Estados Unidos: Donald Trump destituye abruptamente al secretario de Estado Rex Tillerson y lo reemplaza con el jefe de la CIA, Mike Pompeo

Rex Tillerson y Donald Trump Derechos de autor de la imagen EPA
Image caption Rex Tillerson fue director ejecutivo de Exxon Mobil antes de ser nombrado secretario de Estado de Estados Unidos.

Lo que se sabe públicamente es que primero vino un tuit sin rodeos y luego una llamada formal para sacar abruptamente de su cargo al máximo jefe de la diplomacia de Estados Unidos.

En la mañana del martes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, destituyó mediante un mensaje en Twitter a Rex Tillerson como secretario de Estado y anunció como reemplazo a Mike Pompeo, director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

"Mike Pompeo, director de la CIA, será nuestro nuevo secretario de Estado. ¡Hará un fantástico trabajo!", tuiteó el mandatario.

"¡Gracias a Rex Tillerson por su servicio!", agregó en el mismo tuit, en el que también anunció que la nueva directora de la CIA será Gina Haspel, hasta ahora número dos de Pompeo en la agencia.

La reacción inmediata al fulminante despido vino de Steve Goldstein, subsecretario de Diplomacia Pública, quien aclaró que Tillerson no había hablado con Trump y que "no conocía la razón" de la destitución.

A las pocas horas, el secretario de Estado informó en un breve discurso televisado que Trump lo había llamado a bordo del avión presidencialAir Force One a mediodía para informarle formalmente de su despido.

"Lo más importante es asegurar una transición ordenada y sin inconvenientes en un momento en que el país continúa enfrentándose a retos importantes de política y seguridad nacional", dijo desde la sede del Departamento de Estado.

Tillerson agradeció, entre otros, a los funcionarios del Departamento de Estado, a los del Departamento de Defensa, al ejército, aunque no expresó gratitud hacia el presidente.

El funcionario mantendrá su cargo hasta el 31 de marzo y a partir del martes delegará sus responsabilidades a John Sullivan, subsecretario del departamento.

Ejecutivo petrolero

Tillerson, de 65 años y nacido en el estado de Texas, había sido nombrado secretario de Estado en febrero de 2017, cargo al que llegó tras haberse desempeñado como director ejecutivo de la petrolera Exxon Mobil.

Al momento de ser nominado por Trump,se generaron dudas en torno a Tillerson por sus estrechos vínculos con Rusia y el presidente Vladimir Putin.

"Su tenacidad, su amplia experiencia y su profundo conocimiento de la geopolítica hacen de él una excelente opción para el cargo de secretario de Estado (...). Es uno de los más hábiles líderes empresariales y negociadores internacionales (del mundo)", dijo entonces Trump al nominar a Tillerson para secretario de Estado.

Diferencias entre Trump y Tillerson

Las diferencias entre Trump y Tillerson eran algo conocido en círculos periodísticos y diplomáticos.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Las distancias entre Tillerson y Trump ya se manifestaban desde hace varios meses.

"Nos llevamos bastante bien, pero discrepamos en algunas cosas", reconoció ante periodistas este martes en la Casa Blanca el propio Trump.

Uno de los asuntos en que eran más notables las diferencias era Corea del Norte.

En octubre de 2017, Trump se refirió a Tillerson en un tuit en el que le decía que "estaba perdiendo su tiempo" intentando dialogar con el "pequeño hombre cohete", refiriéndose a Kim Jong-un.

Ese mismo mes, Tillerson se vio forzado a convocar una rueda de prensa para negar los rumores de que planeaba renunciar, aunque no se refirió a informaciones según las cuales en julio de ese año se había referido a Trump como un "tonto", luego de una reunión en el Pentágono.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption El presidente Trump dijo que se la lleva bien con Tillerson, pero que tienen diferencias en varios temas.

La semana pasada, Tillerson estaba en un viaje oficial por África cuando al parecer lo tomó por sorpresa el anuncio de que Trump se reuniría con el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un.

Otro asunto en el que Trump y Tillerson parecían discrepar es Irán y el acuerdo al que llegaron potencias internacionales sobre su programa de energía nuclear durante los años de la presidencia de Barack Obama.

Trump ha criticado insistentemente el acuerdo con Irán mientras Tillerson se refería a él como algo que no era tan malo.

"Al presidente, inicialmente enamorado de este tejano temerario, rápidamente se le vio descontento con esta elección, ya que frecuentemente rompía con la línea de política extranjera de la Casa Blanca", escribió en un análisis Anthony Zurcher, periodista de la BBC en Washington.

Las diferencias entre ambos volvieron a quedar claras en las últimas horas.

En su discurso de partida, Tillerson advirtió sobre "el comportamiento y las acciones preocupantes de Rusia", vinculando a este país con el ataque contra un exespía ruso ocurrido en Reino Unido la semana pasada.

Trump por su parte, se mostró reticente a echar la culpa del ataque a Moscú.

Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Tillerson compareció ante la prensa visiblemente afectado.

Mike Pompeo: fiel a Trump

El nuevo secretario de Estado será Mike Pompeo, quien fue un congresista de la línea dura republicana antes de que el presidente Trump lo nombrara director de la CIA.

Pompeo, de 53 años, es visto como un leal a Trump que ha sabido mantener un equilibrio en las desgastadas relaciones entre la CIA y el presidente, que ha comparado los servicios de inteligencia de Estados Unidos con los nazis.

En el pasado, Pompeo les restó importancia a los hallazgos de la CIA sobre los intentos de Rusia de interferir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016.

Pero cuando llega el momento, Pompeo se ha mostrado dispuesto a contradecir al presidente respecto a este tema.

Derechos de autor de la imagen Getty
Image caption Mike Pompeo, el nuevo secretario de Estado viene de ser el director de la CIA.

Cuando Trump afirmó que le creía al presidente de Rusia, Vladimir Putin, cuando negaba haber interferido en las elecciones, Pompeo apoyó firmemente las evaluaciones de la supuesta injerencia rusa.

Pompeo es visto como alguien con una posición más firme contra Rusia y anteriormente ya le ha advertido a Trump que para ellos Putin es un líder peligroso.

Durante su tiempo en el Congreso, Pompeo fue un crítico vehemente de los acuerdos nucleares entre el gobierno del expresidente Barack Obama e Irán.

Primera mujer directora de la CIA

En el mismo tuit, el presidente Trump anunció que Gina Haspel reemplazará a Pompeo en la CIA, lo que la convertirá en la primera mujer en dirigir la central de inteligencia.

Haspel lleva más de 30 años trabajando en inteligencia.

De manera controvertida estuvo a cargo de una prisión secreta de Estados Unidos en Tailandia, donde supuestos miembros de al Qaeda sufrieron torturas por ahogamiento en 2002.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Gina Haspel será la primera mujer en dirigir la CIA.

Este lugar era una cárcel conocida como un "sitio negro" en la que CIA llevaba a cabo las llamadas técnicas de "interrogatorios mejorados". La prisión fue cerrada durante el gobierno de Barack Obama.

El presidente Trump, por su parte, se ha pronunciado a favor de los interrogatorios severos a sospechosos.

Haspel, de 61 de años, ha ocupado puestos de liderazgo en varias posiciones en Washington, incluyendo la subdirección del Servicio Nacional Clandestino.

A pesar de las críticas por los "sitios negros", en 2017 Haspel fue elegida como segunda al mando en la CIA.

Pompeo se ha descrito a sí misma como una "ejemplar oficial de inteligencia" con una "extraña habilidad para lograr que las cosas pasen e inspirar a quienes la rodean".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado