La violación y asesinato de una estudiante de 19 años que desató una tormenta en Alemania sobre los refugiados

Una mujer visita el lugar donde fue hallado el cuerpo de María Landenburger. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Algunos ciudadanos de Friburgo acuden a visitar el lugar donde fue hallado el cuerpo de María Landenburger.

Fue un crimen abominable. Ahora amenaza con convertirse en un problema político en Alemania.

Maria Ladenburger, una estudiante de 19 años de edad, fue violada y asesinada en la ciudad de Friburgo.

La joven fue atacada a las 2:30 de la madrugada, cuando volvía a casa en bicicleta tras participar en una fiesta de la universidad. Su cuerpo fue hallado a orillas río Dreisam el 18 de octubre.

Desde entonces, la usualmente tranquila ciudad alemana ha estado impactada por la muerte de esta joven que solía trabajar como voluntaria en un centro de acogida para refugiados.

La natural conmoción, sin embargo, ha dado paso a la agitación política luego que las autoridades policiales anunciaron la detención del supuesto responsable de la muerte. Se trata de un refugiado afgano de 17 años de edad.

De la justicia a la política

La posibilidad de que la muerte de Ladenburger haya ocurrido a manos de un refugiado abrió el debate político en Alemania, en un momento en que la política de acogida de extranjeros de la canciller Ángela Merkel pasa por una situación difícil.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La muerte de Landenburger generó una nueva polémica sobre la política de asilo de Merkel.

La popularidad de la mandataria, que buscará la reelección en 2017, cayó notablemente luego de que en 2015 permitiera el ingreso de un millón de refugiados y asilados procedentes de países como Siria, Irak o Afganistán.

Pese a ello, Merkel se ha negado a aceptar las exigencias del ala derecha de su partido, la Unión Demócrata Cristiana, de limitar a un máximo de 200.000 la cifra de refugiados que puede entrar en el país.

Manifestación

El partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD), que tiene una postura abiertamente contra los inmigrantes, emitió un comunicado en el que afirmaba que Ladenburger era víctima de la cultura de acogida de Merkel a los refugiados.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Friburgo es una ciudad conocida por su ambiente universitario.

El domingo, los militantes locales del AfD convocaron a una manifestación en Friburgo.

Sólo reunieron a unas 30 personas que, a su vez, se toparon con una convocatoria de unas 300 que expresaban su rechazo contra ese partido.

Liberal y tolerante

Friburgo tiene una larga historia de participación cívica y es conocida por su espíritu liberal y tolerante.

Entre sus 225.000 habitantes hay unos 40.000 jóvenes que asisten a la Universidad local, que es la principal fuente de empleo de la ciudad.

Su alcalde, Dieter Salomon, invitó a los ciudadanos evitar culpar a todos los refugiados por lo ocurrido.

"El hecho de que el sospechoso sea un joven procedente de Afganistán es, por supuesto, agua para el molino de quienes siempre han creído que los refugiados no son buenos para el país", dijo.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Desde el inicio de la crisis de refugiados, Friburgo ha estado abierta a acogerlos.

"Pido a cada persona -y creo que la gente de Friburgo lo está haciendo- darse cuenta que aunque esta persona cometió un delito horrible, eso que quiere decir que todos los refugiados se comportarán de la misma forma", agregó según reseñó Deutsche Welle.

El portavoz de Merkel, Steffen Seibert, dijo a la prensa el lunes que aunque el atacante debe ser castigado con todo el peso de la ley, no se debe olvidar que se trata de "un posible acto de un refugiado afgano, no de todos los afganos ni de todos los refugiados".

Pese a estos llamados a evitar caer en generalizaciones, la prensa alemana informó haber registrado un crecimiento importante de comentarios críticos sobre los refugiados.

El diario berlinés Der Tagesspiegel dijo que 40% de los comentarios que enviaban los usuarios no eran publicables, lo que cuadruplica la cifra de los mensajes que usualmente reciben y que no pueden publicar por no cumplir con los estándares fijados por el diario.

Así las cosas, el tema de los refugiados parece perfilarse como uno de los más candentes de la campaña electoral alemana de 2017.

Temas relacionados

Contenido relacionado