Quién es Hope Hicks, la discreta exmodelo que dimitió de su cargo como directora de comunicación de Donald Trump tras confesar que decía "mentiras blancas"

Hope Hicks Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Hope Hicks duró 5 meses como directora de comunicación de la Casa Blanca.

Donald Trump pierde una fiel colaboradora, de las que más largo tiempo había estado a su lado.

Hope Hicks, directora de comunicación de la Casa Blanca, renunció a su cargo, aunque su fecha de salida no está clara.

Un día antes, en una declaración ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Hicks había admitido decir "mentiras blancas", pero negó haber mentido sobre cualquier cosa relacionada con la supuesta interferencia de Rusia en las elecciones de Estados Unidos.

Sarah Sanders, vocera de la Casa Blanca, ha negado que la renuncia de Hicks esté relacionada con esta declaración.

Derechos de autor de la imagen AFP/MANDEL NGAN
Image caption Hope Hicks fue modelo, pero no da entrevistas y prefiere el bajo perfil.

Nacida en Greenwich, en el estado de Connecticut, Hicks se convirt en el reemplazo definitivo de Anthony Scaramucci, destituido el pasado julio después de unas polémicas declaraciones contra otros miembros del equipo presidencial.

Scaramucci duró 10 días en el cargo y no ha sido el único alto cargo de la Casa Blanca que sale tras los primeros meses de gobierno.

Estabilidad a un cargo turbulento

Antes de Scaramucci, Sean Spicer renunció al cargo de secretario de prensa también en medio de un gran revuelo.

Hicks tuvo la misión de dar estabilidad a un puesto de alto voltaje.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El círculo de confianza de Trump ha cambiado mucho en los 10 meses de gobierno.

Es graduada en Inglés por la Universidad Metodista del Sur de Dallas, donde despuntó como jugadora de Lacrosse, un deporte muy practicado a nivel escolar en Estados Unidos.

Lo cierto es que su currículum en política no era demasiado amplio, pero desde que entró en contacto con la familia Trump se convirtió en una de sus más fieles y apreciadas colaboradoras.

Ascenso por lealtad

La relación de Hicks con los Trump comenzó cuando la firma de moda de Ivanka Trump, la hija mayor del presidente, empezó a recurrir a los servicios de Hiltzik Strategies, la compañía en la que Hicks trabajaba como relaciones públicas.

Pero Hicks es también modelo y llegó a desfilar con algunos de los diseños de Ivanka Trump.

Ya entonces hizo gala de la cualidad que más parece apreciar en ella el presidente: según miembros de la oficina presidencial citados por el diario The Washington Post, Hicks nunca intentó hacer cambiar de idea a Trump, se limitaba a hacer que se cumpla su voluntad.

Así se comportó como responsable de relaciones públicas de la compañía inmobiliaria del actual presidente, a la que se incorporó en octubre de 2014.

Derechos de autor de la imagen AFP/JIM WATSON
Image caption Hicks estuvo a cargo de la cuenta de Twitter de Trump durante la campaña, uno de los medios que más potenció el candidato.

Su carrera política comenzó casi simultáneamente a la carrera presidencial de Trump, cuando éste le pidió que se incorporara a su campaña en las primarias republicanas.

Se integró en el equipo que gestiona la cuenta de Twitter de Trump, una de sus herramientas de comunicación que más escándalo suelen causar.

Ella era la responsable de transmitir los mensajes que el futuro presidente quería lanzar al mundo.

Al poco tiempo, intentó regresar al mundo de la moda, pero Trump no quiso perderla y la persuadió para que se mantuviera a bordo en su incipiente aventura política.

Cuando ésta concluyó con éxito y Trump se convirtió sorpresivamente en presidente de Estados Unidos, se apresuró a crear el puesto de directora de Comunicaciones Estratégicas para Hicks.

Para entonces, la antigua modelo ya se había convertido en parte del círculo íntimo de los Trump y, según cuenta el portal Politico, en una de las pocas personas que compartía las cenas del sabbat con Ivanka Trump y su marido, Jared Kushner, ambos judíos practicantes.

Bajo perfil

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Hicks llegó con la misión de dar estabilidad a un puesto de alto voltaje.

Hicks fue también del reducido grupo de personas que participaron en la audiencia que el papa Francisco concedió al presidente estadounidense en el mes de mayo.

Desde que se instaló en los aledaños del poder, Hicks eludió entrevistas y apariciones públicas.

El suyo fue un perfil bajo.

Cuando empezó a desempeñar interinamente las funciones de su nuevo cargo, evitó ocupar la oficina a su disposición y prefirió mantenerse en su modesto escritorio junto al Despacho Oval.

Quizá sean detalles como esos lo que de ella seducen a Donald Trump, que, en declaraciones a GQ, la describió como "sobresaliente".

"Extrañaré tenerla a mi lado… Estoy seguro de que volveremos a trabajar juntos en el futuro", dijo Trump en un comunicado tras el anuncio de la renuncia de Hicks.

El puesto que ocupó es uno de los de mayor responsabilidad y exigencia en la alta política estadounidense.

Y lo asumió en una de las épocas más turbulentas de la historia reciente del país.

Turbulencias que acabaron con ella fuera de su cargo.

*Esta nota fue publicada originalmente en septiembre de 2017 y actualizada luego de la renuncia de Hicks.

Temas relacionados

Contenido relacionado