Reino Unido: una rebelión en su propio partido le cuesta a la primera ministra Theresa May una dura derrota parlamentaria en el proceso del Brexit

Theresa May addressing MP Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption La primera ministra británica, Theresa May, sufrió su primera gran derrota parlamentaria este miércoles en las negociaciones del Brexit después de que "tories" rebeldes se sumaran a la oposición.

El gobierno británico sufrió una significativa derrota este miércoles cuando varios de los diputados conservadores se sumaron a la oposición en una votación clave para el proceso del Brexit.

Por solo cuatro votos de diferencia (309 contra 305), la postura de los tories rebeldes permitió aprobar una enmienda a la ley que guiará la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) que forzará al gobierno a someter el acuerdo final con el bloque comunitario a una votación en el Parlamento.

En la práctica, esto impedirá al ejecutivo comenzar a implementar el pacto de retirada que firme con Bruselas sin tener antes el visto bueno de la Cámara baja.

El diputado conservador Dominic Grieve, defensor de la permanencia en la UE antes del referéndum de junio de 2016, fue el principal impulsor de esta propuesta que provocó lo que se considera una gran derrota parlamentaria para Theresa May como primera ministra y que causó un acalorado debate en la Cámara de los Comunes.

El gobierno, que intentó un acuerdo de último minuto ofreciendo algunas concesiones a los diputados rebeldes, ya se había comprometido a someter a votación del Parlamento el acuerdo de salida de la UE, pero advirtió que un hipotético voto en contra no detendría el Brexit.

La oposición no aceptaba esta propuesta de votación, mientras que los conservadores disidentes exigían un compromiso por escrito de que el voto tendría validez y sería legalmente vinculante.

Derechos de autor de la imagen House of Commons
Image caption El diputado conservador Dominic Grieve fue el principal impulsor de esta propuesta.

"Frustrar" el Brexit"

Algunos diputados acusaron a quienes están detrás de la enmienda aprobada este miércoles de tratar de "frustrar" el Brexit" y atar las manos del gobierno, que ya aseguró que la medida pondría en peligro sus posibilidades de lograr una salida sin problemas de la UE.

"Eso podría significar que no somos capaces de acometer la salida ordenada y suave de la Unión Europea que esperamos que se produzca", alertó la primera ministra.

Después de conocerse el resultado, uno de los tories rebeldes, la exministra de Educación Nicky Morgan, publicó en Twitter el siguiente mensaje: "Esta noche, el Parlamento tomó el control del proceso de retirada de la UE".

El líder laborista Jeremy Corbyn dijo por su parte que la derrota fue "una humillante pérdida de autoridad" para May.

Esta derrota es un duro golpe para la manadataria a solo un día del inicio de la cumbre de la UE en la que los 27 socios comunitarios restantes decidirán si dan su visto bueno para avanzar a una segunda fase de las negociaciones sobre el Brexit.

Desde las elecciones generales del pasado mes de junio, la primera ministra necesita el apoyo parlamentario del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), lo que le otorga una ventaja de solo 13 diputados en la Cámara de los Comunes.

Contenido relacionado