La documentalista atrapada en un barco de Hanjin, la naviera surcoreana que tiene decenas de embarcaciones varadas alrededor del mundo

"8 días después del anuncio de la quiebra de Hanjin", lee la leyenda en esta foto de la cuenta de Instagram de Rebecca Moss. Derechos de autor de la imagen Instagram/Rebecca Moss
Image caption "8 días después del anuncio de la quiebra de Hanjin", lee la leyenda en esta foto de la cuenta de Instagram de Rebecca Moss. La joven es una estudiante de maestría en cine del absurdo.

Fue durante el desayuno que le dijeron a la documentalista británica Rebecca Moss que se preparara para una mala noticia: muy mala.

El capitán del Hanjin Geneva le contó que los dueños surcoreanos de la flota habían quebrado, así que el barco tenía vetada la entrada en puertos internacionales.

La joven de 25 años participaba en un programa como artista en residencia, en un proyecto llamado "23 Días en Alta Mar".

Se suponía que ella y otros 25 marineros estarían regresando a puerto el 15 de septiembre pero, por ahora, no hay mención de cuándo podrán volver a casa.

El Geneva es una de las decenas de embarcaciones de Hanjin que están varadas alrededor del mundo desde que la firma, la mayor empresa naviera de Corea del Sur, declaró la bancarrota.

Derechos de autor de la imagen Rebecca Moss
Image caption La vista a bordo del Hanjin Geneva, en el que Rebecca Moss está varada desde el 1 de septiembre.

Los puertos, al temer que no se les pagará, han rehusado permitir que los barcos de Hanjin atraquen o descarguen.

Hasta ahora, los que están en Estados Unidos han recibido protección que otorga la ley de quiebras en ese país, lo que permite a las embarcaciones con ese destino descargar su mercancía.

Pero para el Geneva podría pasar días y hasta semanas flotando en medio del océano Pacífico, frente a la costa de Japón, esperando una resolución.

Espera indefinida

Rebecca se imaginó que se trataba de una traspié cuando escuchó la noticia.

Pensó que su embarcación sería redirigida a otro puerto o que el barco sería enviado a recoger pasajeros.

Eso fue hace 13 días.

Derechos de autor de la imagen Instagram/Rebecca Moss
Image caption La naviera Hanjin debe US$5.400 millones.

"Como artista, he encontrado que el período indefinido de espera es el aspecto más difícil de manejar", dijo. "Formular una estrategia para dedicarse al trabajo se vuelve imposible porque las cosas pueden cambiar en cualquier momento".

Su rutina diaria a bordo, dice, está estructurada en torno a las comidas. Hay suficientes alimentos y bebidas para varias semanas.

Los 23 días que se suponía que iba a estar navegando como parte del programa en residencia, administrado por la Galería Access, en Vancouver, Canadá, ya pasaron.

El programa, que se inició el año pasado, envía artistas a través del océano Pacífico cada año, entre Vancouver y Shanghái como método paraestimular su creatividad. El viaje inaugural recibió más de 800 solicitudes para cuatro puestos.

Rebecca fue una de cuatro artistas seleccionados este años.

"Estaba y sigo estando, ilusionada con el viaje porque coincidía mucho con mis intereses como artista", comentó.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Podrían pasar días o semanas flotando en la mitad del océano Pacífico. En la foto está otra embarcación de la flota Hanjin.

En la actualidad, es una estudiante de maestría en el Royal College of Art de Londres, especializándose en la producción de cine del absurdo.

Su propuesta para el viaje era explorar cómo la comedia surge de la tensión entre un sistema mecánico impuesto sobre la naturaleza.

"La situación es completamente irónica", indicó. "Es extraño cuánto se ajusta a mis intereses".

¿Esperanza en el horizonte?

El presidente del Grupo Hanjin ha dado el equivalente de US$36 millones para rescatar a la naviera Hanjin pero el ente regulador advirtió que asegurar los fondos todavía tomaría un "tiempo considerable".

Exactamente cuánto tiempo sigue siendo un misterio.

Derechos de autor de la imagen Instagram/Rebecca Moss
Image caption Rebecca ha recurrido a Instagram para documentar cada faceta de su vida a bordo el Hanjin.

"Quiero estar informada de un plan definitivo de cómo los pasajeros vamos a poder desembarcar. Con un plan puedo trabajar", dijo Rebecca.

Lo primero que quiere hacer cuando pise tierra, señaló, es reunirse con otros artistas "en dondequiera que sea".

Pero, hasta ahora, nadie sabe dónde será ese lugar o cuándo atracará el Hanjin Geneva.

"Todos los días aguardo información que me diga cuándo llegaremos a puerto", dijo Rebecca. "Pero nada ha cambiado".

Temas relacionados

Contenido relacionado