Mueren 4 militares de Rusia en combates en Siria

Vehículos militares de Rusia cerca de Damasco. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Rusia inició su intervención militar en Siria en 2015.

Al menos cuatro militares rusos murieron en combates ocurridos este fin de semana en la provincia de Deir al Zour, en el este de Siria.

Dos de las víctimas fatales, que estaban desplegados como asesores militares de las tropas que apoyan al gobierno de Bashar al Asad, perdieron la vida cuando la unidad del Ejército de Siria a la que estaban asignados fue atacada.

Otros cinco militares de esa nacionalidad resultaron heridos, de los cuales dos fallecieron posteriormente como consecuencia de las lesiones sufridas, según reveló el ministerio de Defensa de Rusia.

El Ejército de Siria tomó el control de la ciudad de Deir al Sour en noviembre de 2017 pero desde entonces ha habido yihadistas del autodenominado Estado Islámico (EI) que se han mantenido activos en la provincia.

De acuerdo con cifras oficiales, el número de efectivos rusos fallecidos en la guerra en Siria se ubica en torno a los 90.

La agencia de noticias oficial rusa RIA Novosti dijo que "unos pocos grupos terroristas móviles" habían atacado a la unidad del Ejército de Siria durante la noche del sábado.

Según el ministerio de Defensa de Rusia sus fuerzas dieron muerte a 43 milicianos durante los enfrentamientos.

El Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, un grupo de monitoreo con sede en Reino Unido, indicó que el ataque fue ejecutado por combatientes de EI y que durante los enfrentamientos fallecieron 35 miembros de las fuerzas que apoyan al gobierno de Asad, incluyendo a 9 rusos.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La intervención de Rusia en el conflicto de Siria ha sido clave para la supervivencia del gobierno de Bashar al Asad.

Además de contener varias áreas en poder de miembros de EI, la provincia de Deir al Zour también constituye en la práctica una suerte de frontera entre las áreas controladas por el gobierno de Siria y otras bajo dominio de unidades kurdas, incluyendo las Fuerzas Democráticas Sirias que reciben apoyo de Estados Unidos.

Luego de siete años de guerra, el gobierno de Siria, con el apoyo militar de Rusia e Irán, ahora controla gran parte del centro del país, incluyendo la segunda ciudad más importante: Alepo.

Por su parte, las fuerzas que se oponen al gobierno de Asad se encuentran concentradas mayoritariamente en la provincia de Idlib.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Temas relacionados

Contenido relacionado