EE.UU.: "Las solicitudes de extranjeros relacionadas con violencia doméstica o de pandillas... no calificarán para un asilo"

Un detenido en un centro de procesamiento migratorio en Estados Unidos. Derechos de autor de la imagen Reuters
Image caption Muchos de los solicitantes de asilo que provienen de El Salvador o de Honduras argumentan haber huido de la violencia de pandillas en sus países.

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció este lunes que las víctimas de abuso doméstico o de violencia de pandillas "por lo general" no calificarán para obtener asilo en ese país.

El funcionario anuló una decisión de 2016 de la Junta de Apelaciones de Inmigración del Departamento de Justicia que concluía que una mujer salvadoreña que fue golpeada y violada por su exmarido era elegible para asilarse en Estados Unidos.

"Por lo general, las solicitudes de extranjeros relacionadas con violencia doméstica o de pandillas perpetrada por actores no gubernamentales no calificarán para un asilo", escribió Sessions en el fallo.

"Entiendo que muchas víctimas de violencia doméstica pueden tratar de huir de sus países de origen para salir de una situación difícil o para tener la oportunidad de una vida mejor", continuó.

"Pero el estatuto de asilo no es un estatutopara penurias en general".

Activistas en defensa de los derechos de los inmigrantes advierten que la decisión afectará en el futuro a decenas de miles de solicitudes de asilo.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Sessions lidera una nueva política migratoria de "tolerancia cero" que ha causado la separación de migrantes de sus hijos.

En un discurso previo ante jueces, Sessions dijo que los inmigrantes estaban explotando el sistema "en detrimento del estado de derecho".

A diferencias de las cortes federales, las de inmigración funcionan como parte del Departamento de Justicia, que dirige Sessions.

¿Cómo pasó?

La mujer del caso de asilo que Sessions anuló, conocida en documentos judiciales como A-B, entró en Estados Unidos de manera ilegal en 2014 y solicitó asilo sobre la base de que su exesposo había abusado de ella "emocional, física y sexualmente" en repetidas ocasiones.

En diciembre de 2016, la Junta de Apelaciones de Inmigración resolvió que el caso de A-B calificaba para asilarse.

Derechos de autor de la imagen AFP
Image caption El sábado decenas de personas protestaron a las afueras de un centro de detención para inmigrantes indocumentados en San Diego, California.

Pero en un discurso este lunes en una conferencia de entrenamiento anual frente a cientos de jueces de inmigración, Sessions disputó la decisión de que el caso de la mujer la hacía miembro de "un grupo social particular", una de las categorías para solicitar asilo.

Sessions dijo que la mujer era víctima de una "actividad delictiva privada" en lugar de ser perseguida política.

"El asilo nunca tuvo el objetivo de aliviar todos los problemas, incluso todos los problemas graves, que la gente enfrenta todos los días en todo el mundo", dijo el fiscal general momentos antes de dar el fallo.

¿Qué pasa ahora?

No está claro cuántos casos serán afectados por el fallo de Sessions, pero activistas señalan que al menos 10.000 personas reciben estatus de asilo al año en EE.UU. por los motivos de abuso doméstico y violencia de pandillas en sus países de origen.

Grupos de apoyo a los inmigrantes dicen que pelearán la decisión, que es parte de un esfuerzo mayor del gobierno de Donald Trump para imponer restricciones migratorias.

La semana pasada, Sessions defendió la nueva política de separar a niños migrantes de sus padres al cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

Media playback is unsupported on your device
"No somos criminales", el reclamo de la caravana de migrantes centroamericanos en la frontera entre México y Estados Unidos

¿Cuál es la reacción?

Grupos de activistas señalan que la decisión de Sessions tendrá especial resonancia en algunos países de Centroamérica donde la violencia causada por las pandillas es común.

Los migrantes que arriban a EE.UU. de países como El Salvador u Honduras citan a menudo la violencia de pandillas como la razón por la que buscan refugio en el país norteamericano.

Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption Activistas señalan que al menos 10.000 personas reciben estatus de asilo al año en EE.UU. por los motivos de abuso doméstico y violencia de pandillas en sus países de origen.

La decisión resultará "sin duda en que se envíen a incontables mujeres y niños de vuelta a sus abusadores y a las pandillas", dijo Beth Welin del Consejo de Inmigración Estadounidense (AIC, por sus siglas en inglés).

"Dar la espalda a las víctimas de la violencia y deportarlas a un ambiente gravemente peligroso no debería ser el legado que persigue un gobierno", agregó.

Frank Sharry, fundador de America's Voice, un grupo que aboca por la reforma migratoria, escribió en Twitter: "Sessions está encerrando a los centroamericanos en una casa en llamas de la que intentan escapar".

Por su parte, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) rechazó la medida de Sessions al calificarla como "una sentencia de muerte virtual para aquellos que huyen de la violencia doméstica y la violencia generalizada de las pandillas".

"No está motivada por méritos legales, sino por la determinación del gobierno de reducir la inmigración por cualquier medio, sin importar las consecuencias humanas", añadió la organización.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Contenido relacionado