Estados Unidos: por qué miles de mujeres utilizan gorros rosas en las protestas contra Donald Trump

Mujeres con gorros rosas. Derechos de autor de la imagen Pussyhat Projetc
Image caption Los gorros rosados se convirtieron en un símbolo femenino contra Trump.

"Pussyhat" es como le llaman en Estados Unidos a los gorros rosa que, desde la posesión presidencial de Donald Trump, ganaron notoriedad.

Un grupo muy numeroso de mujeres activistas convirtieron este accesorio en el símbolo de las manifestaciones femeninas contra el nuevo presidente de EE.UU..

La mayor de estas movilizaciones se vivió este sábado en Washington D.C., donde cientos de miles de mujeres dejaron en claro su repudio al nuevo presidente de Estados Unidos.

Buena parte de ellas llevaban gorros color rosa, los ahora llamados "pussyhat".

Tanto así que, desde este 21 de enero podemos decir que estos accesorios ya no sirven sólo para combatir el frío del invierno estadounidense. Ahora son el símbolo de un movimiento.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Miles de gorros rosas se vieron hoy en la protesta contra Trump en Washington D.C.
Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El "pussyhat" es ahora un símbolo femenino contra Trump.

El movimiento "Pussyhat"

El nombre "pussyhat" hace referencia a los controvertidos comentarios de Donald Trump de 2005, cuando dijo "puedes hacer cualquier cosa a las mujeres", incluso "agarrarlas de la vagina".

Trump usó el término "pussy", que en inglés refiere al órgano reproductor femenino.

Derechos de autor de la imagen Stefanie Kamerman
Image caption La idea ganó tal notoriedad que se creó un grupo que elaboró centenas de gorros.

Así fue como nació el proyecto "Pussyhat", que desde noviembre se preparó con el objetivo de que cada mujer en la protesta de este sábado tenga su gorro rosa.

El movimiento adquirió tal fuerza que miles de sombreros fueron donados, desde lugares tan lejanos como Reino Unido, Austria o Japón.

Además, miles de mujeres decidieron aprender a tejer sólo para participar del movimiento.

Tendencia

Semanas antes de la posesión de Trump, redes sociales como Instagram y Twitter se inundaron con decenas de miles de publicaciones con la etiqueta #pussyhatproject.

La estrella punk Patti Smith, la comediante Amy Schumer y la actriz Krysten Ritter fueron vistas con sus gorros, además los anfitriones del popular programa de televisión estadounidense The View cerraron el show del miércoles llevándolos.

Derechos de autor de la imagen Stefanie Kamerman
Image caption Los gorros rosa se elaboran artesanalmente y se venden en tiendas feministas.

Diana Kane, una feminista y propietaria de una tienda de ropa en Nueva York,los vende para financiar el movimiento.

"Creo que las mujeres han sido capaces de canalizar su frustración y rabia hacia algo comunitario, creativo y productivo", afirmó Kane.

Temas relacionados

Contenido relacionado