Guía esencial para seguir hora a hora las elecciones de Estados Unidos

Donald Trump y Hillary Clinton, frente a frente. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Donald Trump y Hillary Clinton, frente a frente: hora tras hora se decidirá quién de los dos se muda a la Casa Blanca.

Estados Unidos elegirá este martes 8 de noviembre a su presidente número 45 y, si atendemos a las encuestas de opinión, el resultado final se decidirá voto a voto.

Por eso, es probable que tengamos por delante una larga noche, mientras se entregan los resultados parciales y hasta tanto sepamos si la demócrata Hillary Clinton o el republicano Donald Trump se llevan el triunfo.

O más bien, hasta que sepamos quién consigue el mayor número de representantes al Colegio Electoral: después de todo, el complejo sistema indirecto estadounidense depende de que lo escojan los 538 electores de los distintos estados y distritos.

El ganador debe lograr los votos de al menos 270 de esos representantes.

BBC Mundo te presenta una guía de los horarios clave para seguir las elecciones de la democracia más poderosa del planeta.

Todos las referencias se dan en la hora del Meridiano de Greenwich, GMT.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Los centros de votación abren y cierran a distintas horas y se expanden a través de seis husos horarios.

¿Cuándo comienza la votación?

Los centros de votación en los estados de la costa este de Estados Unidos abren temprano, a las 6 de la mañana hora local, es decir 11 GMT.

A medida que corran las horas, se irán incorporando los estados más hacia el oeste, con Alaska y Hawái últimos en la lista hacia las 17 GMT.

Son 50 estados más el distrito de Columbia, en seis husos horarios distintos.

El cierre de los centros de votación también será escalonado. Además de la diferencia de husos, hay estados que dejan de votar a las 19 hora local y otros lo hacen hasta las 21.

Y las proyecciones se irán dando a conocer de manera gradual por las cadenas de televisión estadounidense. La BBC entregará los pronósticos por estados según los difunda la cadena ABC.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Muchos ya hicieron uso de su voto temprano: en Estados Unidos se puede sufragar antes de la jornada electoral.

Estos guarismos estarán basados en encuestas de opinión realizadas a lo largo de la jornada, que se agregan y recién se difunden al cierre para no influir en la decisión de los votantes.

Si un estado no arroja un resultado concluyente - el margen de triunfo proyectado es menor que el margen de error de la encuesta- puede ocurrir que no se difundan proyecciones hasta que se alcancen los resultados finales.

¿Cuándo saldrán los primeros resultados?

Tres ciudades en Nuevo Hampshire tienen una inusual tradición: los centros de votación abren a las 5 de la mañana y cierran poco después.

Esto es posible porque los votantes de Dixville Notch, Harts Location y Millfield se congregan para votar todos juntos, lo que permite que los resultados se puedan calcular en cuestión de minutos.

Estos tres pueblos pueden estar listos para entregar su veredicto en las urnas casi 24 horas antes de que se conozca el resultado final del país.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La localidad de Dixville, en Nuevo Hampshire, mantiene la tradición de ser primera en entregar resultados.

Pero, ¿cuándo llegan los resultados clave?

Para ello, es necesario armarse de paciencia. Vamos a revisarlo por hora:

00.00 GMT: el primer estado clave en cerrar las urnas es Florida

La importancia de este distrito se basa en su peso demográfico, que le adjudica 29 representantes al colegio electoral, más del 10% del total que se necesita para ganar.

Hay un mayor número de estados potencialmente "asegurados" para los demócratas que los que tienen a su favor los republicanos, lo que significa que Hillary Clinton tiene menos presión para ganar los estados clave en su carrera a la victoria.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Florida siempre ha sido clave en determinar el resultado final.

Si ella gana en Florida, tendrá un buen punto de partida para alcanzar los 270 electores, el "número mágico" o la mitad más uno de quienes decidirán en el Colegio Electoral.

Pero Florida es un estado péndulo y es muy difícil predecir cómo votará.

Es probable que los resultados generales de Nuevo Hampshire también se difundan a la misma hora.

Este es el único estado grande en disputa en la región noreste, donde pisa fuerte el Partido Demócrata (aunque los republicanos pueden sumar una parte de los electores de Maine: este, al igual que Nebraska, no usa el sistema de "el ganador lleva todo" de los demás y podría ver sus cuatro representantes al Colegio divididos entre los dos candidatos).

De ganar Trump, puede ser una indicación de que su triunfo se proyectará a nivel nacional.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El voto de Ohio probablemente refleje el descontento ante el deterioro económico que ha sufrido el "cinturón de óxido". Y tiene un historial impecable en votar por el ganador general.

00.30: cierran las urnas en Ohio

Otro de los estado clave, Ohio es parte del "cinturón de óxido", la región donde las industrias tradicionales se han desmoronado y temas como el desempleo o la inmigración dominan la agenda electoral.

Ohio ha votado por el ganador en todas las elecciones desde 1964: esto es, en 13 consecutivas. Así que no es descabellado pensar que el nombre que surja de aquí bien podría ser el del sucesor de Barack Obama.

En las últimas diez elecciones, el estado votó cinco veces por los republicanos y otras cinco por los demócratas.

A la misma hora es probable que se conozca la proyección para Carolina del Norte, otro de los estados que históricamente ha oscilado entre ambos partidos: George W. Bush ganó aquí en 2004 y Barack Obama en 2008, pero luego Mitt Romney en 2012.

Derechos de autor de la imagen AFP/Getty Images
Image caption La elección ha dejado expuesta la grieta en la sociedad estadounidense.

El estado tiene una compleja composición demográfica. Los votantes negros, preocupados por la discriminación en una región que ha registrado incidentes de racismo en los últimos tiempos, se estima votarán masivamente por los demócratas, al igual que los blancos de alto nivel educativo que se mudaron aquí desde el centro-oeste estadounidense en busca de empleo.

Pero los votantes de sectores más pobres y zonas rurales inclinarán la balanza hacia Donald Trump, muchos de ellos desempleados de las fábricas textiles que han relocalizado funciones en en Vietnam y Bangladesh.

Para las ambiciones de Trump, resultará esencial conseguir un triunfo aquí, señala la periodista de la BBC en Washington Katty Kay.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Trump, en campaña en Nuevo México: un estado donde los sondeos no lo favorecen.

01.00: las cadenas estarán listas para dar a conocer qué pasó en Pensilvania

Similar en su composición socioeconómica a Ohio, este estado tiene un sólido historial de apoyo a los demócratas. Aquí no han elegido al aspirante republicano en seis elecciones consecutivas, desde 1988.

El hecho de que esta vuelta el resultado esté abierto para que cualquiera de los dos candidatos se lleve los electores es causa de alarma en las filas de Clinton. Y si Trump consigue para sí estos votos, la señal de que la marea le es favorable será unívoca.

Derechos de autor de la imagen AFP / Getty Images
Image caption En campaña hasta el último minuto. Aquí, Clinton llega a Pittsburgh, Pensilvania.

02.00: cierra Nuevo México

Este territorio sureño es otro de los estados a observar: tiene un historial casi perfecto de alinearse con la mayoría, ya que ha votado por el ganador en 24 de 26 elecciones.

Hillary Clinton goza aquí de una ventaja cómoda en las encuestas previas.

Por esta hora también Nueva York estará listo para entregar proyecciones. Tanto Hillary Clinton como Donald Trump emitirán su voto en este estado y tendrán aquí sus eventos de la noche electoral.

Pero este territorio es más sólidamente demócrata que Pensilvania (hay que remontarse a Ronald Reagan para encontrar un ganador republicano en las urnas neoyorquinas) y los sondeos indican que Trump no será capaz de torcer esta tendencia histórica.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Clinton y Trump -en la imagen en un evento de caridad el mes pasado- pasarán la noche electoral en Nueva York.

03.00: las proyecciones de Iowa estarán listas alrededor de esta hora

Aunque han votado por Obama dos veces, los habitantes de este sector del centro-oeste del país se alinearán esta vez con Trump, de acuerdo a las encuestas previas.

Nevada es otro estado cuyas casillas de votación cierran a la misma hora, pero su resultado es mucho más difícil de pronosticar.

Aquí se ha validado a quien luego resulta ganador a nivel nacional en todas las elecciones desde 1980.

Y en esta ocasión, los sondeos de opinión revelan que el resultado es incierto a horas de la votación.

Derechos de autor de la imagen ERNESTO BENAVIDES/AFP/Getty Images
Image caption ¿Trump o Hillary?: chamanes peruanos en las playas Lima realizan un ritual para predecir el resultado.

04.00: cierra California, el estado más poblado de la Unión

No hay muchas dudas en esta elección, como no las hubo en las anteriores: California es el más pro demócrata de todos los estados y se ha teñido de azul en todos y cada uno de los últimos seis comicios.

Es tan poderoso, con sus 55 puestos al Colegio Electoral, que es raro que una elección vaya a darse por definida antes de conocer la dirección que tomó el Estado de Oro.

¿Cuándo sabremos quién es el próximo presidente?

En algún momento entre las 0400 GMT y las 0500 GMT debería ya darse a conocer el resultado de las elecciones de 2016.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El perdedor y el ganador, al teléfono: una tradición electoral estadounidense.

Habitualmente, el candidato perdedor hace una llamada telefónica a su rival para conceder la derrota.

Si hay un resultado excepcionalmente ajustado, se puede iniciar un conteo y luego un recuento voto por voto, lo que podría demorar mucho más.

Las apelaciones de procedimiento o los reclamos legales podrían dilatar el proceso aún más, como ocurrió en Florida en el año 2000: en esa ocasión, el país debió aguardar hasta el 13 de diciembre para conocer a su nuevo presidente.

Hay también una posibilidad de que esta elección resulte en empate, si cada candidato consigue 269 electores. En ese caso, la Cámara de Representantes determinará quién será el próximo mandatario.

Contenido relacionado