El ejército sirio lanzó un nuevo ataque químico, denuncia una investigación de la ONU

Un niño respira con una máscara de oxígeno en una clínica en Siria Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption En 2015 la ONU responsabilizó al gobierno sirio de otros dos ataques con armas químicas.

Las fuerzas del gobierno sirio llevaron a cabo un tercer ataque con armas químicas el año pasado, concluyó un informe confidencial de Naciones Unidas.

El documento, que se filtró a los medios, indica que helicópteros del gobierno lanzaron bombas de barril que contenían gas de cloro, en la provincia noroccidental de Idlib en marzo de 2015.

Un informe anterior de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) responsabilizó al gobierno sirio de otros dos ataques ese mismo año.

El gobierno sirio no ha hecho comentarios al respecto.

Siria acordó destruir sus armas químicas en 2013 bajo los términos de un acuerdo negociado entre Washington y Moscú.

El Consejo de Seguridad de la ONU apoyó el acuerdo con una resolución que estipulaba que en el caso de no cumplir con el acuerdo, se impondrían medidas bajo los términos del Capítulo 7 de la Carta de la ONU.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La embajadora de EE.UU. ante la ONU describió el uso de armas químicas como "barbarie".

En los hallazgos más recientes, presentados en el cuarto informe de una investigación de 13 meses de la ONU y la OPAQ, se acusa a las fuerzas del gobierno sirio de llevar a cabo el ataque con gas tóxico en Qmenas, el la provincia de Idlib, el 16 de marzo de 2015.

Según los corresponsales de la BBC, las conclusiones podrían conducir a divisiones entre las cinco naciones con derecho a veto en el Consejo de Seguridad: Rusia y China contra EE.UU., Reino Unido y Francia.

El uso de gas de cloro como arma está prohibido bajo la Convención de Armas Químicas de 1997, a la cual Siria se unió en 2013.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Un ataque con armas químicas cerca de Damasco en 2013 llevó a que la ONU tomara medidas.

El informe, que se suponía era confidencial pero se filtró a los medios, acusa a las fuerzas del gobierno sirio de usar helicópteros para lanzar las bombas de barril que liberaron gas de cloro.

Según el documento, los helicópteros despegaron de dos bases donde están basados los escuadrones 253 y 255 que forman parte de la brigada 63 de helicópteros del ejército sirio.

La investigación, sin embargo, afirma que "no puede confirmar los nombres de los individuos que ordenaban y controlaban los escuadrones de helicópteros en esos momentos".

Recomienda que "quienes tengan control efectivo en las unidades militares... rindan cuentas".

Temas relacionados

Contenido relacionado