"Lo más malvado que se puede llegar a ser": el duro y emotivo juicio a Dylann Roof, acusado de matar a nueve personas en una iglesia de Charleston

Dylann Roof cuando fue llevado a la corte en Shelby, Carolina del Norte en junio de 2015. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Dylann Roof, de 22 años, se enfrenta a un juicio por el asesinato de nueve personas de raza negra en una iglesia en EE.UU. el año pasado.

"Malvado, malvado, lo más malvado que se puede llegar a ser".

Entre lágrimas, una sobreviviente describió al joven acusado de matar a nueve personas de raza negra en una iglesia en Carolina del Sur (EE.UU.), el año pasado.

Felicia Sanders, cuyo hijo Tywanza murió en la masacre del 17 de junio de 2015, dijo este miércoles que Roof había sido bien recibido al grupo de estudio de la Biblia antes de abrir fuego contra los presentes.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Felicia Sanders asistió, junto a la otra sobreviviente Polly Sheppard, a la convención nacional del Partido Demócrata de este año.

En el primer día del juicio a Roof,familiares y allegados a las víctimas rompieron en llanto tras escuchar el testimonio de Sanders.

Incluso la madre de Roof abandonó la sala luego de haber sufrido problemas de corazón, dijeron este jueves los abogados del acusado.

El joven se enfrenta a 33 cargos federales, incluidos crímenes de odio.

Si el jurado lo declara culpable, deberán decidir si es sentenciado a la pena de muerte.

Durante el emotivo testimonio de Sanders, Roof permaneció sentado mirando la mesa de la defensa.

"Guerra racial"

Más de un año después, los recuerdos de la masacre se reavivaron en el juicio.

Este se está llevando a cabo en una corte ubicada a poco más de un kilómetro de la iglesia afroestadounidense donde ocurrió la tragedia.

El fiscal Jay Richardson expuso al jurado que Roof disparó 70 balas dentro de la iglesia y 60 de ellas impactaron a las víctimas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El juicio a Roof se lleva a cabo a menos de dos kilómetros de la iglesia donde ocurrió la tragedia en 2015.

El acusado también lanzó insultos a las mismas durante el ataque, dijo Richardson, y dejó vivos a algunos "para que contaran su historia".

Sanders relató que Roof gritó justo antes de matar a su hijo Tywanza : "¡Están violando a nuestras mujeres blancas. Se están tomando el mundo!".

Según el fiscal, Roof había planeado inspirar una "guerra racial".

Un "manifiesto racista" que supuestamente escribió horas antes del ataque y su confesión al FBI son algunas de las evidencias de la fiscalía.

En la grabación de su declaración al Buró Federal de Investigaciones (FBI, en inglés), Roof dijo que había escogido la iglesia debido a su importancia entre afroestadounidenses.

Sin embargo, cuando entró en la iglesia de Charleston el día del ataque, nadie pudo anticipar que tuviese intenciones de causar daño.

Según el relato de Sanders, era usual recibir a visitantes para la sesión de estudio bíblico.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption El ataque ocurrió en una iglesia afroestadounidense en Charleston, Carolina del Sur.

El acusado incluso llegó a reírse entre dientes de una de las bromas del pastor, describió Sanders, citada por los medios locales.

Pero 45 minutos después empezó a disparar mientras los demás decían una oración con los ojos cerrados.

"Escuché un sonido estruendoso y pensé que el transformador eléctrico se había explotado.

"Lo siguiente que vi fueron balas volando por todas partes".

La reacción emotiva tras escuchar a Sanders hizo que el juez Richard Gergel, a cargo del caso, pidiera un receso de 10 minutos, según reportó el diario The Washington Post.

Cadena perpetua vs. pena de muerte

El abogado de Roof, David Bruck, dijo que no puede llamar a ningún testigo porque no queda duda de que su cliente cometió el ataque.

"Él lo hizo", dijo.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption De ser hallado culpable, Roo se enfrenta a cadena perpetua o a la pena de muerte.

"Probablemente se están preguntando, ¿qué hacemos aquí? ¿Por qué tiene que haber un juicio?", añadió.

Porque esperaba, dijo Bruck, que su representado permaneciera en prisión por el resto de su vida en lugar de ser ejecutado por el estado.

El acusado dijo en días recientes que desea representarse a sí mismo después de ser sentenciado.

A pesar de que todas las pruebas lo incriminan, los familiares de las víctimas y sobrevivientes continuarán reviviendo amargos recuerdos hasta tanto termine el juicio.

Temas relacionados

Contenido relacionado