Slobodan Praljak, el criminal de guerra bosnio croata que murió tras beber veneno en pleno juicio en el Tribunal de La Haya

Media playback is unsupported on your device
El dramático momento en que el excomandante bosnio croata Slobodan Praljak rechaza el fallo en su contra

"¡La audiencia se suspende! ¡Y guarden el vaso del que bebió el acusado!".

Momentos intensamente dramáticos se vivieron este miércoles en el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) en La Haya.

El excomandante bosnio croata Slobodan Praljak, de 72 años, se paró y bebió lo que describió como veneno luego de escuchar el veredicto de la corte.

Momentos más tarde, el TPIY confirmó su fallecimiento en un hospital de La Haya.

El tribunal dijo en un comunicado que el sentenciado "rápidamente se sintió enfermo" tras beber un líquido en la corte, que ahora es una "escena del crimen".

"El señor Praljak fue inmediatamente atendido por el equipo médico del TPIY. En simultáneo se llamó a una ambulancia. Fue transportado a un hospital cercano para recibir más asistencia médica y allí murió", señaló el mensaje.

Las autoridades holandesas iniciaron una investigación sobre el incidente.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Praljak había sido sentenciado en 2013 a 20 años de prisión por crímenes cometidos en la ciudad de Mostar durante la guerra de Bosnia.

Praljak era uno de los seis exmilitares y políticos bosnio croatas que comparecieron en esta jornada ante el tribunal para conocer el resultado de sus apelaciones.

El excomandante había sido sentenciado en 2013 a 20 años de prisión por crímenes cometidos en la ciudad de Mostar durante la guerra de Bosnia.

Cuando un magistrado comunicó a Praljak que la apelación había sido desestimada y la condena no sería modificada, el exgeneral bebió un líquido y dijo al magistrado: "He tomado veneno".

"Bajen las cortinas"

Cuando Praljak se paró y empinó el vaso, el juez Carmel Agius suspendió inmediatamente la audiencia y llamó una ambulancia.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Praljak fue comandante de las fuerzas serbo bosnias durante la guerra de Bosnia.

"Y bajen las cortinas…", agregó el magistrado.

Desde otro cuarto conjunto la prensa seguía la audiencia y podía ver a través de paneles de vidrio el interior de la sala.

La periodista de la BBC Anna Holligan señaló que antes de que bajaran las cortinas "podía verse un gran estado de confusión en toda la sala".

Al conocerse su muerte, el primer ministro de Croacia, Andrej Plenkovic, dijo que su acto era una respuesta a "la profunda injusticia moral" de las condenas contra los seis bosnio croatas acusados y el pueblo croata en general.

Alrededor de mil bosnio croatas rindieron tributo a Praljak el miércoles en una plaza de la ciudad de Mostar, según reportó Reuters.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Bosnio croatas rindieron homenaje al difunto excomandante en la ciudad de Mostar, que otrora fue escenario de sangrientos combates.

"Vine aquí para apoyar a nuestros generales y para rendir respetos al general Praljak, quien no pudo soportar la injusticia. Es nuestro orgullo y héroe", le dijo el veterano de guerra bosnio croata Darko Drmac a la agencia de noticias.

Para otros residentes de la ciudad, sin embargo, el veredicto contra él y otros exmilitares y expolíticos significa justicia.

"Esto puede servir como un ejemplo para otros en este país dividido de que los crímenes no pueden quedar impunes", declaró a la misma agencia el bosnio musulmán Fikret Kurtic.

Crímenes contra musulmanes

Praljak, quien fue uno de los principales comandantes de las fuerzas bosnio croatas, fue sentenciado por crímenes contra la humanidad durante la guerra de Bosnia.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El magistrado que presidía la sesión suspendió inmediatamente la audiencia y ordenó llamar una ambulancia.

En 1993, cuando le informaron que sus tropas estaban llevándose a musulmanes aterrorizados en la localidad de Prozor, el exmilitar "no hizo ningún esfuerzo serio en detener a sus soldados", según el tribunal.

Praljak tampoco tomó medidas cuando le informaron planes de asesinatos y ataques contra miembros de organizaciones internacionales y mezquitas en el este de Mostar.

Los bosnio croatas fueron en un principio aliados de los bosnios musulmanes o bosniaks en la lucha contra su enemigo común, los serbo bosnios.

Pero croatas y musulmanes se enfrentaron en 1993 y 1994, cuando la ciudad de Mostar fue escenario de algunos de los combates más sangrientos.

Otro de los acusados que compareció este miércoles junto a Praljak fue Jadranko Prlic, el ex primer ministro de la entidad bosnio croata que autoproclamó su autonomía durante el conflicto.

Contenido relacionado