Nursultán Nazarbáyev, el único presidente de la historia de Kazajistán que tiene el poder de cambiar el alfabeto y mudar de lugar la capital del país

Nursultán Nazarbáyev Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Desde 2001, con la guerra de Afganistán, Kazajistán se convirtió en un aliado estratégico de Washington.

Su imagen aparece por todos lados en Astaná, la capital de Kazajistán.

Y su nombre lo honran en los aeropuertos, las calles, las escuelas y las plazas de todo el vasto y helado territorio nacional.

Nursultán Nazarbáyev, el único presidente de la nación centro asiática desde su salida de la Unión Soviética en 1991, es visto por algunos como un héroe que colocó a su país en el mapa del desarrollo y, por otros, como un déspota y un megalómano.

Su visita a Estados Unidos y su encuentro con el presidente Donald Trump el martes puso de nuevo su nombre en la agenda de los medios occidentales, en los que ya había sido noticia a inicios de mes, cuando su país asumió la presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU.

"Kazajistán lo está haciendo muy bien", afirmó Trump durante una breve alocución conjunta en la Casa Blanca después de las conversaciones bilaterales.

"En realidad, han cambiado las cosas. Ellos (los kazajos) tienen muchas ventajas sobre algunas naciones, francamente, y tienen algunas situaciones difíciles. Pero el presidente es muy respetado y ha hecho un excelente trabajo. Es un honor estar con usted", dijo.

Nazarbáyev, por su parte, felicitó Trump por su primer año de gobierno, un periodo que consideró "muy productivo" para Estados Unidos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "Kazajistán lo está haciendo muy bien", afirmó el presidente de Estados Unidos durante una breve alocución conjunta en la Casa Blanca tras las conversaciones bilaterales.

La Casa Blanca no publicó la agenda de las conversaciones, pero medios estadounidenses especularon que los temas económicos centraron el encuentro.

Aliados

Desde 2001, con la guerra de Afganistán, Kazajistán se convirtió en un aliado estratégico de Washington.

Nazarbáyev ha sido uno de los pocos mandatarios de Asia Central que se ha reunido, y a veces en más de una ocasión, con todos los presidentes de Estados Unidos que han gobernado en lo que va de siglo XXI.

Pero no solo de este país.

Aunque pueda parecer contradictorio, Kazajstán mantiene también "excelentes" relaciones con la Unión Europea, de un lado, y con Moscú y Pekín, del otro.

Dada su ubicación entre Rusia, China, Turkmenistán, Uzbekistán y Kirguistán, esta nación, la segunda productora de petróleo en el área, es vista como un corredor indispensable entre Asia Oriental y Oriente Medio.

Es la mayor economía de las antiguas repúblicas soviéticas y cuenta, además, con gigantescas reservas de gas, volframio, zinc o plata. También es el principal exportador de uranio a nivel internacional.

Pero ¿quién es el controvertido líder que gobierna desde hace 27 años este inmenso territorio de 2,5 millones de kilómetros cuadrados, el noveno más grande del mundo?

De líder comunista a empresario capitalista

Nazarbayev, de 77 años, llegó al poder antes de que Kazajistán existiera como nación independiente.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Aunque pueda parecer contradictorio, Kazajistán mantiene también "excelentes" relaciones con la Unión Europea, de un lado, y con Moscú y Pekín, del otro.

Nacido en 1940 en una familia que se hizo nómada en las montañas para escapar de la pobreza, según cuenta su biografía oficial, fue el todopoderoso primer secretario del Partido Comunista Kazajo entre 1980 y 1991.

Con la caída de la Unión Soviética ese año, se presentó entonces como el único candidato a las elecciones para escoger al primer presidente de la nueva república.

Ganó por amplia mayoría, con más de 90% de los votos.

Y aunque se suponía que sería por solo cuatro años, emitió un decreto que le permitió mantenerse en el poder por otros siete.

Finalmente, el Parlamento kazajo aprobó una ley que lo exime (únicamente a él) de la restricción constitucional de gobernar por dos períodos y lo autoriza a presentarme indefinidamente.

Así, desde hace 27 años, ha seguido ganado todas las elecciones por un margen superior al de la primera votación, lo que ha hecho que la perseguida oposición del país e, incluso, algunos observadores internacionales, tilden de manipulados los comicios.

Lo cierto es que, durante ese tiempo, Nazarbáyev se ganó la admiración y el rechazo de muchos tanto a nivel nacional como internacional y se ubicó, a su vez, en la lista mundial de los presidentes que han gobernado por más tiempo.

Las reformas

Sus admiradores resaltan los cambios estratégicos que implementó en la economía y que llevaron a ubicar a su país, una nación sumamente empobrecida durante la era soviética, en el mapa de desarrollo de la región.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Astana es la segunda capital más fría del mundo, después de Ulán Bator, en Mongolia.

Al mismo tiempo, estos cambios lo convirtieron en uno de los hombres más ricos de Asia Central, con una fortuna calculada en los US$1.000 millones, según la revista Forbes.

Con su llegada al poder del nuevo país, Nazarbáyev promovió unas inusitadas reformas de mercado que eliminaron las barreras para la inversión extranjera, lo que ha supuesto unas ganancias de más de US$200.000 millones en inversión directa, según cifras oficiales.

Estableció, además, unas férreas política de control estatal, que pese a los cuestionamientos de sus opositores, convirtieron a ese país multiétnico, con más de 17 millones de habitantes, en una de las naciones más estables en una región afectada por la violencia étnica.

Desarrolló también una política exterior llamada de "múltiples vectores", que consiste, básicamente, en establecer relaciones comerciales con la mayoría de las naciones, independientemente de las alianzas políticas.

Esto explica sus estrechos lazos tanto con Estados Unidos como con Rusia y China o el bloque europeo.

El gobernante convirtió a su país en una de las naciones exsoviéticas con más protagonismo en el campo político internacional, al punto de participar en el Consejo de Seguridad de la ONU y tener un fuerte programa de no proliferación de armas de destrucción masiva.

Pero su figura ha estado marcada también por los cuestionamientos sobre su uso del poder, que ha implicado desde mudar la capital del país, hasta perpetuarse en el gobierno o cambiar, por decisión propia, el alfabeto nacional.

"Megalomanía"

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Esta pirámide conocida como el centro de entretenimiento "Khan Shatyr", en Astaná, mide 150 metros de altura y fue diseñada por la firma británica de arquitectos Foster & Partners.

De acuerdo con un informe de Amnistía Internacional, la "lucha por la sucesión" y el deterioro de la situación económica, dada la caída de los precios del petróleo y la crisis en Rusia, ha conllevado que la situación de los derechos humanos en en Kazajistán se debilite considerablemente.

El organismo internacional asegura que son frecuentes allí los procesos judiciales, las agresiones y las citaciones de los servicios de seguridad a opositores, mientras los medios de comunicación e internet están totalmente controlados por el gobierno.

Otro informe anual de Reporteros sin Fronteras explica que la ley kazaja contempla serias restricciones a la libertad de prensa y establece penas de prisión por el delito de atentar contra "el honor y la dignidad" del presidente.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El mandatario ordenó que el país abandonara la forma de escritura cirílica.

Pero esta no es la única normativa que vela por la imagen del mandatario.

Nazarbáyev promovió una ley especial que le garantiza que estará a salvo de cuestionamientos incluso después de muerto.

Opositores que han escapado del país, como Amirzhan Kosanov, han denunciado al mandatario en foros internacionales por silenciar la voz de la disidencia interna y por una supuesta "megalomanía" que lo lleva a promover el culto a su personalidad y ordenar decisiones cuestionables que implican a todo el país.

Y es que, según sus opositores, Nazarbáyev ha promovido la difusión de su imagen en bustos y pancartas, y su nombre se le ha puesto a centros comerciales, calles, plazas, edificios incluso, al aeropuerto internacional de Astaná, una capital, que por cierto, no siempre lo fue.

Cambio de capital

En 1994, Nazarbáyev tomó la decisión de mudar la sede del gobierno desde Almaty hacia una región del norte, asolada por el frío de las estepas.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption En 1994, Nazarbáyev mandó a construir la nueva capital, Astaná, desde cero.

Mandó a construir la nueva capital desde cero y convocó a renombrados arquitectos para diseñar la nueva ciudad, marcada por edificios de corte faraónico en los que abundan las pirámides, los conos y estructuras de curiosa geometría.

Fue considerado uno de los proyectos de urbanización más caros del mundo y, desde que quedó concluida en 1998, Astaná ostenta el récord de ser la segunda capital más fría del mundo, después de la mongola Ulán Bator.

Uno de los últimos ejercicios de poder de Nazarbáyev que más ha sido cuestionado en los últimos tiempos fue su propuesta de cambio de alfabeto nacional.

El mandatario ordenó que el país abandonara la forma de escritura cirílica, que se adoptó en 1940, y comisionó a un grupo de expertos para trabajar en un nuevo alfabeto basado en el latino.

El líder kazajo aseguró que la transición se completará en ocho años, seis después del fin de su actual mandato.

Y es que en 2020 están previstas las nuevas elecciones en la que los opositores dan por descontado que Nazarbáyev se presentará de nuevo.

"Todo si la salud le alcanza para esas fechas", según opinó hace un tiempo el opositor Kosanov en entrevista con medios británicos.

Contenido relacionado