Con el último hospital destruido: la crítica situación de Alepo del este tras los bombardeos "más intensos que se recuerden"

Niño herido en Alepo Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Las fuerzas del gobierno sirio reanudaron sus bombardeos el martes después de tres semanas de moratoria.

Más de 250.000 personas están viviendo bajo asedio en la zona controlada por los rebeldes en el este de Alepo.

Y estos hombres, mujeres y niños ahora se han quedado sin acceso a asistencia hospitalaria, asegura la Organización Mundial de la Salud.

Tras los intensos bombardeos de los últimos días esta parte de la ciudad quedó virtualmente sin instalaciones médicas.

Media playback is unsupported on your device
El momento en que bombardean el último hospital del este de Alepo

Los últimos hospitales que quedaban de pie fueron destruidos el fin de semana.

"Actualmente ya no hay hospitales funcionando en la zona bajo asedio en la ciudad", dice la organización en una declaración.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los civiles ahora no tendrán acceso a tratamiento para lesiones severas ni cirugías graves en el este de Alepo.

La OMS afirma que algunos servicios de salud en la zona devastada por cinco años de guerra civil "están todavía disponibles en clínicas pequeñas".

"Pero los residentes ya no tienen acceso a asistencia para traumatismo, cirugías graves y otras consultas para trastornos graves de salud, a pesar de que necesitan urgentemente esta atención".

Situación "crítica"

Esta es la situación de la población después de cinco días de intensos ataques aéreos y de artillería de las fuerzas del gobierno.

Las agencias de la ONU, incluida la OMS, tienen prohibido entrar al este de Alepo desde julio, cuando las tropas del gobierno sirio tomaron control de la última ruta de acceso suspendiendo la entrada de ayuda alimentaria y medicinas para la población.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El distrito de Shaar ha sido blanco de los bombardeos repetidamente.

La OMS califica la situación de "crítica".

La Casa Blanca calificó de "inhumanos" los ataques contra hospitales.

El grupo Defensa Civil Siria, que reúne a voluntarios que ayudan al rescate de víctimas de los bombardeos, afirma que 61 civiles murieron en los ataques del sábado, cuando quedó destruido el último hospital que funcionaba en el este de Alepo.

Esta última campaña militar del gobierno sirio comenzó el martes después de una moratoria de tres semanas. Y según observadores los ataques han sido unos de los más intensos que se recuerden.

Tal como informa la agencia de noticias Reuters, en el pasado los médicos han logrado reanudar las operaciones de los hospitales que son blanco de ataques pero ahora, con la severa falta de abastecimientos, esto ya no es posible.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Los ataques en el este de Alepo esta semana han sido unos de los más intensos que se recuerden.

Según el grupo Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), ONG que monitorea la situación en Siria desde Londres, los ataques han sido tan masivos que los residentes tienen miedo de usar las instalaciones médicas.

La representante de la OMS en Siria, Elizabeth Hoff, le dijo a la agencia Reuters que una ONG basada cerca de la frontera con Turquía "confirmó que todos los hospitales en el este de Alepo están fuera de servicio".

Sin alimentos

El asesor de asuntos humanitarios del enviado de la ONU para Siria, Jan Egeland, dijo que el este de Alepo enfrenta un "momento desolador" con la falta de abastecimientos y la proximidad del invierno.

"Lo que entiendo es que virtualmente todos los almacenes están ahora vacíos y decenas de miles de familias se están quedando sin alimentos", le dijo a Reuters.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La ONU afirma que ya no quedan hospitales funcionando en el este de Alepo.

Alepo, que fue uno de los mayores centros comerciales e industriales de Siria, quedó dividida en dos en 2012 por los enfrentamientos entre fuerzas del gobierno, que quedaron controlando el occidente, y los rebeldes el este.

Una declaración de la consejera de seguridad nacional de la Casa Blanca, Susan Rice, condenó lo que llamó "acciones inhumanas" en Alepo.

"El régimen sirio y sus aliados, Rusia en particular, son responsables de las consecuencias inmediatas y a largo plazo que estas acciones están causando en Siria y más allá", dijo.

Temas relacionados

Contenido relacionado