagen YouTube/Ministerio de Turismo de Siria
Image caption La costa siria es una de las zonas del país que se han visto menos afectadas por la guerra.

El Ministerio de Turismo retiró el video este viernes y publicó un comunicado en el que afirma que había sido sacado de contexto y que estaba siendo usado para atacar a Siria y a sus ciudadanos.

Afirman en el texto que el objetivo del comercial no es atraer a turistas extranjeros y que el público al que apunta el ministerio es a los turistas sirios y a los ciudadanos de ese país que viven en el extranjero.

"En base a cifras actuales, el Ministerio de Turismo puede confirmar que el turismo interno está floreciendo a la luz de la creciente seguridad conseguida gracias a los avances del Ejército Árabe Sirio ante el terrorismo", señala.

Pero, ¿tiene algún sentido que el gobierno haga este tipo de publicidad?

Antes de la guerra, Siria era un destino turístico popular debido a sus monumentos históricos, muchos de los cuales habían sido designados por la Unesco como patrimonio mundial. Entre estos, destacan la antigua ciudad de Palmira cuyos restos de 2.000 años de antigüedad fueron destruidos por el autodenominado Estado Islámico (EI).

Derechos de autor de la imagen EPA/YOUSSEF BADAWI
Image caption El autodenominado Estado Islámico destruyó de forma deliberada los restos de la ciudad antigua de Palmira.

Previo al inicio del conflicto, el turismo representó 14% del Producto Interior Bruto de Siria, generando unos US$8.000 millones al año, según cifras ofrecidas en 2014 por el ministro de Turismo de ese país, Bishr al Yazigi, a la agencia Bloomberg.

El funcionario dijo que en 2010 el país recibió unos 8 millones de turistas, aunque reconoció que el número de visitantes extranjeros había caído a 465.000 en 2013.

Por otra parte, durante los cinco años de conflicto los 193 kilómetros de costa del país se han mantenido en relativa paz bajo el control permanente del gobierno del presidente Bashar al Asad.

Así fue, al menos hasta mayo pasado, cuando una serie de ataques de EI en lugares públicos en Tartus causaron la muerte a unas 78 personas.

Según la herramienta Google Trends, después de "noticias de Siria", las búsquedas más populares en Google relacionadas con ese país son "guerra en Siria" y "guerra".

Todo indica que el gobierno de Al Asad necesitará mucho más que un video de playas bonitas para convencer a los turistas de querer volver a Siria.

Temas relacionados

Contenido relacionado