Donald Trump firma la orden ejecutiva para la construcción del muro en la frontera de Estados Unidos con México

Donald Trump al momento de firmar la orden ejecutiva sobre la construcción del muro en la frontera de México. Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Trump firmó la orden sobre la construcción del muro desde la sede del Departamento de Seguridad Interior.

"Construye el muro", "construye el muro", "construye el muro".

Ese era el grito con el que los seguidores de Donald Trump respaldaron la promesa electoral de levantar una barrera infranqueable en la frontera con México. Una promesa con la que el nuevo mandatario estadounidense acaba de cumplir.

En su tercer día de trabajo en la Casa Blanca, el presidente firmó una orden ejecutiva para autorizar la construcción del muro fronterizo con México, una de sus principales y más polémicas promesas de campaña.

El mandatario también suscribió una orden ejecutiva para retirar los fondos federales a las llamadas "ciudades santuarios", que son aquellos lugares donde las autoridades locales no persiguen a los inmigrantes indocumentados.

"Hemos estado hablando sobre esto desde el principio", dijo Trump al firmar ambos documentos durante una visita a la sede del Departamento de Seguridad Interior.

La adopción de la medida sobre el muro fue anticipada por el propio mandatario en un mensaje que publicó en su cuenta de Twitter el martes en la noche.

"Planeamos un gran día para mañana en temas seguridad nacional. Entre otras cosas, ¡vamos a construir el muro!", escribió.

Peña Nieto lo lamenta

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El encuentro entre Peña Nieto y Trump está previsto para el 31 de enero en la Casa Blanca.

En la noche de este miércoles el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, dijo que lamenta y reprueba la decisión del mandatario estadounidense y reiteró que su país no pagará ese muro.

"Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar laconstrucción de un muro que desde hace años, lejos de unirnos, nosdivide. México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez, México no pagará ningún muro", aseguró en un mensaje televisado el mandatario, quien debe reunirse con Trump el próximo martes en la Casa Blanca.

También dijo haber ordenado a la Secretaría de Relaciones Exteriores reforzar las medidas de protección a los mexicanos que se encuentren en Estados Unidos.

Peña Nieto -quien se encuentra bajo presión para cancelar sui viaje a Washington- aseguró que en base al reporte final de los funcionarios mexicanos que se encuentran en Washington, "y previa consulta con la representación de la Cámara de Senadores y de la Conferencia Nacional de Gobernadores", tomará decisiones sobre los siguientes pasos a seguir.

Intereses comunes con México

Durante la visita al Departamento de Seguridad Interior, Trump justificó la construcción del muro alegando la existencia de una crisis migratoria.

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Entre Estados Unidos y México ya existe un sistema de muros y vallas desplegado a lo largo de más de 1.000 kilómetros de la frontera común.

"El aumento sin precedentes de la inmigración ilegal desde América Central está dañando tanto a México como a Estados Unidos".

"Creo que estos pasos que tomaremos a partir de ahora aumentarán la seguridad en ambos países. Va a ser muy, muy bueno para México", dijo.

Aseguró que el gobierno comenzará a trabajar en el muro de forma inmediata, que servirá para disuadir a los inmigrantes ilegales y a los miembros de bandas criminales.

"Un nación sin fronteras no es una nación. A partir de ahora, Estados Unidos recupera sus fronteras", apuntó

Trump afirmó que trabajará de forma estrecha con las autoridades mexicanas para mejorar la seguridad y las oportunidades económicas.

"Vamos a salvar vidas a ambos lados de la frontera", dijo.

"Esto va a ayudar a desmantelar los carteles y a evitar que el dinero y las armas ilegales salgan de Estados Unidos y entren en México", agregó.

El mandatario estadounidense dijo que está deseoso de trabajar con su colega mexicano, Enrique Peña Nieto. Ambos tienen pautado un encuentro para el próximo 31 de enero.

Trump aseguró además respetar y admirar a los ciudadanos mexicanos.

Pero en México el anuncio de la medida no sentó bien y no solo al presidente Peña Nieto.

El alcalde de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera aseguró que la construcción del muro fronterizo no sólo dividirá a México, sino también al continente americano.

"Está en todo su derecho de construir el muro dentro de sus límites, sus fronteras y con su presupuesto. Yo estaría muy lejano a pensar que México vaya a pagar esa frontera, ese muro físico que él quiere construir entre América y Estados Unidos, porque lo que se está construyendo ahí es un muro que separa a América de los Estados Unidos", dijo Mancera a la prensa.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La contratación de 5.000 guardias fronterizos adicionales dependerá de la aprobación de fondos por parte del Congreso.

¿En qué consiste la reforma ejecutiva?

Adicionalmente a la construcción del muro en la frontera con México, Trump anunció que la seguridad será reforzada con la contratación de otros 5.000 guardias fronterizos, una medida que está sujeta a la aprobación presupuestaria por parte del Congreso.

Además dijo que se pondrá fin a la política de "captura y liberación", una práctica mediante la cual los funcionarios cuando capturan a un inmigrante ilegal luego le dejan en libertad hasta que acuda a una reunión con funcionarios de inmigración.

La frontera entre Estados Unidos y México tiene unos 3.000 km de extensión, a lo largo de la cual ya hay unos 1.050 kilómetros de muros y vallas construidos separando a ambos países.

Trump ha prometido que será México el que pague el costo de la obra, algo que el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto ha negado reiteradamente.

Una delegación de alto nivel del gobierno de México se reúne esta semana con funcionarios estadounidense para preparar el encuentro entre ambos presidentes en cuya agenda se espera que tengan preeminencia los temas de comercio, inmigración y seguridad.

El costo del muro

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Se calcula que la construcción de todo el muro podría llegar a costar unos US$14.000 millones.

Funcionarios de la Oficina de Transparencia del Gobierno, un órgano del Congreso encargado de supervisar el uso de fondos públicos por parte del Ejecutivo, calcularon que construir una barrera de una sola capa costaría unos US$6,5 millones por cada 1,6 kilómetros de extensión.

Según estimaciones de la congresista demócrata Nancy Pelosi, la construcción de todo el muro podría llegar a costar unos US$14.000 millones.

En tiempos recientes, Trump indicó que Estados Unidos comenzará a construir el muro y luego le cobrará a México. Sin embargo, incluso siendo así, el mandatario necesitará que el Congreso apruebe los fondos para hacer la obra.

"Todo se nos reembolsará en una fecha posterior con cualquier transacción que hagamos con México. Sólo le digo que habrá un pago, que sucederá de alguna forma, quizás una forma complicada", dijo Trump en una entrevista con la cadena ABC, la primera que concede desde que llegó a la Casa Blanca, emitida este miércoles.

El mandatario aseguró que la planificación de la obra se iniciará de inmediato y que las obras empezarán en unos meses.

Ciudades santuario

Derechos de autor de la imagen AP
Image caption Trump anunció el fin a la política de "captura y liberación", lo que hará más rápido el proceso de deportaciones.

La segunda orden ejecutiva que firmó Trump este miércoles para combatir la inmigración ilegal promete generar polémica.

Esta nueva normativa apunta a retirar los fondos federales a las llamadas "ciudades santuario", que son aquellas urbes en las que las autoridades locales han optado por no destinar sus recursos a perseguir a las personas en función de su estatus migratorio.

En estas ciudades, se incluyen lugares como San Francisco, Los Ángeles, Nueva York o Chicago, las autoridades locales no atienden las solicitudes de la Agencia de Inmigración y Aduanas para la persecución de los inmigrantes sin papeles.

"Los ciudadanos estadounidenses ya no van a tener que ser forzados a subsidiar el irrespeto de nuestras leyes", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, al referirse a esta medida.

Sin embargo, desde la victoria de Trump las autoridades locales de varias de estas "ciudades santuario", muchos de ellos del Partido Demócrata, han dicho que no piensan doblegarse ante las presiones del gobierno federal.

Temas relacionados

Contenido relacionado