Al menos 38 personas mueren tras dos explosiones cerca de un estadio en la ciudad turca de Estambul

Ataque en Estambul Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Varios vehículos quedaron destruidos luego de las explosiones que también pudieron ser escuchadas durante una transmisión de televisión.

Dos explosiones cerca de un estadio de Estambul, Turquía, mataron al menos a 38 personas, incluidos 30 policías, e hirieron a otras 160 este sábado, informó el gobierno.

Funcionarios turcos creen que los estallidos fueron producto de la detonación de un coche bomba y un ataque suicida con explosivos, y que estaban dirigidos en contra de la policía.

Testigos escucharon también detonaciones de armas tras las explosiones, las cuales ocurrieron dos horas después de que aficionados se retiraron del estadio del Besiktas.

Turquía ha registrado recientemente una oleada de ataques de militantes en las principales ciudades, los cuales han dejado decenas de personas muertas.

Ningún grupo ha dicho que está detrás del ataque de este sábado, pero una ola de atentados en Turquía este año ha sido ejecutada por militantes kurdos y el llamado Estado Islámico, señaló el corresponsal de la BBC en Turquía, Mark Lowen.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Los servicios de emergencia se movilizaron en respuesta a las explosiones a las afueras del estadio del Besiktas, en Estambul.

El hecho de que la policía al parecer fue el objetivo de este ataque alimenta las sospechas de que pudiera tratarse de una acción de grupos guerrilleros kurdos, los cuales han atacado a las fuerzas de seguridad en el pasado.

El presidente Recep Tayyip Erdogan confirmó que hubo muertes, pero no dio detalles.

"Se ha llevado a cabo un ataque terrorista contra nuestras fuerzas de seguridad y nuestros ciudadanos", dijo.

"Está entendido que las explosiones después del partido de fútbol Besiktas-Bursaspor buscaban maximizar las bajas, como resultado de estos ataques, desafortunadamente tenemos mártires y heridos".

El ataque sucedió dos horas después de un partido de fútbol en la Arena Vodafone, entre el Besiktas y el Bursaspor, dos de los más grandes equipos de fútbol de Turquía.

La prensa local informó que los aficionados ya se habían dispersado.

Temas relacionados