“Contradictorio”: cómo la prensa en Rusia está olvidando su entusiasmo con Donald Trump

Trump y su gabinete Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El presidente Trump conversó por teléfono con su par ruso, Vladimir Putin, el pasado 28 de enero.

Durante meses, los medios alineados con el Kremlin no tenían sino elogios para Donald Trump.

En la campaña electoral de Estados Unidos, el noticiero de la televisión estatal rusa y los diarios favorables al gobierno lo tomaron por una especie de David enfrentado a la élite de Washington, "corrupta y antirrusa".

Recibieron positivamente los llamamientos de Trump a una mejora en las relaciones de ambos países. Y no le daban mucho eco a algunos de sus comentarios más extravagantes.

Fue como si el candidato y luego presidente se hubiera convertido en el favorito de los políticos rusos.

En enero incluso recibió más menciones en los medios rusos que el propio presidente, Vladimir Putin.

Pero ahora se puede detectar un cambio de tono.

El viernes, el tabloide más conocido de Rusia, Komsomolskay Pravda, acusó al presidente estadounidense de hacer declaraciones "contradictorias" sobre la OTAN.

El periódico señala que durante la campaña "Trump tachó a la alianza de obsoleta e inútil".

"No lleva ni un mes en el Despacho Oval y ya expresó su apoyo total a la OTAN. Como dice el dicho, hay que estar borracho para entender la posición del presidente".

Tillerson "tenso, confundido"

También este viernes, el diario gubernamental la Gaceta Rossiyskaya, anota: "Recientemente, la Casa Blanca ha estado haciendo muchas declaraciones contradictorias e incompatibles sobre la dirección de su política internacional, incluido elementos que pueden afectar a los intereses de Rusia".

Informando sobre el encuentro en Bonn entre los cancilleres Sergei Lavrov y Rex Tillerson, el periódico enfatizó "resultó obvio lo tenso y a la vez confundido que se veía Tillerson".

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El secretario de Estado Rex Tillerson y el ministro de relaciones exteriores Sergei Lavrov se reunieron en Bonn este jueves.

Mientras, la Gaceta Nezavisimaya lanzó una advertencia contra el "exceso de Trumpfilia".

Y con el presidente Trump bajo presión por sus supuestos vínculos con Rusia, el diario económico Vedomosti duda de que tenga "flexibilidad" en el diálogo con el país.

"Cada paso que dé, particularmente cada concesión, será examinado con microscopio. Es difícil pensar que va a haber una ventana de oportunidad (para mejorar relaciones) que haga que podamos brindar por la victoria de Trump".

Reajuste

En días recientes, ha habido bastante menos presencia de Trump en la televisión rusa.

La dimisión del asesor de Seguridad Nacional, Michael Flynn, copó titulares alrededor del mundo. Pero no fue mencionada en el noticiero de 45 minutos del canal estatal.

Y eso que Rusia era una parte fundamental de la historia.

Hay reportes de que la televisión estatal ha recibido instrucción de reducir la cobertura de Trump. El Kremlin lo tacha de "rumores".

"Me dijo alguien muy cercano a la principal televisora de Rusia que esas instrucciones existen y que surgieron por la dimisión de Flynn", señala Konstantin Eggert, comentarista político del canal independiente TV Rain.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption En diciembre de 2015, el general Flynn se sentó junto al presidente ruso durante una cena en Moscú.

"Hasta donde sé, la idea no es tanto hacerle una cobertura negativa como reducir la cobertura de Estados Unidos en general", agrega.

"Inevitablemente, me parece que va a haber también una reducción de la cobertura positiva que recibe Trump. La idea del Kremlin es reducir las expectativas sobre la tan anticipada distensión entre Moscú y Washington".

Dimitri Peskov, portavoz del presidente Putin, le dijo a la BBC que los reportes de la intervención del gobierno eran "basura" y "noticias falsas".

"Los canales de televisión y los medios tienen total independencia para decidir su propia política editorial", aseguró.

Preguntado sobre si le extrañaba la caída en el nivel de cobertura de Trump, respondió: "Para ser honesto, no estudio tan de cerca la proporción que recibe cada historia".

¿Celebración prematura?

En noviembre pasado, un alto funcionario ruso admitió que estaban celebrando la victoria de Trump con una botella de champán.

Pero a juzgar por la reacción de los políticos rusos, el entusiasmo se ha enfriado por la salida de Michael Flynn. El asesor de Trump era uno de los promotores de la idea de acercamiento entre ambos países.

Image caption "Todo es una confusión en la Casa Blanca", señaló el diario ruso Moskovsky Komsomolets.

Luego llegaron los comentarios de la Casa Blanca sobre Crimea, lo que dejó claro que Trump quiere que Rusia le devuelva esa península a Ucrania.

Eso fue visto en Rusia como un giro de 180 grados. En la campaña, Trump había declarado: "La gente de Crimea, por lo que he oído, preferiría permanecer en Rusia que en donde estaban".

Y el jueves, altos cargos del gobierno de Trump parecían menos entusiasmados con la idea de una reaproximación a Moscú.

El secretario de Defensa, James Mattis, dijo que Washington no estaba en posición de cooperar a nivel militar.

"Las agresivas acciones de Rusia han violado la ley internacional", afirmó Mattis.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Trump afirmó que quiere que Rusia le devuelva la península de Crimea a Ucrania.

El secretario de Estado, Rex Tillerson, indicó que su país "considerará trabajar con Rusia". Lo que difícilmente es una expresión de apoyo total.

Y Trump ha dejado claro que sigue creyendo que una relación mejor con Putin conviene a Estados Unidos.

¿Pero podría volver a convertirse en favorito de los medios rusos? Eso dependerá de si los presidentes establecen una buena relación tras su primer encuentro.

Y sobre todo en cuánta presión el presidente Trump esté recibiendo en ese momento por sus supuestas conexiones con Rusia.

Temas relacionados

Contenido relacionado