La disputa sucesoria en un templo de Japón que acabó con un ataque con espadas de samurái que dejó tres muertos

El templo Tomioka Hachimangu Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La policía encontró los cuerpos de cuatro personas, tres de las cuales murieron por heridas de arma blanca.

Una larga disputa entre dos hermanos por el dominio en un templo de Japón terminó en tragedia.

La noche del jueves, Shigenaga Tomioka llegó al antiguo santuario Tomioka Hachimangu, en Tokio, para confrontar a su hermana Nagako, quien era la sacerdotisa de este templo del culto sintoísta.

Nagako Tomioka descendía de su auto al llegar al templo y súbitamente fue atacada con un sable samurái por su hermano Shigenaga.

La mujer de 58 años sufrió una profunda herida en su pecho, junto con una laceración en la parte posterior de su cuello.

La pareja de Shigenaga también usó una espada para atacar al chofer de la sacerdotisa, quien intentó huir pero fue apuñalado a unos 100 metros del lugar, según informó el sitio Japan Times.

La tragedia no terminó ahí, pues Shigenaga Tomioka y su pareja regresaron al interior del templo en donde el primero apuñaló a la segunda para después suicidarse, usando las armas blancas que llevaba.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El ataque provocó una gran movilización de policía y la prensa en la capital de Japón.

Tras ser llevados al hospital, la sacerdotisa Nagako, su hermano Shigenaga y la esposa de éste fueron declarados muertos, mientras que el chofer fue tratado por las heridas que sufrió.

"Creemos que el hombre sospechoso apuñaló a su mujer antes de apuñalarse a sí mismo", dijo un portavoz de la policía.

Una larga disputa

De acuerdo con medios locales, las muertes ocurrieron tras una prolongada disputa entre los hermanos por la posición de sumo sacerdote del templo sintoísta.

Shigenaga Tomioka había sido designado sumo sacerdote del santuario, tras haber relevado a su padre en la década de 1990, como explica el diario Asahi Shimbun.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Las autoridades creen que Shigenaga Tomioka se suicidó tras matar a su pareja.

Sin embargo, fue destituido en 2001 y su padre volvió a la posición de sacerdote principal por razones que no están claras.

Entonces designó a su hija Nagako en la posición de negi, el segundo rango más alto en un santuario sintoísta después del sumo sacerdote, explica el Japan Times.

Shigenaga había estado enviando cartas amenazantes a su hermana a tal punto que fue arrestado en 2006, cuando le dijo en un mensaje que la iba "a mandarla al infierno".

Después de que su padre se retiró, en 2010, Nagako se convirtió en la máxima sacerdotisa.

Su ascensión provocó la rotura de las relaciones entre eel templo Tomioka Hachimangu con el Jinja Honcho, una gran asociación de templos sintoístas.

Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption El templo Tomioka Hachimangu es una de las atracciones turísticas de Tokio dada su larga historia.

El santuario Tomioka Hachimangu se remonta a 1627 y es famoso porque cada año en agosto lleva a cabo en él el festival de verano Fukagawa Hachiman.

Según su sitio web, este santuario está entre los que empezaron la tradición de la celebración de torneos de sumo en Edo (el antiguo nombre de Tokio) para atraer visitantes y donaciones.

Los torneos todavía son una costumbre común en muchos santuarios sintoístas.

El sintoísmo en Japón.

El sintoísmo es la religión nativa de Japón la cual se basa en la veneración que hacen sus seguidores a los espíritus, llamados kami, los cuales se dice que intervienen en las vidas humanas si son bien tratados por sus creyentes.

El santuario es una parte esencial del sintoísmo, pues en ellos se realizan rituales para comunicarse con los kami.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption La mayoría de los sacerdotes del culto sintoísta son hombres.

Los devotos tienen una estrecha relación con su santuario local y con frecuencia tienen un pequeño altar-santuario en casa.

El sintoísmo no tiene ni deidades, ni fundadores ni escrituras. Es por eso que algunos no lo consideran religión, sino más bien una forma de vida.

El nombre proviene de los caracteres chinos Shen (ser divino), y Tao (camino), lo que significa camino de los espíritus.

Hay unos80.000 santuarios sintoístas, con un número similar de sacerdotes, pero las sacerdotisas pocas. Alrededor del 80% de la población de Japón practican alguna forma de sintoísmo.

Temas relacionados

Contenido relacionado