Por qué la guerra en Siria podría volverse más sangrienta aunque caiga Alepo

Alepo Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Decenas de miles de personas han sido desplazadas del este de Alepo.

A pesar del cese del fuego que se acordó el martes, la batalla por Alepo continúa.

Tanto las fuerzas del gobierno sirio como de la oposición reanudaron sus ataques horas después del cese del fuego anunciado por Rusia y Turquía.

Pero aún si Alepo finalmente cayera en manos del gobierno del presidente Bashar al Asad, este no sería el fin de la sangrienta guerra de cinco años en Siria.

"La lucha por el futuro de Siria continuará", afirma el corresponsal de asuntos diplomáticos de la BBC, Jonathan Marcus.

"De hecho, la guerra podría volverse aún más caótica y sangrienta".

Después de Alepo

Con la inminente victoria del gobierno sirio en el este de Alepo, Al Asad pasará a controlar virtualmente todos los principales centros de población del país.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Todavía hay decenas de miles de civiles atrapados en el este de Alepo.

La captura de Alepo, la ciudad más poblada de Siria antes de que empezara la guerra, será una victoria no sólo para Asad sino también para sus aliados, Rusia e Irán.

Y aunque esta ciudad no importe mucho en el ajedrez estratégico de Moscú, la derrota de la oposición rebelde allí demuestra el extraordinario giro en la fortuna de Al Asad.

Antes de que Rusia interviniera, Bashar al Asad estaba en la cuerda floja. Su poderío militar se estaba derrumbando.

"Fueron los actores externos los que apuntalaron su gobierno, principalmente para asegurar sus propias aspiraciones estratégicas", dice el corresponsal de la BBC.

"Y estas aspiraciones jugarán ahora un importante papel en lo que ocurrirá después".

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Alepo era la ciudad más poblada de Siria antes de que empezara la guerra.

Si el gobierno logra consolidar su control en Alepo, estará al mando de una parte importante de lo que se denomina "Siria esencial": el occidente del país, sus principales ciudades y la costa del Mediterráneo.

Para Asad una opción sería consolidar su poder en este "patio trasero" de Siria.

El presidente sirio a menudo ha insistido en que sus tropas permanecerán en la ofensiva hasta que recuperen todo el territorio controlado por los rebeldes.

Pero esto puede ser sólo una bravuconada.

Su ejército está agobiado y es una sombra de lo que era cuando comenzó este conflicto. Y aunque logre una victoria en Alepo, este es un hecho fundamental.

La presión de Rusia

Gran parte del ejército regular sirio se ha desintegrado en una variedad de milicias leales, pero con preocupaciones locales o regionales.

Y muchos de los combates ahora están siendo dirigidos por fuerzas apoyadas por Irán, por el grupo Hezbolá de Líbano o por varias otras milicias musulmanas chiitas.

Media playback is unsupported on your device
La desesperada situación de los civiles atrapados en el este de Alepo

Muchos combatientes rebeldes se han escapado de Alepo y buscado refugio en la provincia de Idlib, en el suroeste de la ciudad.

Esta provincia podría convertirse en el próximo campo de batalla, si el gobierno y sus aliados rusos desean seguir con los combates.

Tal como asegura Jonathan Markus, "la opinión de Moscú será de crítica importancia. No necesariamente le dirá a Al Asad lo que debe hacer, pero ciertamente podrá influir con los medios que están a su disposición: armamento y poderío aéreo".

La pregunta, entonces, es qué es lo que Moscú quiere hacer ahora.

¿Tiene interés en perpetuar la guerra en la región o deseará poner fin a ella con la caída de Alepo y buscar otro tipo de arreglo o entendimiento con Washington con la próxima administración de Donald Trump?

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El martes fue acordado un cese del fuego pero los combates se reanudaron horas después.

El rol de Estados Unidos

Sin embargo, para Estados Unidos, cualquier tipo de acuerdo significará la aceptación de la creciente influencia de Irán en Siria.

La simpatía que algunos en el nuevo gobierno estadounidense sienten por Rusia se verá enfrentada con la estridente hostilidad hacia Irán que han demostrado muchos de los nuevos funcionarios elegidos por Trump para cargos clave de seguridad y defensa.

Pero las opciones de Washington están cada vez más limitadas.

La caída de Alepo será otro clavo en el ataúd de la estrategia de la administración de Obama para apoyar a la llamada oposición moderada siria.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Se necesitarán esfuerzos enormes para la reconstrucción de Siria.

Los rebeldes que se oponen a Al Asad ahora enfrentan un momento muy difícil porque están perdiendo más que una batalla.

Quizás aún no han perdido la guerra pero están cada vez más lejos de ganarla.

Su relación con el próximo gobierno estadounidense es incierto. Nadie sabe lo que Trump hará.

Muchos analistas temen que los grupos rebeldes moderados se vean empujados hacia facciones islamistas más extremas.

La verdadera tragedia

Pero más allá de la geopolítica y de las campañas militares, está la devastadora tragedia humana que está ocurriendo en la ciudad.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La guerra en Alepo lleva 4 años y en toda Siria, 5 años.

Una vez que terminen los combates se revelará la verdadera escala de la calamidad. Alepo, igual que muchos otros lugares en Siria, necesita ayuda masiva y urgente.

A largo plazo, se necesitarán esfuerzos épicos para reconstruir el país.

Pero con los combates que se siguen librando y con tanta gente muerta, herida y desplazada, un país fuertemente sancionado como Siria no tiene ni el capital humano ni el financiero para una tarea semejante.

Tal como asegura el corresponsal de la BBC, "en momentos en que Alepo está a punto de caer, todos los actores, tanto internos como externos, necesitarán revaluar sus estrategias".

"Y parece que esta guerra brutal y multifacética no perderá nada de su complejidad".

Temas relacionados

Contenido relacionado