Donald Trump y su insólita sugerencia al gobierno británico: el controvertido Nigel Farage como embajador de Reino Unido

Farage estuvo en campaña apoyando a Trump. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Farage estuvo en campaña apoyando a Trump.

De nuevo un tuit de Donald Trump vuelve a generar una tormenta política. O más bien diplomática.

"Muchas personas quisieran ver a Nigel Farage representar a Reino Unido como embajador en Estados unidos. ¡Haría un buen trabajo!", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

El presidente electo de Estados Unidos le "sugiere" a su mayor aliado en el mundo, Reino Unido, que nombre como embajador a un histriónico político antiinmigración y promotor del Brexit, además de opositor al gobierno de Theresa May.

"Trump rompe todas las reglas de los manuales de diplomacia", señala el editor de la BBC en Estados Unidos, Jon Sopel.

Se trata de "una intervención extraordinaria", agrega.

"Cuando se trata de dos naciones que están destinadas a compartir una relación especial, esto es un incumplimiento de casi todas las reglas del protocolo diplomático.

"De un golpe, esto pone tensión en la relación entre Trump yMay incluso antes de que se hayan encontrado", añade.

El actual embajador británico en Estados Unidos es Kim Darroch.

El vocero de May no tardó en responder que Darroch es "un excelente embajador que sólo entró en funciones en enero" y que "tradicionalmente (los embajadores) sirven cuatro años o incluso más".

"Nosotros nombramos a nuestros embajadores"

Y aunque es poco probable que conozca al actual titular del cargo, parece que Trump prefiere a Farage, líder interino del UKIP (Partido Independiente de Reino Unido, por sus siglas en inglés).

Farage fue el primer político británico en reunirse con Trump tras su victoria en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Nigel Farage se reunió con Donald Trump antes que lo hiciera la primer ministra británica, Theresa May.

La reunión entre el presidente electo y Farage fue vista por algunos como un desaire a May, que no se reunirá con Trump hasta principios del próximo año.

Trump habló con la primera ministra por teléfono y hubo otros contactos entre miembros del gobierno británico y representantes de la nueva administración.

El vocero de Downing Street dijo que Reino Unido ya tenía "una relación increíblemente fuerte y duradera con Estados Unidos" y que el gobierno se basaría en ella una vez que Trump asuma el cargo.

"Como principio básico nosotros nombramos a nuestros embajadores", agregó.

El secretario de Relaciones Exteriores, Boris Johnson, reiteró que no hay "vacantes".

Al hablar en la Cámara de los Comunes, dijo: "Tenemos un embajador de primer nivel en Washington haciendo un muy buen trabajo tanto con la administración actual y con la próxima y no hay vacante para esa posición".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Kim Darroch es el actual embajador británico en EE.UU. y lleva más de 30 años en el área diplomática.

Christopher Meyer, exembajador británico en Estados Unidos, dijo a la BBC: "Reino Unido debe tener el derecho soberano de decidir quién quiere como embajador en Washington y creo que no hay precedentes, al menos en público, de que un presidente electo sugiera a quién le gustaría ver como embajador".

"Creo que podemos escuchar su sugerencia y luego rechazarla de forma cortés pero firme", agregó.

El líder liberal demócrata Tim Farron tuiteó que la sugerencia de Farage como embajador de Reino Unido en Estados Unidos era una "idea francamente estúpida".

"Tengo más diplomacia en mi dedo meñique" dijo, y agregó: "Lo que es más preocupante es la eliminación del TPP (Acuerdo Transpacífico)".

Farron se refería al anuncio de Trump de que Estados Unidos abandonaría el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica en su primer día de gobierno.

"La UE ha muerto"

Farage es un experimentado político de estilo poco ortodoxo, algo en lo que es ciertamente parecido al propio Trump.

Aunque creció en una familia acomodada, su arma secreta es vender una imagen de hombre común, que sigue viviendo en el mismo pueblo en el que nació, y que desde hace más de 30 años va al mismo pub.

Su carrera política giró en torno al antieuropeísmo. Y fue uno de los más insistentes impulsores del referendo para la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Celebró como nadie el resultado a favor del Brexit. Su frase: "La UE ha muerto".

Sus críticos apuntan que Farage y su partido son racistas y antiislámicos, algo que él niega.

Y en eso parece calcado a Trump, que lo quiere de embajador.

Contenido relacionado