El equipo de fútbol de Harvard suspendido por hacer comentarios sexuales de sus compañeras

Edificio del campus principal de Harvard Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las autoridades de Harvard ya habían cuestionado el comportamiento del equipo de fútbol en 2012.

La "tradición" de hacer un ranking del atractivo físico de sus compañeras del equipo femenino le ha costado un serio disgusto a los jugadores del equipo de fútbol masculino de la prestigiosa Universidad de Harvard.

La dirección de la universidad estadounidense decidió suspender al equipo, que no podrá seguir compitiendo este año, por ofender a sus contrapartes del equipo femenino.

Un documento revelado por el periódico estudiantil The Harvard Crimson mostraba que los futbolistas calificaban el aspecto físico de sus compañeras con comentarios sexualmente explícitos.

También mencionaban la posición sexual que, según ellos, las mujeres en cuestión preferirían.

La presidenta de la prestigiosa universidad, Drew Faust, calificó el comportamiento de "terrible".

El equipo, que actualmente ocupa el primer lugar en la Ivy League (grupo de las universidades más prestigiosas de EE.UU.), perderá el resto de los juegos la temporada.

Tradición anual

El informe del Crimson da a entender que estas "calificaciones" eran una tradición anual.

Hasta hace poco, había unos documentos de 2012 todavía accesibles en internet, según el periódico,

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La presidenta de Harvard calificó el comportamiento del equipo de fútbol como "terrible".

Faust dijo que una investigación encontró que la práctica había continuado hasta 2016.

La directiva escribió en un comunicado que "estaba profundamente angustiada al saber que las acciones espantosas del equipo de fútbol masculino de 2012 no se restringieron a un año o a unos pocos individuos".

"La decisión de cancelar la temporada es seria y consecuente. Refleja la opinión de Harvard de que el comportamiento del equipo y el hecho de que haya continuado cuando se cuestionó inicialmente son completamente inaceptables. No tienen lugar en Harvard y son contrarios al respeto mutuo, un valor fundamental de nuestra comunidad", agregó.

"Horrorizadas"

Cuando se supo la historia de las "calificaciones" del equipo de rugby, las mujeres afectadas dijeron que estaban "horrorizadas de que las atletas a las que se les dice que se sientan empoderadas y orgullosas de sus habilidades son reducidas a su apariencia física frecuentemente".

En un artículo de opinión publicado en el Crimson, dijeron: "Estamos frustradas de que esta sea una realidad que todas las mujeres han enfrentado en el pasado y que seguirán enfrentando a lo largo de sus vidas".

El director de Deportes de la universidad, Robert Scalise, dijo que "es muy decepcionante y preocupante que la gente haga estas cosas".

"Cada vez que un miembro de nuestra comunidad dice algo despectivo sobre otras personas, impide crear el ambiente de aprendizaje que nos gustaría tener aquí en Harvard", agregó.

El entrenador de fútbol masculino, Pieter Lehrer, escribió en un comunicado al Crimson que el equipo estaba "más que decepcionado de que la temporada haya terminado de esta manera", pero que respetaban la decisión tomada por la administración.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Brock Turner, estudiante de 21 años de Stanford, fue condenado a seis meses de prisión por violación, pero salió a los tres meses.

"Cultura de la violación"

Los comentarios sexualmente explícitos hechos por los atletas masculinos de Harvard son solo un ejemplo de la llamada "cultura de la violación" de algunas universidades de EEUU.

Al inicio de clases, suelen aparecer carteles con consignas como "Alboroto y diversión. Espero que tu chica esté lista para pasar un buen rato".

Según estudios, los miembros de las fraternidades universitarias estadounidenses son tres veces más proclives que otros estudiantes a cometer una violación, mientras que las integrantes de hermandades tienen un 74% más de probabilidades de sufrir una agresión sexual.

En 2010, hubo una polémica en la Universidad de Yale, en el estado de Connecticut, cuando los miembros de una fraternidad fueron vistos cantando "No means yes" (No significa sí).

En 2013, un correo electrónico enviado a los miembros de una fraternidad con el asunto "Atrayendo a tu presa (de violación)" causó un escándalo en el Instituto Tecnológico de Georgia.

El caso de violencia sexual más reciente involucró a Brock Turner, un campeón de natación de la Universidad de Stanford, California, que violó a una estudiante inconsciente.

Fue sentenciado a seis meses de prisión, pero salió con libertad restringida a los tres meses.

Temas relacionados

Contenido relacionado