Lo que busca Donald Trump en la gira más larga por Asia de un presidente de Estados Unidos en un cuarto de siglo

Donald Trump, presidente de EE.UU. y Shinzo Abe, primer ministro de Japón. Derechos de autor de la imagen EPA/FRANCK ROBICHON
Image caption Trump junto a Shinzo Abe, primer ministro de Japón, un aliado de EE.UU. en la región.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se encuentra en Asia, en una gira que lo llevará por cinco países para participar en cumbres regionales. Pero, más allá de los compromisos diplomáticos de su cargo ¿qué busca realmente el mandatario con esos viajes?

En un mundo tan globalizado como el actual, mucho, y si se toma en cuenta el factor Corea del Norte, aún más.

Se trata no sólo de la primera gira oficial de Trump por Asia como presidente de Estados Unidos sino de la más larga por ese continente que haya hecho un mandatario estadounidense en 25 años.

Durante 11 días, se prevé que Trump visite Japón, China, Corea del Sur, Vietnam y Filipinas.

Derechos de autor de la imagen AFP/Getty Images
Image caption Trump empezó su gira con una parada en Pearl Harbor.

Actualmente, el mandatario se encuentra en Japón y en un discurso que ofreció frente a soldados estadounidenses en la base aérea de Yokota, se comprometió a garantizar que los militares cuenten con los recursos necesarios para mantener la paz y defender la libertad.

"Nadie, ningún dictador, ningún régimen debería subestimar la determinación estadounidense", señaló.

El sábado, Trump estuvo en Hawái, donde colocó junto a su esposa, Melania, una ofrenda floral en honor a los caídos en Pearl Harbor durante el ataque japonés que arrastró a Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial.

Al analizar lo que buscará el mandatario estadounidense, analistas coinciden en que cuatro temas destacan:

1. Mostrar unidad frente a Corea del Norte

La Casa Blanca ya había dejado claro que Corea del Norte es parte importante de la agenda del mandatario.

"Los compromisos del presidente fortalecerán la resolución internacional para confrontar la amenaza de Corea del Norte", se lee en un comunicado.

Derechos de autor de la imagen REUTERS/KCNA
Image caption Kim Jong-un, líder de Corea del Norte, ha dirigido fuertes palabras contra Trump.

En meses recientes, Corea del Norte y Estados Unidos han aumentado el tono de su retórica, especialmente desde que Pyongyang se ha mostrado desafiante al lanzar dos misiles de largo alcance.

En octubre, la nación económicamente aislada emprendió su sexto ensayo nuclear, pese a la condena internacional y prometió efectuar otro en el Océano Pacífico.

En un discurso en las Naciones Unidas, Trump amenazó con aniquilar a Corea del Norte y dijo que el líder de ese país, Kim Jong-un, estaba en "una misión suicida".

En respuesta, Kim dijo en un comunicado que prometía "domar con fuego al viejo senil estadounidense mentalmente desquiciado".

Trump intentará que los vecinos de Corea del Norte, incluyendo China, continúen con la campaña de sanciones en su contra.

Su intención es mostrar un frente unido junto a Corea del Sur y Japón mientras presiona a Pekín para que asuma una línea más dura contra Pyongyang.

2. Reforzar lazos comerciales bilaterales

Varios países, especialmente Japón, mostraron su inconformidad cuando Trump retiró a su país del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), un ambicioso y polémico tratado que busca dar forma al mayor bloque económico del mundo.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption En enero, Trump firmó una orden ejecutiva para retirar a ese país del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica.

Se trataba de un acuerdo que se estuvo gestando por más de cinco años y que afectaba a 40% de la economía global.

Los 11 países que se quedaron en el bloque, incluyendo Japón y Vietnam, continuarán con el pacto y le dejaron la puerta abierta a la nación norteamericana para que regrese cuando quiera.

Sin embargo, Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, ha reiterado que Trump no cambiará su posición.

"Negociaciones bilaterales son mejores para Estados Unidos que negociaciones multilaterales", indicó el funcionario.

Lo que está claro es que su consigna de campaña "America First" ("Estados Unidos primero") caló muy bien entre los electores estadounidenses pero no muy bien entre los socios comerciales en el extranjero.

Por eso, transmitir confianza de cara a compromisos comerciales, parece ser una de las misiones de Trump con esta gira.

3. Bajar tensiones con China

Disputas territoriales han enfrentado a varias naciones asiáticas con la gigante China, que ve el mar como parte de su esfera de influencia.

Navegantes japoneses y filipinos se han tenido que enfrentar con frecuencia a embarcaciones militares chinas que patrullan el Mar de China Meridional.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Trump y Xi Jinping, presidente de China, se reunieron en Estados Unidos en abril.

Aún no se ha establecido una delimitación clara en el área, que varias naciones, incluyendo China, aseguran forma parte de su soberanía.

En julio, un destructor estadounidense incursionó en dichas aguas, cerca de una isla disputada por China, y generó una dura respuesta de Pekín.

China acusó a Estados Unidos de una provocación "militar y política" y envió sus propios buques militares y aviones de combate a la zona.

Desde su campaña presidencial, Trump ha criticado a China por sus presuntaspolíticas comerciales desleales, la manipulación de su moneda y su influencia en la eliminación de puestos de trabajo en Estados Unidos.

Recientemente calificó de "vergonzosa" el déficit comercial de Estados Unidos con China, pero lo que muchos se preguntan es ¿qué puede lograr realmente en la práctica?

Lo que parece claro de esta gira, y varios observadores coinciden en eso, es que no habrá un cambio radical en la relación entre Estados Unidos y China, las principales economías del mundo.

4. Un cara a cara con Duterte

La situación de los derechos humanos en Filipinas, desde que Rodrigo Duterte asumió la presidencia, ha sido duramente criticada por organismos internacionales, especialmente en lo que respecta a su guerra contra las drogas, en la que miles de personas han muerto en ejecuciones extrajudiciales.

De hecho, en mayo, cuando Trump invitó a Duterte a Estados Unidos, tras una "amistosa conversación" telefónica, el líder de la Casa Blanca fue duramente criticado.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Un encuentro entre Trump y el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, genera muchas expectativas.

Trump recibió solicitudes para que cancelara la invitación al polémico mandatario.

Y es que Duterte llegó a llamar al expresidente estadounidense Barack Obama "hijo de p…".

"Las cosas han cambiado, hay un nuevo liderazgo", dijo el líder filipino tras conversar con Trump.

De cara a esta gira, se especuló en Washington que Trump no participaría en la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés), que organiza Manila, pero la Casa Blanca confirmó la asistencia del mandatario.

El domingo 12, estará presente en la cena de gala para conmemorar los 50 años de la ASEAN y el lunes 13, se prevé que se reúna con el presidente filipino.

Contenido relacionado