Así elige a sus líderes el Partido Comunista de China, la hermética organización que dirige el gigante asiático

Delegado del Partido Comunista chino. Derechos de autor de la imagen TEH ENG KOON Getty Images
Image caption Los delegados del Tíbet siempre destacan por sus atuendos.

Ha llegado el momento más importante para la escena política china en cinco años.

Esta semana, el Partido Comunista chino (PCCh), la formación que gobierna en solitario el país desde 1949, renueva su cúpula y seguramente su Constitución.

Se trata de una fecha clave que marca la mitad del mandato del presidente Xi Jinping y de la que se espera que salga reforzado.

En el gigante asiático, donde no existe el sufragio universal, el PCCh y el gobierno son sinónimos. Y lo que ocurra en este congreso de la formación, el XIX, marcará los próximos cinco años en la potencia asiática.

¿Qué pasa en este congreso?

La cita comienza el miércoles día 18 y suele durar una semana, aunque se desconoce de momento la fecha exacta en la que terminará.

Durante esos días, más de 2.000 delegados de todas partes del país se reúnen en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín, la imponente sede del Parlamento chino ubicada en el corazón de la capital, en la plaza de Tiananmen.

Derechos de autor de la imagen AFP/Getty Images
Image caption La seguridad es máxima estos días, sobre todo en los alrededores del Gran Palacio del Pueblo.
Derechos de autor de la imagen HOW HWEE YOUNG/EPA
Image caption Durante una semana, se reúnen miles de delegados del Partido Comunista chino en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín, sede del Legislativo

A puerta cerrada y en el más absoluto secretismo, los miles de delegados llegados a la urbe votarán a los miembros del Comité Central, formado actualmente por 205 personas y 171 suplentes. Entre ellos, saldrán posteriormente los elegidos para entrar en el Politburó (ahora compuesto por 24 miembros) y, finalmente, el Comité Permanente.

Se trata del órgano ubicado en la cúspide de la pirámide de poder del PCCh: actualmente sólo está formado por siete hombres, los más poderosos de China, aunque en el pasado su número ha variado (en la anterior generación de líderes, estuvo formado por nueve).

A la cabeza de este exclusivo club está el secretario general del PCCh y actual presidente de China, Xi Jinping, seguido por el primer ministro Li Keqiang, y los otros cinco hombres fuertes de la formación y el gobierno, entre ellos, el responsable de la comisión anticorrupción, Wang Qishan.

Derechos de autor de la imagen AFP/Getty Images
Image caption Wang Qishan es el jefe de la Comisión Central para la Inspección de la Disciplina, el principal órgano anticorrupción del PCCh.
Derechos de autor de la imagen AFP/Getty Images
Image caption Este congreso marca la mitad del mandato de Xi Jinping, que en teoría estará en el poder hasta 2022, 10 años

En esta ocasión, esa cúpula no se cambiará al completo: salvo sorpresa mayor, el presidente Xi permanecerá en su puesto junto al primer ministro otros cinco años más, en teoría los últimos de su mandato.

No obstante, y según una norma no escrita del PCCh, el resto deberán jubilarse por haber superado los 70 años de edad.

A pesar de que se producirá una votación, la elección de los nuevos miembros -sobre todo, el Permanente- ya se han tomado de antemano.

Claves de la reunión

En este importante cónclave hay varios elementos a los que estar atentos para tener una idea de lo que esperar los próximos años.

Primero, la presentación de los nuevos integrantes del Comité Permanente, que se realizará el día posterior a la clausura. Entre los miembros del todopoderoso organismo, podría estar el próximo presidente de China, como ocurrió en el caso del actual mandatario cinco años antes de que tomara las riendas del país.

Derechos de autor de la imagen ROMAN PILIPEY/EPA
Image caption Durante el congreso, puede que se enmiende la constitución del Partido para situar a Xi a la altura de históricos líderes como Mao Zedong (que aparece en el retrato) o Deng Xiaoping.

Segundo, el discurso que el actual presidente dará el día de la apertura. Se espera que Xi haga un repaso a la primera parte de su mandato, que ha estado marcada por la ascensión de China en el mundo, la desaceleración de la segunda economía mundial o los graves recortes de libertades.

También es de esperar que deje entrever la dirección que tomará el país en la segunda mitad de su presidencia.

Por último, las posibles enmiendas que se hagan a la constitución de la formación para dar un papel más destacado a Xi y situarlo a la altura de históricos líderes como Mao Zedong o Deng Xiaoping, en línea con el culto a la personalidad que ha promovido su gobierno desde 2012.

Analistas creen que, tras el congreso, Xi saldrá aún más reforzado como uno de los dirigentes con más poder en el país en décadas.

Consecuencias globales

Los resultados de este encuentro tendrán sus consecuencias en el resto del mundo.

En general, los expertos creen que China continuará la ruta trazada por Xi, aumentando su influencia en el ámbito internacional como alternativa a Estados Unidos.

Derechos de autor de la imagen GREG BAKER/AFP
Image caption China ha acogido importantes reuniones internacionales como el G20 en los últimos años.
Derechos de autor de la imagen MANDEL NGAN/AFP/Getty Images
Image caption Mientras Trump da la espalda al multilateralismo, Xi se posiciona a China como adalid de la globalización

La China que Xi heredó estaba lista para "una visión de sí misma más asertiva y él (Xi Jinping) la proveyó", analiza la editora del servicio chino de la BBC Carrie Gracie.

Se espera que continúe haciéndolo, explotando la retirada de Washington en múltiples áreas bajo la administración de Donald Trump: la última de ellas, la salida de Estados Unidos de la Unesco.

A pesar de la entrada de nuevos actores en el Ejecutivo, tampoco se pronostican grandes cambios en la actitud de Pekín respecto a conflictos como el de Corea del Norte.

"El liderazgo chino sigue sin estar convencido de que Corea del Norte sea un problema que tienen que resolver ellos y el XIX Congreso del Partido no cambiará" esa visión, opina Paul Haenle, director del centro de estudios de política internacional Carnegie-Tsinghua.

Lo único que puede variar su postura es un error de cálculo Pyongyang: que, en su carrera armamentística, amenace directamente los intereses nacionales de China, la "única línea roja" de Pekín, asevera Haenle.

En el plano económico, los analistas se muestran algo más optimistas y aseguran que, una vez que la nueva cúpula se asiente, el PC chino podría acelerar las reformas que la comunidad internacional le lleva pidiendo desde hace años y que siguen generando fricciones.

Contenido relacionado