"Rusia tiene sangre de niños sirios en sus manos": el duro intercambio de amenazas entre Moscú y Washington en la ONU por el supuesto ataque químico en Siria

El embajador ruso, Vassily Nebenzia, y la embajadora estadounidense, Nikki Haley Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El embajador ruso, Vassily Nebenzia, y la embajadora estadounidense, Nikki Haley, protagonizaron un duro enfrentamiento en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Entre graves acusaciones y amenazas, Estados Unidos y Rusia protagonizaron un tenso enfrentamiento en la ONU a raíz del supuesto ataque químico lanzado este fin de semana sobre Siria.

En una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU este lunes, la embajadora estadounidense, Nikki Haley, dijo que Rusia, aliado militar de las fuerzas del gobierno de Bashar al Asad, tiene "sangre de niños sirios" en sus manos.

Haley aseguró que Washington "responderá" a lo sucedido en la ciudad de Duma, en Guta Oriental.

"La historia registrará este como el momento en el que el Consejo de Seguridad cumplió con su deber o demostró su fracaso total y completo para proteger a los sirios. De cualquier manera, Estados Unidos responderá", dijo.

"Las reuniones continúan, se están sopesando decisiones importantes incluso mientras hablamos", agregó Haley, quien acusó a Rusia de usar su derecho de veto en el Consejo para proteger a sus aliados de Damasco.

El embajador ruso, Vassily Nebenzia, dijo por su parte que el incidente en Duma no existió o fue preparado, y que una acción militar de Estados Unidos como respuesta podría tener "graves repercusiones".

Nebenzia enmarcó el incidente y sus consecuencias como parte de un esfuerzo liderado por EE.UU. para dañar a Rusia con un "amplio arsenal de métodos", incluyendo calumnias e insultos.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Las imágenes de las víctimas tratándose de lo que denunciaron fue un ataque con armas químicas dieron la vuelta al mundo.

Visiblemente enojado durante su declaración, el embajador invitó a los investigadores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) a viajar a Siria el martes, asegurando que las tropas rusas los escoltarían hasta el lugar del presunto ataque.

Moscú asegura que sus expertos no encontraron "ningún rastro de cloro o cualquier otra sustancia química utilizada contra civiles".

Tanto Reino Unido como Francia coincidieron con EE.UU. en señalar al gobierno sirio por el ataque en Duma y destacaron la responsabilidad de Rusia como aliado de Al Asad.

Antes, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, lamentó que la comunidad internacional se haya limitado a "palabras vacías" ante el "sufrimiento humano" en Siria.

Próxima respuesta "contundente" de Trump

Poco después de este enfrentamiento en la ONU, el presidente de EE.UU., Donald Trump, prometió responder "contundentemente" al presunto ataque en Siria.

Aseguró que decidirá cuáles son sus acciones en la noche del lunes "o muy poco después".

"Tenemos muchas opciones, en términos militares, y les haremos saber muy pronto (cuál escogemos), probablemente después de actuar", dijo a periodistas al reunirse en la Casa Blanca con líderes del Pentágono para hablar sobre Siria.

"No podemos dejar que esto ocurra en este mundo, especialmente cuando, gracias al poder de EE.UU., tenemos la capacidad de pararlo", agregó Trump.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption Trump prometió responder "contundentemente" en las próximas horas tras lo ocurrido en Siria este fin de semana

En abril del año pasado, EE.UU. atacó una base aérea del régimen en respuesta a un bombardeo químico en una zona de Siria bajo control rebelde que se saldó con 80 muertes. Investigadores internacionales responsabilizaron al gobierno sirio.

Tras el supuesto ataque químico ocurrido el fin de semana, la Sociedad Médica Sirio-Estadounidense dijo que más de 500 personas fueron llevadas a centros médicos en Duma con síntomas "de exposición a un agente químico".

Entre ellos, se encontraron dificultades para respirar, espuma en la boca, quemaduras de la córnea y "la emisión de un olor similar al cloro".

No se puede verificar ni el número de muertos ni lo que ocurrió exactamente, ya que el área está bloqueada y el acceso prohibido.

Las estimaciones de cuántas personas murieron en el suceso oscilan entre 42 y más de 60 personas, pero los equipos médicos dicen que las cifras podrían aumentar a medida que los trabajadores de rescate accedan a los sótanos donde cientos de familias buscaron refugio de los bombardeos.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado