"Un acto de guerra": la belicosa respuesta de Corea del Norte a las nuevas sanciones de Naciones Unidas por cuenta de sus pruebas con misiles y programa nuclear

Kim Jong-un Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption El gobierno de Corea del Norte ha dicho que las nuevas sanciones únicamente logran acelerar su programa nuclear.

El gobierno de Corea del Norte describió las últimas sanciones de Naciones Unidas contra el país asiático como "un acto de guerra".

Un comunicado del ministerio de Relaciones Exteriores norcoreano dijo que las medidas equivalían a un bloqueo económico total, reportó la agencia oficial de noticias KCNA.

En el comunicado se insiste que el fortalecimiento de las capacidades disuasorias de Corea del Norte es la única manera de frustrar a Estados Unidos.

Las nuevas sanciones fueron impuestas el viernes por el Consejo de Seguridad de la ONU en respuesta a las pruebas con misiles balísticos de Pyongyang.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Las sanciones se dan en respuesta a las nuevas pruebas de misiles de Pyongyang.

La resolución, propuesta por EE.UU. y aprobada de forma unánime por los 15 miembros del Consejo, incluye medidas destinadas a reducir las importaciones de petróleo de Corea del Norte es hasta un 90%.

Y Corea del Norte ya es sujeto de otras sanciones por parte de EE.UU., la ONU y la Unión Europea, aunque las mismas casi nunca han alcanzado sus objetivos.

Tono belicoso

En su característico tono belicoso, el comunicado norcoreano describe las sanciones de la ONU como "una violenta violación de la soberanía de nuestra república y un acto de guerra que destruye la paz y la estabilidad de la península coreana y de toda la región".

"EE.UU., completamente aterrado de nuestros logros en la gran causa histórica de completar la fuerza nuclear del Estado, se está volviendo cada vez más frenético en sus intentos por imponer las sanciones más duras de la historia y presionar a nuestro país", se afirma en el texto.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Las sanciones, propuestas por EE.UU., fueron aprobadas por unanimidad.

"Vamos a seguir consolidando nuestro disuasivo nuclear de auto defensa que tiene como objetivo fundamental erradicar la amenaza nuclear estadounidense, el chantaje y las medidas hostiles al permitir alcanzar un balance efectivo de fueras con EE.UU.", se lee ahí.

Las nuevas sanciones establecen que:

  • El suministro de productos derivados del petróleo se limitará a un máximo de 500.000 barriles al año y el de crudo a cuatro millones de barriles.
  • Todos los ciudadanos de Corea del Norte que actualmente trabajan en el extranjero tendrán que regresar a casa en un plazo de 24 meses, lo que restringirá una fuente vital de divisas para el país.
  • Se prohíbe la exportación de productos norcoreanos como equipo pesado y eléctrico.

Las sanciones fueron discutidas y aprobadas en respuesta a la prueba de un nuevo misil balístico el pasado 28 de noviembre, el que según EE.UU. fue el de mayor alcance jamás lanzado por Pyongyang.

Historia de fracasos

El presidente de EE.UU. Donald Trump ha amenazado en el pasado con "destruir completamente" a Corea del Norte si lanza un ataque nuclear.

A su vez, el líder coreano Kim Jong-un ha dicho que Trump está "mentalmente desquiciado".

Por lo demás, hace un mes EE.UU. ya había anunciado nuevas sanciones contra Corea del Norte, supuestamente diseñadas para afectar el financiamiento de sus misiles balísticos y programa nuclear.

Esas medidas tuvieron como blanco a la marina mercante de Corea del Norte y a las compañías chinas que comercian con Pyongyang.

Mientras que la ONU también había impuesto nuevas sanciones en respuesta a las pruebas nucleares norcoreanas del pasado 3 de septiembre, restringiendo también las importaciones petroleras y prohibiendo las exportaciones de textiles.

Tanto EE.UU. como la ONU , sin embargo, llevan más de una década imponiendo sanciones a Corea del Norte sin con ello haber logrado afectar sus aspiraciones nucleares.

De hecho, Corea del Norte ha dicho que las nuevas sanciones únicamente logran acelerar su programa nuclear y ha continuado probando misiles a pesar de la presión internacional.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption A cada sanción han seguido nuevas pruebas.

Por ejemplo, el 30 de noviembre de 2016 Naciones Unidas restringió su valioso comercio de carbón con China, cortando las exportaciones en casi un 60%, además de prohibir las exportaciones de cobre, níquel, plata y zinc, así como la venta de estatuas.

Seis meses después, el 14 de mayo de 2017, Corea del Norte probó lo que dijo era "un nuevo cohete balístico" capaz de transportar una ojiva nuclear.

En respuesta, el 2 de junio de 2017, la ONU impuso una prohibición a los viajes y congeló los activos de cuatro entidades y 14 funcionarios, incluyendo al jefe de los servicios de espionaje norcoreanos.

Y casi inmediatamente, el 4 de julio de ese mismo año, Corea del Norte dijo haber realizado su primera prueba exitosa de un misil balístico intercontinental.

Una vez más la ONU reaccionó prohibiendo las exportaciones de carbón y otras materias primas norcoreanas, y estableciendo límites a las inversiones en el país.

Se estima que esas medidas, anunciadas el 6 de agosto de este año, le costaron a Pyongyang aproximadamente US$1.000 millones, equivalente a una tercera parte de su economía.

Pero menos de un mes después, el 3 de septiembre, Corea del Norte anunció que había probado una bomba de hidrógeno que podía ser miniaturizada y cargada en un misil.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado