"No son personas, son animales": cómo el discurso de Trump contra la Mara Salvatrucha podría beneficiar a la pandilla

Mujer y niña caminan frente a una pared con la inscripción MS-13 Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La MS-13 surgió en Los Ángeles en la década de los 80 y tiene gran presencia en Centroamérica.

Como presidente de Estados Unidos, Donald Trump hizo de la Mara Salvatrucha (MS-13) uno de los blancos predilectos de sus ataques.

Pero ¿podría a la vez estar fomentando a esa pandilla que dice combatir?

La cuestión cobró relevancia tras una serie de duras referencias lanzadas por Trump y su gobierno en los últimos días contra la temida MS-13, surgida en los años 80 en las calles de Los Ángeles y con fuerte presencia en Centroamérica.

"No son personas, estos son animales y tenemos que ser muy, muy duros", dijo Trump este miércoles durante una mesa redonda dedicada a esa pandilla en Bethpage, Long Island, estado de Nueva York.

"Es una amenaza, una pandilla despiadada que ha violado nuestras fronteras y ha transformado barrios que una vez fueron pacíficos en campos de muerte ensangrentados. Gente horrible, por cierto", sostuvo.

La Casa Blanca ya había emitido el lunes un comunicado donde, en menos de 500 palabras, calificó 10 veces de "animales" violentos a los miembros de la MS-13.

"La administración entera del presidente Trump está trabajando incansablemente para llevar a estos animales violentos a la justicia", indicaba el texto.

Muchos desconfían que el asunto esté siendo usado por Trump para criminalizar a los inmigrantes y justificar sus peticiones para endurecer la política migratoria de Estados Unidos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "La MS-13 vive bajo el lema 'matar, violar y controlar'", dijo Trump.

Y otros advierten que las acciones de Trump contribuyen paradójicamente al objetivo de la MS-13 de generar temor en las zonas donde operan y ante pandillas rivales, atrayendo a más jóvenes a sus filas.

"Si es uno pandillero activo, claro, se glorifica al saber que el hombre más poderoso del mundo tiene el nombre de su pandilla en la boca", dice Alex Sánchez, un exmiembro de la MS-13 que dirige en Los Ángeles la organización Homies Unidos, la cual busca mantener a jóvenes alejados de las pandillas.

"Le está dando publicidad", agrega Sánchez en diálogo con BBC Mundo. "Le ayuda al ego de la pandilla".

"Matar, violar y controlar"

Trump ha puesto a la MS-13 en la palestra con una insistencia extraordinaria.

El mandatario viajó en julio a Brentwood, un pueblo de Nueva York estremecido por una serie de brutales asesinatos de la pandilla, a la que acusó de hacer "una carnicería" con algunas de sus víctimas.

"Las golpean con palos. Las cortan con machetes y las apuñalan con cuchillos. Han transformado los parques pacíficos y los barrios hermosos y tranquilos en campos de muerte manchados de sangre. Son animales", dijo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La Casa Blanca emitió un comunicado de 490 palabras donde calificó 10 veces de "animales" violentos a los miembros de la MS-13.

Y causó polémica al pedir a los policías que "no sean demasiado amables" con los sospechosos que arrestan.

En enero, Trump mencionó cuatro veces a la MS-13 durante su discurso del Estado de la Unión, el tradicional mensaje anual del presidente de EE.UU. ante ambas cámaras del Congreso.

Llevó al Capitolio a los padres de dos adolescentes asesinadas en los suburbios de Nueva York y pidió a los congresistas cerrar "las fisuras mortales que han permitido a la MS-13 y otros criminales entrar" al país.

La semana pasada, Trump calificó como "animales" a delincuentes que ingresan sin documentos a EE.UU.. Después, ante la polémica que desató esa expresión, sostuvo que se refería a los miembros de la MS-13.

Este miércoles, Trump volvió a describir crímenes brutales atribuidos a miembros de la pandilla, incluida la decapitación y extracción del corazón de una víctima en el estado de Maryland.

"La MS-13 vive bajo el lema 'matar, violar y controlar'", remarcó.

Sin embargo, los especialistas señalan que cultivar una imagen de poder y peligrosidad como la que Trump atribuye a la MS-13 es un objetivo de cualquier pandilla criminal.

"La publicidad que se le ha dado a la MS-13 ha sido en beneficio de la pandilla, porque puede ejercer más a manera de reclutamiento, jóvenes en alto riesgo en ciertos lugares se pueden identificar con la pandilla", dice Sánchez.

Chalres Katz, un profesor de criminología en la Universidad del Estado de Arizona experto en pandillas, coincide en que "la estrategia del presidente Trump es realmente útil para MS-13".

"Está llamando la atención hacia la pandilla, aumentando su reputación en Estados Unidos y en algunas comunidades de Centroamérica", dice Katz a BBC Mundo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "La estrategia del presidente Trump es realmente útil para MS-13", dicen los especialistas.

"Miles"

Trump indicó este miércoles que su gobierno está sacando de las calles a "miles" de pandilleros, que deporta o encarcela.

Es algo que ya había dicho en su discurso del Estado de la Unión en enero, refiriéndose a la MS-13, pero que es puesto en duda por las propias cifras oficiales.

El comunicado de la Casa Blanca de esta semana señaló que la pandilla "tiene más de 10.000 miembros en Estados Unidos diseminando violencia y sufrimiento".

Sin embargo, el Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) ya estimaba en el año 2006 que la MS-13 tenía 10.000 miembros en EE.UU., por lo que la cifra podría haber aumentado.

Un informe del grupo de investigación InSight Crime y del centro de estudios latinoamericanos de la American University indicó en febrero que "pese a los procesamientos y la retórica, hay poco que sugiera que la respuesta de la administración Trump a la pandilla arrojará mejores resultados de lo que ya se ha intentado".

"La MS-13 sigue siendo fuerte, algunos dirían pujante", agregó el estudio, y sostuvo que la pandilla "está experimentando un resurgimiento en áreas a lo largo de la costa este de EE.UU.".

Distintos expertos creen que deportar pandilleros en masa como pregona Trump e hizo su antecesor Barack Obama lleva a que miembros de la MS-13 se reorganicen en El Salvador, compartan información y eventualmente regresen al país.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption "Cada vez que escuchan que la MS-13 es la más despiadada, que son animales, el miedo crece", dice Charles Katz, profesor de criminología en la Universidad del Estado de Arizona.

Por otro lado, advierten que los comentarios de Trump podrían desalentar a quienes viven en las zonas donde opera la pandilla a denunciar a sus miembros, por temor a represalias.

"Cada vez que escuchan que la MS-13 es la más despiadada, que son animales, el miedo crece y las personas tienen menos probabilidades de enfrentarlos en su comunidad", sostiene Katz.

A eso se suma el temor de los inmigrantes indocumentados a contactar a las autoridades, ante el riesgo de que ellos mismos sean detenidos y deportados por la policía de inmigración de Trump.

Esta fuerza policial, conocida por las siglas de ICE, ha sido acusada recientemente por defensores de inmigrantes de arrestar a jóvenes inocentes como presuntos pandilleros o de detener extranjeros indocumentados visitando oficinas del gobierno para regularizar sus papeles.

"La policía no puede hacer el trabajo sola, debe contar con la cooperación del público", dice Katz.

"Lo último que quieres hacer es que el público tenga miedo de responder al problema (de las pandillas) en cooperación con la policía".

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado